Emilio el moro
Emilio el moro
Emilio el moro

   Original

Quiero abrazarte tanto

Víctor Manuel

 

Siento tu mano fría

 

correr despacio sobre mi piel,

 

y tu pecho en mi pecho y tu desnudez,

 

ya olvido reproches que imaginé.

 

 

 

Vente conmigo al huerto

 

que están las rosas queriendo ver

 

la promesa que has roto para volver

 

y así creer lo que les conté.

 

 

 

Dije que te quería

 

como a nada en el mundo.

 

que seguiría tus pasos, tu caminar,

 

como un lobo en celo desde mi hogar

 

con la puerta abierta

 

de par en par, de par en par.

 

 

 

Que tenía en penumbra

 

nuestro rincón en aquel salón,

 

con dos cubiertos y tu canción

 

y con tus flores en el jarrón.

 

 

 

Siento tu mano tibia

 

que palmo a palmo besa mi piel

 

y tus brazos me enredan hoy como ayer;

 

en este nuevo día, vuelvo a creer.

 

 

 

Vente conmigo al puerto

 

que hay una barca en el malecón

 

con tu nombre pintado secando al sol,

 

con tu mano grabada junto al timón.

 

 

 

Dije que te quería

 

como a nada en el mundo.

 

que seguiría tus pasos, tu caminar,

 

como un lobo en celo desde mi hogar

 

con la puerta abierta

 

de par en par, de par en par.

 

 

 

Que tenía en penumbra

 

nuestro rincón en aquel salón,

 

con dos cubiertos y tu canción

 

y con tus flores en el jarrón.

 

 

 

Quiero abrazarte tanto

 

con mis sentidos, con tanto amor

 

que no haya más sonido

 

que nuestra voz

 

mi cuerpo en el tuyo

 

a continuación.

 

 

 

Y yo andaré la tierra

 

como un romero buscando a un Dios

 

y tendré tu regazo, tu comprensión

 

y una casa pequeña para los dos.

 

 

 

Tu sabes que te quiero

 

como a nada en el mundo.

 

que seguiría tus pasos,

 

tu caminar,

 

como un lobo en celo desde mi hogar

 

con la puerta abierta

 

de par en par, de par en par.

 

 

 

Que tenía en penumbra

 

nuestro rincón en aquel salón,

 

con dos cubiertos y tu canción

 

y con tus flores en el jarrón.

 

 

  Parodia

Quiero abrazarte tanto

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Siento tu mano fría

 

corre que corre sobre mi piel

 

y di un salto que al techo casi llegué,

 

y antes de tocarme, caliéntate.

 

 

 

Vente conmigo al huerto

 

que están los nabos por recoger,

 

y al ver la tomatera que ayer planté,

 

y así creerás lo que te conté.

 

 

 

Dije que te quería

 

como a nada en el mundo,

 

y nos sigue tu madre sin descansar,

 

que es una loba en celo, siempre detrás,

 

y con los ojos abiertos

 

de par en par, de par en par.

 

 

 

Se esconde en la penumbra

 

de aquel rincón, en aquel salón,

 

con las ideas de un tiburón,

 

y piensa darme con el jarrón.

 

 

 

Siento tu mano tibia

 

que palo a palo rompe mi piel

 

y sus brazos se enredan hoy como ayer;

 

si no se va tu madre, yo no entraré.

 

 

 

Yo no te llevo al puerto

 

que está tu padre como un león,

 

con una estaca al hombro tomando al sol

 

y tengo mucho miedo del malecón.

 

 

 

Sabes que te quería

 

como a nada en el mundo...

 

Que seguiría tus pasos, tu caminar,

 

si me ve tu padre, me dejará

 

con la ceja abierta

 

de par en par, de par en par.

 

 

 

Vámonos pa la sombra

 

de aquel rincón, que allí es mejor,

 

con dos besitos y un apretón,

 

verás qué bien quedamos los dos.

 

 

 

Pero no aprietes tanto,

 

porque con darme tanto achuchón

 

me has saltao los tirantes

 

y hasta un botón,

 

me has dejao medio tuerto

 

con tanto amor.

 

 

 

Yo escarbaré en la tierra

 

como un labriego sembrando arroz,

 

y tendrás tu gazpacho y tu buen melón

 

y una casa con ratas y algún ratón.

 

 

 

Sabes que te quiero

 

como a nada en el mundo,

 

que en cuanto tú quisieras

 

me iba a casar,

 

pero que tu madre no podrá entrar

 

ni con la puerta abierta

 

de par en par, de par en par.

 

 

 

Que se bebe to el tinto

 

de aquel porrón que hay en el salón,

 

con dos cubiertos y un hambre atroz

 

y hasta sin pan se lo come to.

 

 

 

   Original

La vida sigue igual

Julio Iglesias

 

Unos que nacen, otros morirán;

 

unos que ríen, otros llorarán.

 

Aguas sin cauce, ríos sin mar,

 

penas y glorias, guerras y paz.

 

 

 

Siempre hay

 

por qué vivir,

 

por qué luchar.

 

 

 

Siempre hay

 

por quién sufrir

 

y a quien amar.

 

 

 

Al final

 

las obras quedan, las gentes se van.

 

Otros que vienen las continuarán...

 

¡La vida sigue igual!

 

 

 

Pocos amigos que son de verdad;

 

cuántos te halagan si triunfando estás;

 

y si fracasas, bien comprenderás:

 

los buenos quedan, los demás se van.

 

 

 

Siempre hay

 

por qué vivir,

 

por qué luchar.

 

 

 

Siempre hay

 

por quién sufrir

 

y a quien amar.

 

 

 

Al final

 

las obras quedan, las gentes se van.

 

Otros que vienen las continuarán...

 

¡La vida sigue igual!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al final

 

las obras quedan, las gentes se van.

 

Otros que vienen las continuarán...

 

¡La vida sigue igual!

 

 

 Parodia

La vida sigue igual

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Todo el que nace, tiene que palmar;

 

todo el que rabia, tiene que ladrar.

 

Agua sin cloro, tú no beberás,

 

y allá en la gloria, me lo contarás.

 

 

 

Siempre hay

 

por qué morir,

 

por qué gritar.

 

 

 

Nunca hay

 

un albañil

 

pa repellar.

 

 

 

Al final

 

las obras quedan, el tío se va.

 

Otros que vengan la continuarán...

 

¡Mi casa sigue igual!

 

 

 

Pocos abrigos te podrás comprar;

 

como no dejes letras sin pagar;

 

y si las pagas, todos pensarán:

 

que tu señora tralará-lará.

 

 

 

Siempre hay

 

un guardia allí

 

y otro acá.

 

 

 

Siempre hay

 

quien multe aquí

 

y más allá.

 

 

 

Al final

 

si el coche queda, la grúa vendrá.

 

Y aunque tú vengas se lo llevarán...

 

¡La cosa sigue igual!

 

 

 

Si no hay dónde vivir, dónde aparcar.

 

Si no hay para vestir, ni pá calzar.

 

 

 

Al final

 

las trampas quedan, nadie cobrará.

 

Otros que vengan ya las pagarán...

 

¡La vida es siempre igual!

 

 

  Original

El reloj

R. cantoral

 

Reloj no marques las horas

 

porque voy a enloquecer,

 

ella se irá para siempre

 

cuando amanezca otra vez.

 

 

 

No más nos queda esta noche

 

para vivir nuestro amor,

 

y tu tic-tac me recuerda

 

mi irremediable dolor.

 

 

 

Reloj, detén tu camino

 

porque mi vida se apaga,

 

ella es la estrella

 

que alumbra mi ser,

 

yo sin su amor no soy nada.

 

 

 

Detén el tiempo en tus manos

 

haz esta noche perpetua,

 

para que nunca se vaya de mí

 

para que nunca amanezca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reloj detén tu camino

 

porque mi vida se apaga,

 

ella es la estrella que alumbra mi ser

 

yo sin su amor no soy nada.

 

 

 

Detén el tiempo en tus manos

 

haz esta noche perpetua,

 

para que nunca se vaya de mí

 

para que nunca amanezca.

 

 

   Parodia

El reloj

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Reloj, no marques las horas

 

porque voy a enloquecer,

 

la fábrica está pitando

 

y yo me duermo otra vez.

 

 

 

No más me queda esta noche

 

para dormir de un tirón

 

y tu tic-tac me recuerda

 

que trabajo hasta las dos.

 

 

 

Reloj, me importa un comino

 

que me descuenten la paga,

 

nada más bello

 

que este colchón Flex,

 

yo sin dormir no soy nada.

