Emilio el moro
Emilio el moro
Emilio el moro

Emilio El Moro    Sus mejores canciones

 

Cancionero 15x11 cm.

 

Imprenta Ciros

 

Madrid, c. 1952

   Original

Si vas a Calatayud

Valverde/Zarzoso

 

Porque era amiga de hacer favores,

 porque fue alegre en su juventud,

 en coplas se vio la Dolores

 la flor de Calatayud.

 

 Una jotica recorre España

 manchando el nombre de esa mujer.

 Y la honra de aquella maña,

 yo tengo que defender.

 

La Dolores de la copla

 me dijo un día mi padre:

 Fue alegre, pero no loca,

 fue mi mujer, fue tu madre.

 

Si vas a Calatayud,

Si vas a Calatayud

 pregunta por la Dolores,

 que una copla la mató

 de vergüenza y sinsabores.

 Di que te lo digo yo

 la hija de la Dolores.

 

Dicen al mozo de la ribera

 que por mi casa lo ven rondar:

 ¿tú sabes su madre quien era?

 Dolores la del cantar.

 

 El la quería con amor bueno

 mas su cariño él mismo ahogó.

 Y no supo limpiar el cieno

 que la maldad le arrojó

 

 Copla que vas dando muerte

 con el alma te maldigo,

 fuiste baldón de mi madre

 pero no podrás conmigo.

 

Si vas a Calatayud,

 Si vas a Calatayud

 pregunta por la Dolores,

 en ofrenda de mi amor

 en su tumba ponle flores.

 Di que te lo pido yo,

 la hija de la Dolores.

 

Parodia

Si pasas por Calatayud

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Por ser amiga de mi tío Antonio

yo me entere de lo que ocurrió,

en juerga se vio la Dolores

liá como una colifló.

 

Una coplita ando por España

pregón de infamia de una mujer.

Y el buen nombre de aquella maña,

maña se dio para comer.

 

La Dolores de la copla

me dijo mi padre un día:

Fue alegre, pero fue buena

y sin trabajar comía.

 

Si vas a Calatayud,

si vas a Calatayud

pregunta por quien tu sabes,

que una copla la mató

de vergüenza y sofocone.

Y es que te lo digo yo

que fui vecino de ella.

 

Dicen al mozo de taberna

cuando en la calle lo ven barré:

¿Tu sabes su madre quien era?

Dolores la del cuplé.

 

El la quería con alma y vida

y su cariño estranguló.

Y no supo limpiar el suelo

porque no tenía NETOL.

 

Coplas que van dando muerte

con el alma te maldigo,

fuiste dolor de mi madre

pero conmigo te equivocas.

 

Si vas a Calatayud,

si vas a Calatayud

pregunta por la Dolores,

y en la prenda de su amor

en el moño ponle flores.

Y es que te lo digo yo

que soy hijo de la muerta

 

   Original

Ay pena, penita, pena

Antonio Quintero - Rafael de León - Manuel Quiroga

 

Si en el firmamento poder yo tuviera,

esta noche negra lo mismo que un pozo.

con un cuchillito de luna lunera

cortaba los hierros de tu calabozo.

Si yo fuera reina de la luz del día

del viento y del mar.

Cordeles de esclavas yo me ceñiría

por tu libertad.

 

Ay pena penita, pena, pena.

Pena de mi corazón.

Que me corre por las venas, pena,

con la fuerza de un ciclón.

Es lo mismo que un nublao

de tiniebla y pedernal.

Es un potro desbocao

que no sabe a dónde va.

Es un desierto de arena, pena,

es mi gloria de un pená,

ay pená, ay pená,

ay pena penita pena.

 

Yo no quiero flores, dinero ni palmas.

Quiero que me dejen llorar mis pesares.

Y estar a tu vera, cariño del alma,

bebiéndome el llanto de tus soleares.

Me duelen los ojos de mirar sin verte

reniego de mí.

Que tienes la culpa de tu mala suerte,

mi rosa de abril.

 

 

 

 

 

   Parodia

Penita pena

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

 Si en el firmamento poder yo lo tengo

esta anemia mía lo mismo que un pozo.

Estaría chupando de noche y de día

los cuatro barrotes de tu calabozo.

Si yo fuera rey de la luz eléctrica

del aire y de la mar.

Mil sacos de púas

yo te clavaría pa tu libertad.

 

Ay pena penita pena, pena.

Pena de mi corazón.

Que me corre por la piernas, piernas,

lo mismíto que un jurón.

Es lo mismo que un nublao

de tiniebla y de pedernal.