 

 

 

Detén el tiempo, tirano

 

hazme las noches perpetuas,

 

porque el trabajo no se ha hecho pa mí

 

y no quiero que amanezca.

 

 

 

Que poco duran las noches

 

haciendo frío o calor,

 

y tu tic-tac me recuerda

 

el disparo de un cañón.

 

 

 

Reloj, te veo en el camino

 

para que un rayo te parta,

 

si no te estrello contra la pared

 

porque aquí no me haces falta.

 

 

 

Te estrujaré entre mis manos

 

pa que reviente tu cuerda,

 

y el minutero lo pueden coger

 

cerca, muy cerca de Huelva,

 

para que nunca amanezca.

 

 

   Original

Mano a mano

Carlos Gardel

 

Rechiflado en mi tristeza,

 

te evoco y veo que has sido,

 

en mi pobre vida paria,

 

sólo una buena mujer.

 

 

 

Tu presencia de bacana

 

puso calor en mi nido,

 

fuiste buena, consecuente

 

y yo sé que me has querido

 

como no quisiste a nadie,

 

como no podrás querer.

 

 

 

Se dio el juego de remanye

 

cuando vos, pobre percanta,

 

gambeteabas la pobreza

 

en la casa de pensión.

 

 

 

Hoy sos toda una bacana,

 

la vida te ríe y canta,

 

Ios morlacos del otario

 

los jugás a la marchanta

 

como juega el gato maula

 

con el mísero ratón.

 

 

 

Hoy tenés el mate lleno

 

de infelices ilusiones,

 

te engrupieron los otarios,

 

las amigas y el gavión.

 

 

 

La milonga, entre magnates,

 

con sus locas tentaciones,

 

donde triunfan y claudican

 

milongueras pretensiones,

 

se te ha entrado muy adentro

 

en tu pobre corazón.

 

 

 

Nada debo agradecerte,

 

mano a mano hemos quedado;

 

no me importa lo que has hecho,

 

lo que hacés ni lo que harás...

 

 

 

Los favores recibidos

 

creo habértelos pagado

 

y si alguna deuda chica

 

sin querer se me ha olvidado,

 

en la cuenta del otario

 

que tenés se la cargás.

 

 

 

Mientras tanto, que tus triunfos,

 

pobres triunfos pasajeros,

 

sean una larga fila

 

de riquezas y placer.

 

 

 

Que el bacán que te acamala

 

tenga pesos duraderos,

 

que te abrás de las paradas

 

con cafishos milongueros

 

y que digan los muchachos:

 

Es una buena mujer.

 

 

 

Y mañana, cuando seas

 

descolado mueble viejo

 

y no tengas esperanzas

 

en tu pobre corazón.

 

 

 

Si precisás una ayuda,

 

si te hace falta un consejo,

 

acordate de este amigo

 

que ha de jugarse el pellejo,

 

pa ayudarte en lo que pueda

 

cuando llegue la ocasión.

 

 

   Parodia

Mano a mano

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Rechiflao en mi tristeza,

 

de bobo y feo que he sido,

 

en mi pobre vida hubo

 

sólo una vieja mujer.

 

 

 

Su presencia de ballena

 

puso un tapón en mi oído,

 

con sus tres filas de dientes

 

no da na más que berríos,

 

como no ha gritado nadie,

 

como nadie gritará.

 

 

 

Con su cuerpo de remache

 

cuando me escribía las cartas,

 

gamberreaba en la pobreza

 

y no pagaba la pensión.

 

 

 

Es de siempre chabacana,

 

la vida la tiene corta,

 

lleva las letras al notario

 

o las da por la ventana,

 

como jugó aquella gata

 

con el mísero ratón.

 

 

 

Hoy tiene el gaznate lleno

 

de mordisco y tragantone,

 

la encerraron los notarios

 

sin comida en un vagón.

 

 

 

La ballena entre tomates,

 

con sus locas tentaciones,

 

donde callan y claudican

 

esos grandes vozarrones,

 

se te han entrao tan adentro

 

que te llegan al talón.

 

 

 

Nada debo agradecerte,

 

tu soberbia te ha matado,

 

no me importan las faenas

 

que me has hecho y que me harás...

 

 

 

Los disgustos recibidos

 

creo habértelos pagado

 

y si una letra chica

 

sin querer se me ha olvidado,

 

se la llevas al notario

 

que esta vez te matará.

 

 

 

Mientras tanto, que ese tufo,

 

ese tufo ballenero,

 

te convierta en lagartija

 

y no puedas ni comer.

 

 

 

Cuando te meta en la cama,

 

tenga un peso duradero,

 

que te ponga en las persianas

 

cien mil grillos cebolleros,

 

y que digan las muchachas:

 

"Pero qué asco de mujer".

 

 

 

Y mañana, cuando seas

 

toda carroña y pellejos

 

y no tengas esperanza

 

que te curen el riñón.

 

 

 

Si precisas una ayuda,

 

si te hace falta dinero,

 

pídeselo a aquel amigo

 

que dejaste en Ciempozuelos,

 

sin chaqueta y sin cartera

 

arruinado en la estación.

 

 

   Original

Llorona

Jiménez/Fransor

 

 

Salías de un templo un día, llorona

 

cuando al pasar yo te vi.

 

Salías de un templo un di a, llorona

 

cuando al pasar yo te vi.

 

Hermoso huipil llevabas, llorona

 

que la Virgen te creí.

 

Hermoso huipil llevabas, llorona

 

que la Virgen te creí.

 

 

 

¡Ay de mi llorona!, llorona, llorona

 

de un campo lirio.

 

¡Ay de mi llorona!, llorona

 

de un campo lirio.

 

El que no sabe de amores, llorona

 

no sabe lo que es martirio

 

el que no sabe de amores, llorona

 

no sabe lo que es martirio.

 

 

 

No sé lo que tienen las flores,

 

llorona

 

las flores de un camposanto.

 

No sé lo que tienen las flores,

 

llorona

 

las flores de un camposanto.

 

Que cuando las mueve el viento, llorona

 

parece que están llorando.

 

Que cuando las mueve el viento, llorona

 

parece que están llorando.

 

 

 

¡Ay de mi llorona!, llorona,

 

llévame al río.

 

¡Ay de mi llorona!, llorona, llorona

 

llévame al río.

 

Tápame con tu rebozo , llorona

 

porque me muero de frío.

 

Tápame con tu rebozo. llorona

 

porque me muero de frío.

 

 

 

Dos besos llevo en el alma,

 

llorona

 

que no se apartan de mi.

 

Dos besos llevo en mi alma,

 

llorona

 

que no se apartan de mi.

 

El último de mi madre, llorona

 

y el primero que yo a ti te di.

 

El último de mi madre, llorona

 

y el primero que te di.

 

Ayayayayaaaaaay

 

 

 

   Parodia

Llorona

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

 

Salías del pueblo un día, Ramona, llorona

 

cuando al pasar te lo vi.

 

Salías del pueblo un día, llorona, Ramona

 

cuando al pasar te lo vi.

 

Hermoso pavo robabas, Ramona

 

debajo de tu mandil.

 

el pavo que tú robabas, Ramona

 

debajo de tu mandil.

 

 

 

Ahí se va Ramona, Ramona, Ramona

 

se va pal pueblo.

 

Ahí se va Ramona, llorona, Ramona

 

se va del pueblo.

 

No te vayas a Pamplona, Ramona

 

que irás derecha al encierro.

 

No te vayas a Pamplona, Ramona

 

que tu cara es de becerro.

 

 

 

Cuando una vida está muerta,

 

Ramona, Ramona

 

no hay quien aguante un momento.

 

Cuando una vida está muerta,

 

llorona, Ramona

 

no hay quien aguante un momento.

 

Y tú levantas los brazos, Ramona

 

y parece que ya te has muerto.

 

Y tú levantas los brazos, Ramona

 

y me dejas sin aliento.

 

 

 

¡Ay, si yo pudiera!, Ramona, Ramona

 

te haría un trasplante.

 

¡Ay, si yo pudiera!, Ramona, llorona

 

te haría un trasplante.

 

Del corazón de una chota, Ramona

 

y tendrías barba delante.

 

Del corazón de una chota, Ramona

 

y tendrías barba delante.

 

 

 

No sé qué tienen tus ojos,

 

Ramona, Ramona

 

tan pequeñines.

 

No sé qué tienen tus ojos,

 

llorona, Ramona

 

tan pequeñines.

 

Que los abres por la tarde, Ramona

 

lo mismo que los jazmines.

 

Que los abres por la tarde, Ramona

 

lo mismo que los jazmines.

 

Ayayayayaaaaaa

 

 

   Original

La lluvia

Paze/Panzeri/Conti/Argemio

 

El periódico informó

 

que el tiempo cambiará,

 

hay nubes negras en el cielo

 

y los pájaros allí

 

no volarán ya más.

 

¿Por qué será?

 

 

 

No, no cambiaré,

 

No, no cambiaré,

 

mas si el mundo loco está

 

no me importa a mi.

 

 

 

La lluvia no moja nuestro amor

 

cuando yo soy feliz

 

La lluvia, la lluvia ya no existe

 

si me miras tú

 

El paraguas tíralo, pues no sirve ya

 

no sirve ya, no sirve ya.

 

 

 

El termómetro bajó,

 

el sol ya se ocultó,

 

el frío ya llegó, mas nuestro amor

 

jamás se enfriará

 

y no se apagará.

 

¿Sabes por qué?

 

No, no cambiaré,

 

no, no cambiaré

 

mas si el mundo loco está

 

no me importa a mi..

 

 

 

La lluvia no moja nuestro amor

 

cuando yo soy feliz

 

La lluvia , la lluvia ya no existe

 

si me miras tú

 

El paraguas tíralo, pues no sirve ya

 

La lluvia , la lluvia ya no existe

 

si me miras tú

 

El paraguas tíralo, pues no sirve ya

 

La lluvia no moja nuestro amor

 

Cuando yo soy feliz…

 

 

   Parodia

La lluvia

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

El periódico informó

 

que el tiempo está fatal,

 

hay nubarrones en el cerro

 

y los rayos por allí

 

no paran de explotar.

 

¿Por qué será?

 

 

 

No, no cambiará

 

No, no cambiará,

 

mas si el tiempo loco está

 

qué me importa a mí.

 

 

 

La lluvia ya moja hasta la cama

 

y no puedo dormir

 

ay, Julia los rayos nos embisten,

 

se apagó la luz.

 

El paraguas guárdalo que te servirá

 

te servirá, no escaparás.

 

 

 

El termómetro estalló,

 

el aire es un ciclón,

 

la casa se voló y a tu mamá

 

jamás la encontrarás

 

que la he visto volar.

 

¿Sabes por qué?

 

Yo, yo la solté

 

yo, yo la empujé

 

mas si el tiempo loco está

 

qué me importa a mí.

 

 

 

la lluvia se aleja poco a poco

 

como yo de ti

 

ay, Julia que hueles lo mismito

 

que mi calcetín

 

el paraguas tómalo, pero vete ya

 

de alubias, me voy a poner morao

 

porque soy feliz

 

ay, Julia, verás tú la tormenta

 

que se forma aquí.

 

 

 Original

Borriquito

P. Calaf

 

Borriquito como tú. tu-ru-rú

 

que no sabes ni la U, tu-ru-rú

 

borriquito como tú. tu-ru-rú

 

yo se mas que tu.

 

 

 

A=A,E=E, I=,lO=O,U=U,A----EIOU!

 

 

 

Borriquito como tú. tu-ru-rú

 

que no sabes ni la U, tu-ru-rú

 

borriquito como tú. tu-ru-rú

 

yo se mas que tu.

 

 

 

Yo soy el cantante

 

yo soy el poeta

 

soy el mas querido

 

soy el preferido

 

de la juventud .

 

 

 

Con solo seis letras

 

hago mil canciones

 

y todos aplauden

 

con gran entusiasmo

 

mis inspiraciones.

 

 

 

Les canto a las chicas

 

canto al tabernero.

 

Canto a la portera

 

canto a lo que sea

 

canto al mundo entero.

 

 

 

Y con este acento

 

parezco extranjero,

 

pero soy de vigo

 

me hago llamar Peter

 

y mi nombre es Pedro.

 

 

 

Borriquito como tu. Tu-Ru-Ru. . . . .

 

 

   Parodia

Borriquito

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Borriquito como usted, tereré

 

que no sabe ni la E, tarará

 

qué borrica es mi cuñá, tororó

 

yo sé más que tó

 

 

 

¡U! ¡U! ¡O! ¡O! ¡I! ¡I! ¡E! ¡E! ¡A! ¡A!

 

 

 

Un mulito como yo, tororó

 

y una burra como usted, tereré

 

un penquito pa los dos, tororó

 

eso está chipén.

 

 

 

Yo estaré cantante

 

yo estaré poeta

 

yo estar más peludo

 

el más sucio y barbudo

 

de la juventud.

 

 

 

Con ciento seis letras

 

pago mis calzones

 

y el sastre me sigue

 

con una pistola

 

por tos los rincones.

 

 

 

Le debo a la hacienda

 

debo al taberniero.

 

Debo a la portera

 

debo la guitarra

 

debo al mundo entero.

 

 

 

Yo con este acento

 

parezco extranjero

 

y no soy de Vigo

 

ni tengo parientes

 

por ser inclusero.

 

 

 

¡Ca! ¡Ca! ¡Ca! ¡Ca! ¡Ce! ¡Be! ¡Ce! ¡Be!

 

 

 

Una burra como usted,

 

tereré que no se tiene de pie, tarará

 

y un borrico como yo, tacató

 

no sé ni la O.

 

Yo sé más que usted e que usted

 

y que todo er mundo entiero

 

y más que aquel, ¡eh!

 

 

 

Un morito como yo, tororó

 

no se encuentra ni en Nador, tirirí

 

y un borrico como yo, tarará

 

no sé ni la A

 

¡A! ¡A! ¡A!

 

 

 

Una bestia como yo, tororó

 

no se encuentra por ahí, tirirí

 

ni un zoquete como yo, tororó

 

yo sé más que tú.

 

 

   Parodia

Fandangos de Cantimpalo

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

A una mujer conocía

 

que me llenó de dinero,

 

a una mujer conocía.

 

Ella sigue pregonando,

 

vendiendo su lotería,

 

y yo le sigo comprando.

 

 

 

Le dijo a la olla exprés

 

una sartén muy tizná,

 

le dijo a la olla exprés:

 

"No presuma con tu pito,

 

que yo también

 

me sé hacer mis papas

 

con huevos fritos".

 

 

 

No eches piropos a nadie,

 

que te puedes equivocar,

 

no eches piropos a nadie.

 

Ayer besé a una morena

 

y me di cuenta muy tarde

 

que era un tío con melena.

 

 

   Parodia

Caena de oro

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Cuentan que murió Currillo

 

y a los chiquillos dejó una herencia.

 

Era una cama mu vieja,

 

cuatro sillas y una mesa

 

y una caena de oro

 

que siempre puesta llevó.

 

 

 

Pero al día siguiente,

 

pa hacer el reparto,

 

los tres gitanitos mú callaítos

 

entraron al cuarto.

 

El más grande de todos se levantó,

 

y borracho perdío así les habló:

 

 

 

"Niño....vamos al turrón.

 

Veo menos que un muerto boca abajo,

 

oye, pero no me importa,

 

aquí se va a vender to,

 

niño. Ah, ¡niño!

 

Que aquí se va a vender to,

 

hombre, aquí se va a vender la mesa,

 

las sillas, la cama, to se va a vender.

 

 

 

Menos la caena de oro,

 

que esa la sudó pare,

 

y esa la quiero yo".

 

 

 

Y los dos gitanillos quearon callaos,

 

sin haber comprendío y muy mosqueaos.

 

Y hasta que el del medio

 

se levanta y dice

 

que está de la herencia

 

y hasta las narices:

 

 

 

"Niño, aquí se va a vender to, hombre.

 

Aquí se va a vender la cama, la mesa,

 

las sillas y to se va a vender, oye.

 

Menos la caena de oro,

 

que esa la sudó pare

 

y esa la quiero yo, oye".

 

 

 

 

Pero el gitanillo Pepe,

 

que es tartamudo y es chico,

 

se dio cuenta del camelo,

 

se levantó y abrió el pico:

 

 

 

 

"De... desde luego... des...

 

desde luego es que,

 

vamos... es que estái,..

 

eh, como una cabra,

 

amos... porque aquí,

 

eh, ze va a vender tó.

 

Aquí se va a vender...eh, la meza,

 

amos que, amos que, amos que,

 

amos que...y la zilla,

 

amos que, amos que...y la cama,

 

amos, amos que...

 

amos que la caena de oro,

 

o que... amos que... eh, que pa... ah,

 

que pa... ah, que pa...

 

ah, que pare suó tanto.

 

oh... también... eh, que ze va a vender.

 

 

 

 

 

Y si vosotros...eh queréis algo...oh,

 

que pare haya sudao...