Es un burro dislocao

que no sabe a donde va.

Hay patatas fritas, chicle americano...

 

 

 

 

Yo no quiero palmas dinero ni flores.

Quiero que me dejen llorar tus pisadas.

Y estar a tu lado cariño del alma,

bebiéndome el vino que a ti te sobre.

Me duelen los ojos de tanta bebida

que asco de mí.

Quien tuvo la culpa de mi borrachera,

mi tío Agustín.

Es también un desierto de tierra,

cemento y arena.

Es mi cárcel y un penal

Ay penal

puerto de....

puerto de Santa María

 

   Original

Piel canela

Capó

 

Que se quede el infinito sin estrella

y que pierda el ancho mar su inmensidad.

Pero el negro de tus ojos que no muera

y el canela de su piel se quede igual.

 

Si perdiera el arco iris su belleza

y las flores su perfume y su color.

No sería tan inmensa mi tristeza

como aquella de quedarme sin tu amor

 

Me importas tú y tú y tú

y solamente tú y tú y tú

Me gustas tú y tú y tú

Y nadie más que tú

 

Ojos negros, piel canela,

que me llegan a desesperar

 

Me importas tú y tú y tú

Y solamente tú y tú y tú

Me gustas tú y tú y tú

Y nadie más que tú

 

 

  Parodia

Piel canela

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Que se quede el plato sopa sin estrellas

y que pierda la morcilla su sabor.

Pero el blanco de tus ojos que no muera

que parecen dos bolillas de arcanfor.

 

Son tus labios como bordes de lebrillos

y tus dientes son fichas de dominó.

Tus orejas más pequeñas que las habas

y cuando te hablo no me entiendes ni pa dos.

 

Me importas tú y tú

y solamente tú

 

 

 

Ojos blancos con dos nubes

que amenazan un gran temporal.

 

me importa tú y tú

y nadie más que tú.

 

Si al casarme yo contigo no viniera

a la Iglesia tu lindísima mamá.

Cobraría el arcoiris sus colores

y por tanto el ancho mar su inmensidad

(Al estribillo)

 

   Original

El cordón de mi corpiño

 

 

Tú quieres que yo te dé,

Lo que no te debo dar,

El cordón de mi corpiño, mi niño,

Que no lo puedo cortar,

El cordón de mi corpiño, mi niño,

Que no lo puedo cortar.

 

Ay, sol y luna,

Ay, luna y cielo.

Dónde estuviste anoche,

Que mis ojos no te vieron,

Dónde estuviste anoche,

Que mis ojos no te vieron.

 

Ay, ay, ay,

Cuando tú besas mi boca.

Ay, ay, ay,

Yo por ti me vuelvo loca.

Tra, la, la, lá,

Tra, la, la, lá,

Yo por ti me vuelvo loca.

Tra, la, la, lá,

Tra, la, la, lá,

Yo por ti me vuelvo loca.

 

Si tú quieres el cordón,

Tijeras te traigo aquí,

Pa' que cortes el corpiño, mi niño,

Que no lo puedes sufrir,

Pa' que cortes el corpiño, mi niño,

Que no lo puedes sufrir.

 

Ay, sol y luna,

Ay, luna y cielo.

Dónde has estado rondando,

Que tan guapo te pusieron,

Dónde has estado rondando,

Que tan guapo te pusieron.

 

Ay, ay, ay,

No me dejes vida mía...

 

 Parodia

El cordón de mi corpiño

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Si tú quiere un trasquilón

tijera te traigo aquí

para que te corte el moño mi niña

y yo me haga un peluquín.

¡Ay! soy calvo ¡ay! sin un pelo,

por eso te vas de noche

con el hijo del sereno.

¡Ay! no, no, cielo no me contradigas

¡Ay!, si, si, que la cabeza me brilla

Tras la lara, tras la lará

y esto no tiene remedio.

 

 

Si tú quieres que te dé

lo que no te puedo dar

dame tú lo que yo te pido

y así quedaremos en paz.

 

¡Ay! que pena ser un morito

con muchos pelos en la barba

y ninguno en el coquito.

¡Ay! no, no, el turbante no me quito

¡Ay, sí, sí si lo hago me constipo

tras la lará tras la lará

y me pongo muy malito.

 

 

  Original

Que bonita que es mi niña

Francisco García de Val

 

 

 

 

Ayer tarde yo cantaba

mientras mi niña dormía.

Los almendros la tapaban

y a su ventana llegaban

por ver los claros del día.

 

Que bonita que es mi niña,

qué bonita cuando duerme.

Se parece a una amapola

entre los trigales verdes.

 

Que bonita que es mi niña,

qué bonita cuando duerme.

Se parece a una amapola

entre los trigales verdes.

 

 

 

Jugaban al escondite

el sol con los limoneros.

Y a la ventana llegaban

y a su cunita miraban

por ver dormir a un lucero.

 

Que bonita que es mi niña,

qué bonita cuando duerme.

Se parece a una amapola

entre los trigales verdes.

 

   Parodia

Que bonita que es mi suegra

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Cuando siento una guitarra

me dan ganas de cantar.

 

Ayer tarde yo cantaba

en lo alto una higuera

y los higos se reían

y los higos se reían

al verle el cuerpo. (Bis)

 

¡Ay! que bonita que es mi suegra

que bonita cuando duerme.

Que rezo todos los días

pa que nunca se despierte.

 

Qué bonita que es mi suegra,

que contento y que alegría.

Y que feliz me voy a quedar

cuando la coja un tranvía

y la parta por la mitad

entre trigales verde

 

Al escondite jugaba

mi suegra con el sereno.

Los vecinos se asomaban

a que se fuera más lejos. (bis)

 

¡Ay! mi Ispania tierra querida

aunque no te conozca

te quiero más que a mi vida.

Y eres un jardín sonriente

con trigales verdes.

 

   Original

Sortija de oro

Galano

 

Sortija de oro

lucecita de mi corazón,

la hicieron los moros

reondita pa el rey faraón.

¿Porqué no vienes, ¡ay!

si te he llamao?

Una y mil veces

dijiste que no, que no, que no,

que no, que no, que no

conmigo, no; con otro, sí, ¡cómo no!

 

Compañero, compañero,

si de camino vas a Granada

con un limón amarillo

te espero en la madrugada.

 

 

Clavel que va floreciendo

por la orillita del río,

que no te corte otro beso

que quiere cortarte el mío.

 

¡Ay, acurrúcate, paloma!

Toda la noche te espero

mirando la blanca luna

por ver si alguna vez cambia

la rueda de mi fortuna.

Ar, dolondrón, que vengas con luna.

Ar, dolondrón no vengas con sol.

Ar, dolondrón no quieras ninguna.

Ar, dolondrón que tú eres mi amor.

 

Estás consumía,

vida mía de mi garcholí,

y tiés en la boca,

¡ay, mi vida!, abierto un jazmín.

Ni el pan ni el agua,

¡ay! los quió probar;

sólo a tus besos les digo

que sí, que sí, que sí, que sí,

que sí, que sí, los tuyos, sí;

pero otros, no, ¡ay que no!

 

Compañero, compañero,

desde tus brazos salto a la silla,

que en tu caballo pampero

vas a llevarme a Sevilla.

 

Si ves la luna brillando

por la orillita del río

dirás que se están besando

tus ojitos y los míos.

¡Ay, acurrúcate, paloma!

 

   Parodia

Sortija de oro

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Sortija de lata ¡ay!

vida tuya te voy a comprar,

y una esmeralda de mentira

te voy a regalar.

Si te doy esto

cásate conmigo

una vez me dijiste que sí

que sí que sí

con mi hermano que sí, c

onmigo no ¡ay! que no.

 

Compañera, compañera

yo pego un salto

y me subo a una silla

y con un limón amarillo

te espero en la Fuentecilla.

 

Cada vez que te veo descalza

por la orillita del río

con los deos llenos  de callos

sabañones y torcíos.

 

¡Ay! la morita de bananál(Bis)

Todas las noches te espero

comiendo pan y aceitunas

a ver si algún día cambia

la rueda de mi fortuna.

Tolón tolón que vaca más gorda

que tu eres un tostón.

 

 

 

Estás consumía

¡ay! vida tuya por mi peluquín,

y en la boca

¡ay vida mía! yo te pongo un fusil.

¿Por qué no vienes? si yo te he llamao

al 42 83 92 que dos que dos

que nó que nó que nó

con mi hermano sí ¡ay! que sí.

 

 

 

Compañera, compañera

yo pego un salto y me subo a la silla

y con una tijera de sastre

te voy a cortar las amígdalas.

 

Cada vez que te veo descalza

por la orillita del río

con los deos llenos  de callos

sabañones y torcíos.

 

   Original

El agua del avellano

Legaza

 

Que fresquita baja hoy

el agua del avellano,

el agua del avellano

que en Graná vendiendo voy.