 

os lleváis los calcetines

 

que tuvo puesto el mes pasao"

 

 

  Original

Mi carro

Cintas/Jaén

 

Mi carro me lo robaron

 

estando de romería,

 

mi carro me lo robaron

 

a noche cuando dormía,

 

 

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

 

 

Me dicen que le quitaron

 

los clavos que relucían,

 

creyendo que eran de oro

 

de limpios que los tenía.

 

 

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

 

 

Donde quiera que esté

 

mi carro es mío,

 

porque en él me crié, allá en el río

 

si lo llego a encontrar,

 

vendrás conmigo,

 

en mi carro de amor, por el camino.

 

 

 

Le digo por el camino,

 

hablando con los romeros,

 

que llevan sobre sus varas,

 

mi nombre grabado a fuego.

 

 

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

 

 

En mi carro gasté, una fortuna

 

y en mis noches de amor, llevé la luna

 

preguntando busqué, por todas partes

 

y por fin lo encontré, sin atalajes.

 

 

   Parodia

Mi carro

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Mi suegra me la robaron

 

estando de romería,

 

entre cuatro la amarraron

 

porque la fiera dormía.

 

 

 

¿dónde estará mi suegra?

 

¿dónde estará mi suegra?

 

¿dónde estará mi suegra?

 

¿dónde estará mi suegra?

 

 

 

Me dicen que le quitaron

 

los dientes mientras dormía,

 

creyendo que eran de lobo

 

de largos que los tenía.

 

 

 

¿dónde estará mi suegra?

 

¿quién se llevó a mi suegra?

 

¿dónde estará mi suegra?

 

¿dónde estará mi suegra?

 

 

 

Donde quiera que esté

 

hay que amarrarla,

 

que no está vacuná, contra la rabia

 

quien la llegue a encontrar,

 

Dios no lo quiera,

 

que le ponga un bozal y a la perrera.

 

 

 

Les digo por los caminos

 

y hablando con los loqueros

 

que tengo sobre mi cara

 

grabados sus cinco dedos.

 

 

 

¿dónde estará mi suegra?

 

quién se llevó a mi suegra

 

que le ponga una camisa

 

una camisa de fuerza.

 

 

 

En calzarla gasté y una fortuna

 

porque tiene los pies, como dos cunas

 

preguntando busqué, como un demonio

 

y por fin la encontré, en un manicomio.

 

 

   Original

La romería

Víctor Manuel

 

Van subiendo los mozos

 

con los corderos al hombro,

 

sube la gente contenta

 

a la fiesta del patrono.

 

 

 

Sube la niña que estrena

 

zapatos, novio y un bolso

 

y todo el verde del valle

 

se refleja en el arroyo.

 

 

 

Y la gente por el prado

 

no dejará de bailar,

 

mientras se escuche una gaita

 

o haya sidra en el lagar.

 

Mientras se escuche una gaita

 

o haya sidra en el lagar.

 

 

 

Se van por la carretera

 

cruzando cuna y cenera,

 

canta su pena el romero

 

y la vieja su consejo:

 

 

 

Por San Cosme y San Damián

 

cuidado neña temprana

 

no pases al maizal

 

no lo riegues con tus lágrimas.

 

 

 

Y la gente por el prado

 

no dejará de bailar,

 

mientras se escuche una gaita

 

o haya sidra en el lagar.

 

Mientras se escuche una gaita

 

o haya sidra en el lagar.

 

 

 

Hay una empinada cuesta

 

para llegar a la ermita,

 

y las campanas repican

 

los romeros van a misa.

 

 

 

Y el pastor con su rebaño

 

con su zurrón y las vacas,

 

quiere ser luzo campana

 

y despertar a su amada.

 

 

 

Y la gente por el prado

 

no dejará de bailar,

 

mientras se escuche una gaita

 

o haya sidra en el lagar.

 

Mientras se escuche una gaita

 

o haya sidra en el lagar.

 

Mientras se escuche una gaita

 

o haya sidra en el lagar.

 

 

   Parodia

La romería

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Van subiendo los mozos

 

con siete vacas al hombro,

 

y suben los albañiles

 

con carretillas de escombros.

 

 

 

Suben las niñas que estrenan

 

zapatos nuevos y mantones

 

y todo el barro del valle

 

se los traen en los tacones.

 

 

 

Y la gente por el prado

 

no dejaron de saltar,

 

y se arrascan como monos

 

porque hay pulgas en el trigal.

 

Y se arrascan como monos

 

porque hay pulgas en el trigal.

 

 

 

Se van por la carretera

 

pisando estiércol de vaca,

 

llora sus penas el romero

 

porque se ha partío una pata.

 

 

 

Por San Cosme y San Damián

 

ten cuidao niña temprana

 

no te metas en el maizal

 

que saldrás como tu hermana.

 

 

 

Y la gente por el prado

 

no dejaron de gritar,

 

ya se mueven los maices

 

la parroquia va a aumentar.

 

Ya se mueven los maíces

 

la parroquia va a aumentar.

 

 

 

Para llegar a la ermita

 

hay una empinada cuesta,

 

unos bajan despacito

 

y otros se rompen la cresta.

 

 

 

Y el pastor que hacía dos años

 

que a su casa no venía,

 

se encontró con cuatro niños

 

y a dos no los conocía.

 

 

 

Y la gente por el prado

 

ya dejaron de saltar,

 

porque llegaron los mozos

 

con dos cubos de Zotal.

 

Porque llegaron los mozos

 

con dos cubos de Zotal.

 

Porque llegaron los mozos

 

con diez cubos de Zotal.

 

 

   Original

La novia

J. Prieto

 

Blanca y radiante iba la novia

 

le sigue atrás un novio amante,

 

y que al unir sus corazones

 

harán morir mis ilusiones.

 

 

 

Ante el altar está llorando

 

todos dirán, que de alegría

 

dentro, su alma está gritando

 

¡Ave María!.

 

 

 

Mentirá también, al decir que sí

 

y al besar la cruz pedirá perdón,

 

y yo sé que olvidar nunca podría

 

que era yo, y no aquel a quién quería.

 

 

 

Ante el altar está llorando

 

todos dirán que de alegría

 

dentro su alma está gritando:

 

¡Ave María!.

 

¡Ave María!.

 

¡Ave María!.

 

 

   Parodia

La novia

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Blanca y radiante iba la novia

 

yo iba detrás no muy contento,

 

mientras su madre y su tía Gloria

 

me iban tirando para adentro.

 

 

 

Ante el altar salí llorando

 

todos dijeron, ¡Que alegría!

 

pero yo iba murmurando

 

¡Pá toa la vía!.

 

 

 

No me dio lugar, a decir que no

 

me dejé llevar hasta la estación,

 

y yo sé que jamás ya viviría

 

todo fue hasta lograr lo que quería.

 

 

 

Cuando murió salí gritando

 

nadie pensó que de alegría

 

pero yo iba murmurando:

 

¡Gracias, María!

 

¡Gracias, María!

 

¡Viva el viudo! ¡Viva!

 

Que se ha muerto la novia, y olé

 

y la entierran mañana.

 

 

   Original

Con divisa verde y oro

Quiroga

 

Vino en un rayo de luna,

 

de luna del mes de Enero,

 

era un chiquillo de Osuna

 

que quería ser torero.

 

 

 

Ganadera salmantina

 

yo la nombro por madrina,

 

que el dinero y el cartel,

 

si algún día lo consigo,

 

pongo al cielo por testigo,

 

que me caso con usted.

 

 

 

Un olé en la tienta,

 

por su valentía

 

y un duende en mis venas

 

que así me decía.

 

 

 

Ganadera con divisa verde y oro,

 

ten cuidado,

 

que el amor no te sorprenda

 

como un toro, desmandado.

 

 

 

Por tu hacienda y tu apellido

 

se te guarda devoción

 

y un clavel en tu vestido

 

llamaría la atención.

 

 

 

Y en tus ojos se adivina

 

la locura de un... te adoro

 

y has de ser como una encina

 

ganadera salmantina,

 

con divisa verde y oro.

 

 

 

Ya es un torero de fama,

 

dinero y categoría,

 

ya es su pasión una llama

 

que me ronda noche y día.

 

 

 

Por tres veces me ha pedido

 

que le tome por marido,

 

por tres veces dije no.

 

Y la causa está en Osuna,

 

morenita de aceituna,

 

que por mí se le olvidó.

 

 

 

Y son en mis noches,

 

de penas mortales,

 

cuchillos las coplas

 

de mis mayorales.

 

 

 

Ganadera con divisa verde y oro,

 

dueña mía,

 

cuanto diera por salvarte de ese toro

 

de agonía.

 

Con tu hacienda y tu apellido

 

ya me sobra en que pensar

 

y hasta el luto del vestido

 

te lo debes de quitar,

 

porque así no se adivina

 

que enterraste un te... adoro,

 

bajo el tronco de una encina,

 

ganadera salmantina,

 

Con divisa verde y oro

 

 

   Parodia

Con divisa verde y oro

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Vino en un rollo de lana,

 

de lana de un mal cordero

 

y le cantaron la nana

 

dos gañanes y un cabrero.

 

 

 

Ganadera alicantina,

 

yo te nombro por madrina,

 

aquel puchero de Avecren,

 

si algún día lo consigo,

 

pongo al perro por testigo,

 

que lo parto con usted.

 

 

 

Seré tu parienta,

 

por tu valentía

 

y un saco de avena,

 

tendrás tó los días.

 

 

 

Ganadera con divisa de hojalata,

 

ten cuidado,

 

que este niño ya se come

 

hasta las matas, que has sembrado.

 

 

 

Por tu hacienda y tu apellido

 

no aproveches la ocasión,

 

que este niño lo has tenido

 

con un chófer de Chinchón.

 

 

 

Y en tus ojos se adivina

 

la locura con.. que matas

 

y ya estoy en una encina

 

ganadera alicantina,

 

con divisa de hojalata.

 

 

 

Ya es un cabrero de fama,

 

y ha puesto una lechería

 

y es su pasión una fuente

 

que la ronda noche y día.

 

 

 

Por tres veces le ha pedido

 

que lo tome por marido,

 

las tres veces dijo no.

 

Y la causa es el dinero,

 

pues contigo tío lechero,

 

dime que voy a hacer yo.

 

 

 

Y todas las noches,

 

da saltos mortales,

 

hasta que lo amarran,

 

los dos mayorales.

 

 

 

Ganadera con divisa en el pescuezo,

 

loca mía,

 

cuanto diera por partirte tó los huesos,

 

mal nacía.

 

Con tu hacienda y tus impuestos

 

to lo quieres arreglar

 

y la tela del vestido

 

todavía está sin pagar

 

y en las tiendas se adivina

 

que no tienes ni... una lata,

 

ve y te cuelgas de una encina,

 

ganadera alicantina,

 

con divisa de hojalata.

 

 

 

 

 Original

Te quiero, te quiero

León/Algueró

 

De por qué te estoy queriendo

 

no me pidas la razón,

 

pues yo mismo no me entiendo

 

con mi propio corazón.

 

 

 

Al llegar la madrugada,

 

mi canción desesperada

 

te dará la explicación.

 

 

 

Te quiero, vida mía,

 

te quiero noche y día,

 

no he querido nunca así.

 

 

 

Te quiero con ternura,

 

con miedo, con locura,

 

sólo vivo para ti.

 

 

 

Yo te seré siempre fiel

 

pues para mí quiero en flor

 

ese clavel de tu piel y de tu amor.

 

 

 

Mi voz igual que un niño,

 

te pide con cariño,

 

ven a mí y abrázame,

 

porque te quiero,

 

te quiero, te quiero,

 

te quiero, te quiero, te quiero

 

y hasta el fin te querré.

 

 

 

Te quiero con ternura,

 

con miedo, con locura,

 

sólo vivo para ti.

 

 

 

Yo te seré siempre fiel

 

pues para mí quiero en flor

 

ese clavel de tu piel

 

y de tu amor.

 

 

 

Mi voz igual que un niño

 

te pide con cariño

 

ven a mí y abrázame,

 

porque te quiero,

 

te quiero, te quiero,

 

te quiero, te quiero, te quiero

 

y hasta el fin, te querré.

 

 

 

La, la, la, la, la..

 

la, la, la, la, la, la..

 

la, la, la, la, la, la, la, la, la..

 

y hasta el fin

 

te querré

 

 

Parodia 

Te quiero, te quiero

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

De por qué te estoy pegando

 

no me pidas la razón,

 

pues yo mismo no comprendo

 

que no se rompa el bastón.

 

 

 

Al llegar la madrugada,

 

cuando estés medio baldada

 

te daré la explicación.

 

 

 

Te pego, vida mía,

 

pues es que el otro día,

 

te pillaron con Fermín.

 

 

 

Te pego, cara dura,

 

porque eres la más chula

 

que en mi vida yo me vi.

 

 

 

Tú me serás siempre fiel

 

porque si parto el bastón,

 

te doy diez mil puntapiés en un riñón.

 

 

 

Ya ves que no te riño,

 

te trato con cariño,

 

ven y ponme de comer,

 

porque te hiero,

 

te hiero, te hiero,

 

te hiero, te muerdo y te pego

 

con la maja el almirez.

 

 

 

Te pego, María Rosa,

 

por puerca y cochambrosa,

 

qué vería yo en ti.

 

 

 

Y ahora te lavas muy bien

 

con estropajo y jabón,

 

porque ya empiezas a oler

 

como un lechón.

 

 

 

No llores como un niño,

 

porque otra vez te endiño,

 

ven y pídeme perdón,

 

porque te hiero,

 

te hiero, te hiero,

 

te mato, te muerdo y te cuelgo

 

como se cuelga un melón.

 

 

 

La la la la ra,

 

dos loros,

 

tres loros,

 

diez loros, tu cara de loro,

 

cómo te voy a querer.

 

 

   Original

Caminito

Peñaloza/Filiberto

 

Caminito,

 

que el tiempo ha borrado

 

que juntos un día

 

nos viste pasar.

 

 

 

He venido

 

por última vez,

 

he venido

 

a contarte mi mal.

 

 

 

Caminito,

 

que entonces estabas

 

bordeado de trébol

 

y juncos en flor,

 

 

 

una sombra

 

ya pronto serás,

 

una sombra lo mismo

 

que yo.

 

 

 

Desde que se fue

 

triste vivo yo,

 

caminito amigo

 

yo también me voy.

 

 

 

Desde que se fue

 

nunca más volvió,

 

seguiré sus pasos

 

caminito, adiós.

 

 

 

Caminito,

 

que todas las tardes

 

feliz recorría

 

cantando mi amor,

 

 

 

No le digas

 

si vuelve a pasar,

 

que mi llanto

 

tu suelo regó.

 

 

 

Caminito,

 

cubierto de cardos,

 

la mano del tiempo

 

tu huella borró

 

 

 

y a tu lado quisiera caer

 

y que el tiempo

 

nos mate a los dos.

 

 

 

Desde que se fue

 

triste vivo yo,

 

caminito amigo

 

yo también me voy.

 

 

 

Desde que se fue

 

nunca más volvió,

 

seguiré sus pasos

 

caminito, adiós.

 

 

   Parodia

Caminito

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Caminito,

 

ya el tiempo ha pasado

 

desde que aquel día

 

nos viste marchar.

 

 

 

He venido

 

sin ella otra vez,

 

pa contarte

 

lo que es descansar.

 

 

 

Caminito,

 

que entonces estabas

 

cubierto de barro

 

y lagartos al sol,

 

 

 

carretera

 

muy pronto serás,

 

porque ya te han metido

 

un tractor.

 

 

 

Desde que se fue,

 

qué bien vivo yo,

 

gracias a un amigo

 

que se la llevó.

 

 

 

Desde que se fue

 

nunca me escribió,

 

pues no quise darle

 

ni mi dirección.

 

 

 

Caminito,

 

te acuerdas la tarde

 

que me perseguía

 

su hermano mayor.

 

 

 

No le digas

 

que he vuelto a pasar,

 

que es más bruto

 

que un boxeador.

 

 

 

Caminito,

 

cubierto de piedras,

 

treinta contratistas

 

te van a arreglar

 

 

 

y en tu asfalto no quiero caer

 

cuando el bestia

 

me venga a buscar.

 

 

 

Me voy pa Aranjuez

 

con un camión,

 

pero nunca digas

 

que aquí estuve yo.

 

 

 

Si ella va a volver

 

ya no estaré yo,

 

que esté con su madre,

 

que fue quien la parió.

 

 

  Original

Volver

Gardel/Le pera

 

Yo adivino el parpadeo

 

de las luces que a lo lejos

 

van marcando mi retorno.

 

 

 

Son las mismas que alumbraron

 

con sus pálidos reflejos

 

hondas horas de dolor.

 

 

 

Y aunque no quise el regreso

 

siempre se vuelve

 

al primer amor.

 

 

 

La vieja calle

 

donde me cobijo

 

tuya es su vida

 

tuyo es su querer.

 

 

 

Bajo el burlón

 

mirar de las estrellas

 

que con indiferencia

 

hoy me ven volver.