 

Al pie del Generalife

en los margenes del Darro,

hay una fuente famosa

la fuente del avellano

 

Todas las mañanas subo

caminito de la fuente

y así lanzo mis pregones

cuando paso pro el puente

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Que baja como la nieve

el agua del avellano,

que baja como la nieve.

Cristalina y con anises

fresquita, no hay quien la pruebe

el agua del avellano ooooooo

 

   Parodia

La fuente del avellano

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Que fresquita baja

el agua de las avellanas

que en Madrid vendiendo voy

 

 

Los piés del ?????

tiene llenos de barro,

y en aquella fuente farmacia

se curan hasta los callos.

 

Todas las mañana se baña

de cintura para abajo

y pegando mucho gritos

a gordita vende el vaso.

 

Ay morito aguacero

con cara de pirulín

con aquél vaso de agua

me pusiste a morir.

 

Que tiene el agua que vendes

que se muere mi tía

me la encontré calva,

de cuerpo doblao y medias caías.

 

Que baja como la nieve

el agua del avellano,

que baja como la nieve.

Con azúcar y con anises

toda aquél que la prueba,

cría tres kilos de lombrices.

 

   Original

Trigo limpio

Quintero/León/Quiroga

 

Vela,

el barco de mis amores,

no tiene más que una vela,

remendadita y graciosa,

igual que mi María Manuela,

que es morena y muy garbosa.

 

Es morena y muy garbosa,

y tiene el cutis más fino,

que las hojitas de rosa.

 

 

Se conforma mi niña con un vestido,

y le basta y le sobra con un marido,

De percal que se vista,

¡viva el salero!,

es mi María Manuela la reina,

es la reina,

mi María Manuela,

del mundo entero.

 

 

María Manuela, ¿me escuchas?

Yo de vestidos no entiendo,

pero… ¿te gusta de veras

ese que te estás poniendo?

 

Tan fino, tan transparente,

tan escaso y tan ceñido,

que a lo mejor por la calle

te vas a morir de frío.

 

Te sienta que eres un cromo,

pero cámbiate de ropa,

si es un instante, lo justo

mientras me tomo esta copa.

 

La rosa que me entregaron,

al pie del altar mayor,

lleva las sayas cumplidas,

y nadie le ve el color

 

 

Tiene mi María Manuela,

la carita de una rosita,

y el olor de primavera.

 

 

Te quiero guapa y sencilla,

como yo te conocí,

no tienes que engalanarte,

para nadie, más que para mi.

 

Ni tu eres mujer moderna,

ni quiero que lo aparentes,

que yo te prefiero antigua,

que lo antiguo vale siempre.

 

Que como el triguito limpio,

que todo el mundo te compare,

que por fuera y por dentro,

te parezcas a mi madre.

 

¿Te cambiaste ya el vestido?

andando, para el teatro,

ya verás tú con qué envidia

nos contemplan más de cuatro:

“¡Vaya un marío con suerte

y una mujer bien plantá,

es una vara de nardos

con la carita lavá!”.

Y al salir yo te prometo

cantarte con alegrías,

lo mismo que te cantaba

cuando tú eras novia mía.

 

 

Ya no se pinta la cara, señores

la mujer que yo más quiero.

Ella ya no se pinta la cara,

huele a tomillo y romero,

se lava con agua clara,

que Dios la manda del cielo.

 

 

   Parodia

Trigo limpio

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Vía

la barca de mis amores,

no tengo más que una vía,

es porque no tengo otra,

que se apañe con lo que tiene.

 

 

La barca que es mi novia.

y muy hermosa tiene

el coti más basto

que el cerro de la panocha.

 

Se conforma mi niña con cien vestidos,

y no tiene bastante con diez maridos.

De crepé satin que se vista,

¡viva Murriana!

es mi María Manuela

una mona asomada

a la ventana.

 

 

 

¿María Manuela, me escuchas?

Yo de vestidos no entiendo

pero... ¿te gusta ese

que te has ponido?

 

Tan largo,

tan corto y tan ceñio

que por la calle

se te va a ver las costillas.

 

 

 

 

 

 

El chumbo que tu me distes

era gordo y colorao,

me lo comí sin pelarlo

y tengo los labios hinchaos.

 

 

 

 

 

 

 

te quiero sucia y peluda

como yo te conocí,

no tienes que afeitarte

pa nadie más que pa mi.

 

Tu no eres una mora moderna

ni quiero que lo aparentes

porque te prefiero antigua y

oliendo a perros calientes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ya no se pinta la cara

la mora que yo quiere.

Ya no se pinta la cara

huele a tornillo y borrego

 se lava de madrugada

que no María Cristina, que tu no vas al cielo.