 

 

 

Volver

 

con la frente marchita

 

las nieves del tiempo

 

platearon mi sien.

 

 

 

Sentir

 

que es un soplo la vida

 

que veinte años no es nada

 

que febril la mirada

 

errante en las sombras

 

te busca y te nombra.

 

 

 

Vivir

 

con el alma aferrada

 

a un dulce recuerdo

 

que lloro otra vez.

 

 

 

Tengo miedo del encuentro

 

con el pasado que vuelve

 

a enfrentarse con mi vida.

 

 

 

Tengo miedo de las noches

 

que pobladas de recuerdos

 

encadenen mi soñar.

 

 

 

Pero el viajero que huye

 

tarde o temprano

 

detiene su andar.

 

 

 

Y aunque el olvido

 

que todo destruye

 

haya matado mi vieja ilusión.

 

 

 

Guardo escondida

 

una esperanza humilde

 

que es toda la fortuna

 

de mi corazón.

 

 

 

Volver

 

con la frente marchita

 

las nieves del tiempo

 

platearon mi sien.

 

 

 

Sentir

 

que es un soplo la vida

 

que veinte años no es nada

 

que febril la mirada

 

errante en las sombras

 

te busca y te nombra.

 

 

 

Vivir

 

con el alma aferrada

 

a un dulce recuerdo

 

que lloro otra vez.

 

 

   Parodia

Volver

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Yo adivino el parpadeo

 

de un quinqué que allá a lo lejos

 

va marcando mi retorno.

 

 

 

Es el mismo que alumbraba

 

con sus pálidos reflejos

 

del corral al comedor.

 

 

 

Y aunque yo quise cambiarlo

 

no tuve nunca

 

para un contador.

 

 

 

La vieja calle

 

donde había dos piedras,

 

con mi biscúter

 

yo me las tragué.

 

 

 

Bajo el burlón

 

mirar de dos serenos

 

que con indiferencia

 

me vieron caer.

 

 

 

Volver

 

con la frente partida,

 

la nieve y el barro

 

llenaron mi sien.

 

 

 

Sentir

 

que mis dientes caían

 

y una muela empastada

 

que me puse aquel día

 

sé que la encontraron

 

despué en Almería.

 

 

 

Vivir

 

con las piernas tronchadas

 

por culpa del golpe

 

que yo me pegué.

 

 

 

Tengo miedo del encuentro

 

con mi novia Catalina

 

si me ve de esta manera.

 

 

 

Y aunque ella es tuerta y coja

 

y más fea que una cortina

 

de las que hacen de una red.

 

 

 

Pero el viajero que huye

 

estoy seguro

 

que yo voy a ser.

 

 

 

Y aunque no puedo

 

correr ni tres metros

 

y en eso estamos lo mismo los dos.

 

 

 

Y si ella quiere

 

llevarme a los altares

 

tendrá que ser saltando

 

como un gorrión.

 

 

 

Volví

 

de casarme en la ermita,

 

los niños del pueblo

 

decían de tó.

 

 

 

Sentí

 

que ya toda la vida

 

tendré que estar con mi suegra

 

cuidando de las gallinas

 

ordeñando la cabra

 

y limpiar la cocina.

 

 

 

Vivir

 

con la coja y su madre

 

maldito sea el golpe

 

que un día me pegué.

 

 

   Original

Mujeres y vino

R. Jaén/A. Cintas

 

Con una copa de vino en la mano,

 

una guitarra y un cariño de mujer,

 

nos encontramos como un soberano

 

y regalamos

 

simpatía y querer.

 

 

 

Porque en España

 

lo que sobra es la hidalguía,

 

y nos sentimos tan felices al cantar,

 

que hasta las penas

 

las volvemos alegrías,

 

porque tenemos

 

la grandeza demostrá.

 

 

 

Viva el vino y las mujeres

 

y las rosas

 

que calienta nuestro sol.

 

 

 

Viva el vino

 

y las mujeres, que por algo

 

son regalo del Señor.

 

 

 

Y vivan

 

los cuatro puntos

 

cardinales de mi patria.

 

 

 

Que vivan los cuatro juntos,

 

que forman nuestra bandera

 

y el escudo de mi España.

 

 

 

Cuando se escuchan

 

los cantes de España

 

es imposible sujetarse el corazón,

 

porque nos saltan

 

las venas y el alma

 

y nos sentimos

 

capitanes del amor.

 

 

 

Y no me importa

 

que me llamen vanidoso,

 

que todos somos

 

españoles de verdad.

 

 

 

Y los que vienen

 

extranjeros a nosotros,

 

con un abrazo

 

le entregamos la amistad.

 

 

 

Viva el vino y las mujeres,

 

y las rosas

 

que calienta nuestro sol.

 

 

 

Viva el vino y las mujeres,

 

que por algo son regalo

 

del Señor.

 

 

 

Y vivan

 

los cuatro puntos

 

cardinales de mi patria.

 

 

 

Que vivan los cuatro juntos,

 

que forman nuestra bandera

 

y el escudo de mi España.

 

 

   Parodia

Mujeres y vino

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Con una jarra de vino en las manos,

 

dos butifarras y un buen plato de bistec,

 

lo que nos falta es un coñac toledano

 

y un buen purito

 

pá ponernos como el tren.

 

 

 

Porque en España

 

lo que sobra son judías,

 

y nos comemos las perdices sin pelar,

 

y hasta las penas

 

las volvemos alegrías,

 

si es que tenemos

 

pescao frito pá almorzar.

 

 

 

Viva el vino y los bisteles,

 

que son cosas

 

que calientan más que el sol.

 

 

 

Viva el vino

 

y las mujeres que se queden

 

con su madre que es mejor.

 

 

 

Que vivan

 

los cuatro puntos

 

que me dieron en la frente.

 

 

 

Que vivan los cuatro juntos,

 

que viva el pan con manteca

 

y que viva el aguardiente.

 

 

 

Cuando se escuchan

 

las coplas de España

 

es muy difícil sujetarse el corazón,

 

hay quien lo pierde

 

y lo encuentra en Holanda

 

y hay quien lo busca

 

por la Línea o el Peñón.

 

 

 

Y no me importa

 

que me llamen envidioso,

 

porque un borracho

 

siempre dice la verdad.

 

 

 

Que a los que vienen

 

de extranjeros le ayudamos

 

y a los de adentro

 

no los dejan ni aparcar.

 

 

 

Viva el vino y los pasteles,

 

y una sueca

 

que se tuesta en Benidorm.

 

 

 

Viva el Betis manque pierda,

 

que por eso está en

 

Segunda División.

 

 

 

Que vivan

 

los cuatro grandes

 

pero sin meter la pata.

 

 

 

Que vivan los cuatro juntos,

 

porque como se disgusten

 

aquí no quea ni una rata

 

 

   Original

Granada

A. Lara

 

Granada, tierra soñada por mí,

 

mi cantar se vuelve gitano

 

cuando es para tí.

 

 

 

Mi cantar hecho de fantasía,

 

mi cantar flor de melancolía

 

que yo te vengo a dar.

 

 

 

Granada, tierra ensangrentada

 

en tardes de toros.

 

Mujer que conserva el embrujo

 

de los ojos moros.

 

Te sueño rebelde y gitana

 

cubierta de flores

 

y beso tu boca de grana

 

jugosa manzana

 

que me habla de amores.

 

 

 

Granada manola,

 

cantada en coplas preciosas

 

no tengo otra cosa que darte

 

que un ramo de rosas.

 

De rosas de suave fragancia

 

que le dieran marco

 

a la virgen morena.

 

 

 

Granada, tu tierra está llena

 

de lindas mujeres

 

de sangre y de sol.

 

 

 

De rosas de suave fragancia

 

que le dieran marco

 

a la virgen morena.

 

 

 

Granada, tu tierra está llena

 

de lindas mujeres

 

de sangre y de sol.

 

 

   Parodia

Granada

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Granada, tierra soñada por mí,

 

que en su feria vestío de gitano

 

dos burros vendí.

 

 

 

Por mangar buñuelos pa mi tía,

 

me siguió del puente a la Gran Vía

 

to los churreros de allí.

 

 

 

En Granada perdí yo una entrada

 

para ver los toros.

 

Y un par de gemelos

 

muy falsos que le compré a un moro

 

y un callo rebelde

 

y mu gordo cubierto de trapo,

 

que estuve toda la mañana

 

saltando y brincando

 

lo mismo que un sapo.

 

 

 

Fernanda, yo quiero llevarte

 

una cosa graciosa,

 

no tengo en mi traje diez duros

 

pa un ramo de rosas.

 

Te llevo dos kilos de papas,

 

que aquí están baratas,

 

y verás cosa buena.

 

 

 

Fernanda, tus pies son tan grandes

 

que cuando te hierven

 

parece un fogón.

 

 

 

Te llevo leche de pepino

 

que aquí está barata

 

y verás cosa buena.

 

 

 

Fernanda, tu cara está llena

 

de arrugas y pecas

 

de tomar el sol.

 

 

   Original

Madrid

A. Lara

 

Cuando llegues a Madrid, chulona mía

 

voy a hacerte Emperatriz de Lavapiés

 

y alfombrarte con claveles

 

La Gran Vía

 

y a bañarte con vinillo de Jerez.

 

 

 

En Chicote un agasajo postinero

 

con la crema de la intelectualidad

 

y la gracia de un piropo

 

retrechero

 

más castizo que la calle de Alcalá.

 

 

 

Madrid, Madrid, Madrid

 

pedazo de la España en que nací

 

por algo te hizo Dios

 

la cuna del requiebro y del Chotis.

 

 

 

Madrid, Madrid, Madrid

 

en Méjico se piensa mucho en ti

 

por el sabor que tienen tus verbenas

 

por tantas cosas buenas

 

que soñamos desde aquí

 

y vas a ver lo que es canela fina

 

y armar la tremolina

 

cuando llegues a Madrid.

 

 

 

Madrid, Madrid, Madrid

 

pedazo de la España en que nací

 

por algo te hizo Dios

 

la cuna del requiebro del Chotis.

 

 

 

Madrid, Madrid, Madrid

 

en Méjico se piensa mucho en ti

 

por el sabor que tienen tus verbenas

 

por tantas cosas buenas

 

que soñamos desde aquí

 

y vas a ver lo que es canela fina

 

y armar la tremolina

 

cuando llegues a Madrid.

 

 

   Parodia

Madrid

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Cuando vayas a Coín, Manuela mía,

 

no te olvides de mandarme un ceretón

 

de esos higos tan blanquitos

 

que allí crían

 

y que saben más sabrosos que el jamón.

 

 

 

Da recuerdos a Pepote el postinero

 

y le dices que en la tele lo vi ya

 

cuando fue para el concurso

 

de los cerdos

 

y no supe distinguirlo en la maná.

 

 

 

Coín, Coín, Coín,

 

pedazo de la tierra en que serví,

 

tu huerta siempre en flor

 

regada por las cuencas del Genil.

 

 

 

Coín, Coín, Coín,

 

en Mérida se piensa mucho en ti

 

por el sabor que dan tus berenjenas

 

y tantas frutas buenas

 

como mandas a Madrid

 

y vas a ver lo que es canela fina

 

cuando mi tía Joaquina

 

pruebe los higos de ahí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Coín, Coín, Coín,

 

en Mérida se piensa mucho en ti

 

por el sabor que dan tus berenjenas

 

y tantas frutas buenas

 

como mandas a Madrid

 

y vas a ver lo que es canela en rama

 

cuando mi hermana Juana

 

nos invite en Alhaurín, que sí.

 

 

   Original

Los duros antiguos

Coro  Los Anticuarios

 

Aquellos duros antiguos

 

que tanto en Cádiz dieron que hablar,

 

que se encontraba la gente

 

en la orillita del mar.

 

Fue la cosa más graciosa

 

que en mi vida he visto yo.

 

 

 

Allí fue medio Cádiz con espiochas

 

y la pobre mi suegra

 

y eso que estaba ya medio chocha.

 

Con las uñas algunos, vi yo escarbar,

 

cuatro días seguidos sin descansar.

 

Estaba la playa igual que una feria,

 

válgame San Cleto lo que es la miseria.

 

Algunos pescaron más de ochenta duros,

 

pero en cambio otros

 

no vieron ni uno.

 

 

 

Mi suegra, como ya dije,

 

estuvo allí una semana

 

escarbando por la tarde,

 

de noche y por la mañana.

 

Perdió las uñas y el pelo,

 

aunque bien poco tenía

 

y en vez de coger los duros,

 

lo que cogió fue una pulmonía

 

y en el patio de las malvas

 

está escarbando desde aquel día.

 

 

   Parodia

Perras gordas y modernas

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro") y Eloy herrera

 

Las perras gordas modernas

 

que tanto en Cádiz como en Graná,

 

no hay cristiano que la encuentre

 

cuando la empieza a buscar.

 

Son las cosas más enanas

 

que en mi vida he visto yo.

 

 

 

Se pegan por los dedos de los tenderos

 

y si crees que van siete

 

cuando las cuentas van tres de menos.

 

Le di quince a mi niño pá un Chupa-Chup

 

y me dijo muy serio"¿Qué te crees tú?,no

 

me va a da tiempo a llegar ni al carrillo

 

si no me las clavas con punta y martillo".

 

La cosa es que el niño repite muy zorro

 

que estas perras gordas

 

no son ni cachorros.

 

 

 

Mi abuela, como es tan lista,

 

les hace un agujerito

 

y las mete en una aguja

 

como si fueran pinchitos.

 

Pero hace cuatro semanas

 

cuando más perras tenía

 

se asomó en una ventana

 

y vio que a la calle se le caían

 

y hay gente que con dos lupas

 

la están buscando de noche y día.

 

Y hay gente que con dos lupas

 

la están buscando de noche y día.

 

 

   Original

El cordobés

Herrera/Jiménez/Cortés

 

Citando y porfiando con valentía

 

está sobre la arena del redondel,

 

el garbo y la fragancia de Andalucía

 

lo tiene la muleta del Cordobés.

 

 

 

Ay, Córdoba la llana,

 

tu le das al mundo entero

 

los toreros de más fama.

 

 

 

Manuel Benítez, El Cordobés,

 

tú eres el as de la torería,

 

no ha habío nunca, ni puede haber

 

otro torero de más valía.

 

 

 

Domina a los toros y es todo bondad,

 

corazón de oro y artista genial.

 

No puede ser, que no puede ser,

 

que haya un torero de más salero

 

que El Cordobés.

 

 

 

Estalla en ovaciones la plaza entera,

 

el toro sin puntilla rodó a sus pies,

 

están lloviendo flores sobre la arena,

 

premiando la faena del Cordobés.

 

 

 

Olé con olé salero,

 

se está llenando la historia

 

con la gloria de un torero.

 

 

 

Manuel Benítez, El Cordobés,

 

tú eres el as de la torería,

 

no ha habío nunca, ni puede haber,

 

otro torero de más valía.

 

 

 

Domina a los toros y es todo bondad,

 

corazón de oro y artista genial.

 

No puede ser, que no puede ser,

 

que haya un torero de más salero

 

que el Cordobés.

 

 

   Parodia

El cordobés (Manuel el coco)

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Mandando, toreando y con valentía

 

está sobre la arena del redondel,

 

lo mismo que los trigos de Andalucía

 

de tieso está el flequillo del Cordobés,

 

 

 

Ay, Cordobita la llana

 

que le diste al mundo entero

 

y el torero con más lana.

 

 

 

Manuel Benítez, El Cordobés

 

tu eres el rey de la torería,

 

no ha habido nunca, ni puede haber

 

quien cobre más por una corría.

 

 

 

Atonta a los toros y todo es bondad,

 

corazón de oro y la sota de espá.

 

No puede ser, no puede ser,

 

que haya un torero con mas dinero

 

que El Cordobés.

 

 

 

Revienta en aplausos la plaza entera

 

el toro hecho papilla rueda a sus pies,

 

están tirando pollos sobre la arena,

 

Manolo los recoge de tres en tres.

 

 

 

Vaya en el mundo el salero,

 

se están llenando los bancos

 

con la cuenta de un torero.

 

 

 

Manuel Benítez, El Cordobés,

 

tu eres el dos de la torería,

 

pues aunque el uno fue Luis Miguel,

 

tu no hagas caso de tonterías,

 

 

 

la luna y sus cuernos también tocarás

 

con esa avioneta que pilotas ya.

 

No puede ser, no puede ser,

 

que haya un torero con más

 

millones que El Cordobés

 

 

   Original

Camino verde

C. Larrea

 

Hoy he vuelto a pasar

 

por aquel camino verde,

 

que por el valle se pierde

 

con mi triste soledad.

 

 

 

Hoy he vuelto a rezar

 

en la puerta de la ermita

 

y pedí a tu virgencita

 

que yo te vuelva a encontrar.

 

 

 

Por el camino verde, camino verde

 

que va a la ermita,

 

desde que tú te fuiste lloran de pena,

 

las margaritas.

 

 

 

La fuente se ha secado

 

las azucenas ya están marchitas

 

en el camino verde camino verde

 

que va a la ermita.

 

 

 

Hoy he vuelto a pasar

 

por aquel camino verde,

 

que por el valle se pierde

 

junto a mi felicidad.

 

 

 

Hoy he vuelto a grabar

 

nuestros nombres en la encina,

 

he subido a la colina

 

y allí me he puesto a llorar.

 

 

 

Por el camino verde,

 

camino verde que va a la ermita,

 

desde que tú te fuiste

 

lloran de pena las margaritas.

 

 

 

La fuente se ha secado,

 

las azucenas ya están marchitas,

 

en el camino verde,

 

camino verde, que va a la ermita.

 

Camino... camino verde.

 

 

   Parodia

Camino verde

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Hoy me has vuelto a contar

 

otra vez un chiste verde

 

y por la lengua te pierdes

 

que eres muy desvergonzá.

 

 

 

Hoy te he vuelto a pillar

 

en la puerta de Frasquita

 

y mientras que tu criticas

 

la ropa está sin lavar.

 

 

 

Con una bata verde, batita verde

 

te vi en la ermita,

 

y si serás gorrina que desde entonces,

 

no te la quitas.

 

 

 

Si se ha secao la fuente

 

vete al arroyo que está cerquita,

 

te llevas jabón verde y un detergente

 

que to lo quita.

 

 

 

Hoy he vuelto a comprar

 

y estropajo y jabón verde

 

y aunque ya se que me muerdes

 

yo te tengo que bañar.

 

 

 

Hoy te voy a secar

 

colgaita de una encina,

 

ya veras so tía cochina

 

que limpia vas a quedar.

 

 

 

Por el camino verde,

 

camino verde que va a Logroño,

 

vete quitando el barro

 

que ya te llega cerca del moño.

 

 

 

La fuente la han cortado,

 

las azucenas ya están frititas,

 

por el camino verde,

 

camino verde, que va a Logroño.

 

Camino... Puerta y Mondeño.

 

 

   Parodia

Viva Melilla

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro") y Eloy Herrera

 

Cómo me acuerdo de ti,

 

ay, barquito melillero,

 

cómo me acuerdo de ti.

 

Vine a España sin dinero

 

y "camuflao" en un botiquín

 

con la bata de un barbero.

 

 

 

En "toa" el África del norte

 

no hay un pueblo como "er" mío.

 

Se llama Melilla sólo,

 

no le hace falta "apellío".

 

 

 

Entre pitas y chumberas,

 

carne de borrego y lana,

 

mi pueblo es lo más bonito

 

de "toa" la costa africana.

 

 

 

Ay, cuando la luna clara,

 

ay, brilla en el mundo,

 

brilla en el mundo,

 

brilla en el mundo,

 

son estrellitas rojas,

 

son estrellitas rojas,

 

los higos chumbos,

 

los higos chumbos,

 

que cojemos allí sin guantes

 

uno por uno.

 

 

 

Como tú no existen dos,

 

¡Ay, monte del Gurugú!,

 

como tú no existen dos,

 

tus castillos dos jorobas

 

parecen desde Nador.

 

 

 

De Melilla a Farhana

 

hay cuatro leguas,

 

vente niña mañana

 

con la merienda.

 

Yo pongo el agua,

 

pongo el camello,

 

yo vendré en la joroba

 

y tú en el cuello.

 

 

 

Llevan las olas

 

y hasta tu orilla

 

un letrero que dice:

 

"Viva Melilla".

 

 

   Original

María Isabel

Los Payos

 

La playa estaba desierta,

 

el mar bañaba tu piel,

 

cantando con mi guitarra

 

para ti, María Isabel.

 

 

 

La playa estaba desierta,

 

el mar bañaba tu piel,

 

cantando con mi guitarra

 

para ti, María Isabel.

 

 

 

Coge tu sombrero y póntelo,

 

vamos a la playa, calienta el sol.

 

Coge tu sombrero y póntelo,

 

vamos a la playa, calienta el sol.

 

 

 

Chi ri bi ri bi po po pom pom,

 

chi ri bi ri bi po po pom pom,

 

chi ri bi ri bi po po pom pom,

 

chi ri bi ri bi po po pom pom.

 

 

 

En la arena escribí tu nombre

 

y luego yo lo borré

 

para que nadie pisara

 

tu nombre, María Isabel.

 

 

 

En la arena escribí tu nombre

 

y luego yo lo borré

 

para que nadie pisara

 

tu nombre, María Isabel.

 

 

 

Coge tu sombrero y póntelo,

 

vamos a la playa, calienta el sol.

 

Coge tu sombrero y póntelo,

 

vamos a la playa, calienta el sol.

 

 

 

Chi ri bi ri bi po po pom pom,

 

chi ri bi ri bi po po pom pom,

 

chi ri bi ri bi po po pom pom,

 

chi ri bi ri bi po po pom pom.

 

 

 

La luna fue caminando

 

junta a las olas del mar,

 

tenia celos de tus ojos

 

y tu forma de mirar.

 

 

 

La luna fue caminando

 

junta a las olas del mar,

 

tenia celos de tus ojos

 

y tu forma de mirar.

 

 

 

Coge tu sombrero y póntelo,

 

vamos a la playa, calienta el sol.

 

Coge tu sombrero y póntelo,

 

vamos a la playa, calienta el sol.

 

 

 

Chi ri bi ri bi po po pom pom,

 

chi ri bi ri bi po po pom pom,

 

chi ri bi ri bi po po pom pom,

 

chi ri bi ri bi po po pom pom.

 

Chi ri bi ri bi po po pom pom,

 

chi ri bi ri bi po po pom pom,

 

chi ri bi ri bi po po pom pom,

 

chi ri bi ri bi po po pom pom.

 

Chi ri bi ri bi po po pom pom,

 

chi ri bi ri bi po po pom pom,

 

chi ri bi ri bi po po pom pom,

 

chi ri bi ri bi po po pom pom.

 

 

   Parodia

María Isabel

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Tu casa estaba desierta,

 

el butano empezó a arder,

 

tu madre desde la puerta gritaba:

 

"¡María Isabel!".

 

 

 

Tu padre estaba en la tasca

 

jugando en su subastao

 

y al ver el humo en la casa

 

como un galgo se ha embalao.

 

 

 

Coge cuatro cubos y llénalos

 

vente que en la casa se quema to

 

vente que en la casa se quema to

 

mira que no queda ni el escobón.

 

 

 

Chi ri bi ri bi chivitos tó,

 

mira la cabrí como un carbón

 

chi ri bi ri bi Ramón Ramón

 

chi ri bi ri bi salva el colchón.

 

 

 

En El Caso salió tu nombre

 

por eso yo me enteré

 

que te han quedao tó los pelos

 

chamuscaos, María Isabel.

 

 

 

La casa de los Martini

 

la llave te entregará

 

tú ten cuidao con la llave

 

que otra vez te quemarás.

 

 

 

Llama a los bomberos, tráetelos

 

y no te calientes ni con el sol

 

ya que ni el sombrero se te salvó

 

ponte una visera hecha de cartón.

 

 

 

Chi ri bi ri bi mejor Chinchón

 

de coñac y anís un garrafón

 

chi ri bi te vi en camisón

 

con la pechuguí de un gorrión.

 

 

 

La luna está cavilando

 

que si te mandan pa llá

 

te lleves cuatro bombonas

 

porque allí no existe el gas.

 

 

 

De petróleo treinta latas

 

y de cerillas un tren

 

ya verás tú qué fogata

 

formarás, María Isabel.

 

 

 

Coge tu cohete y ve pa allá

 

porque allí las fallas van a empezar

 

deja aquí a tu padre pa descansar

 

porque allí corridas nunca se dan.

 

 

 

Chi ri bi ri bi papú papú

 

Chi ri bi ri bi papá papá

 

Chi ri bi ri bi pipí pipí

 

Chi ri bi ri bi popó popó

 

Chi ri bi ri bi ojú ojú

 

Chi ri bi ri bi papú pipí

 

Chi ri bi ri bi pipí popó

 

Chi ri bi ri bi popó pipí

 

Chi ri bi ri bi papá papí

 

Chi ri bi ri bi popó popó

 

Chi ri bi ri bi pipí pipí

 

Chi ri bi ri bi popó popó

 

 

   Original

A la lima y al limón

León/Quiroga

 

La vecinita de enfrente no, no,

 

no tiene los ojos grandes.

 

Ni tiene el talle de espiga, no, no,

 

ni son su labios de sangre.

 

 

 

Nadie se acerca a su reja,

 

nadie llama en sus cristales.

 

Que sólo el viento de noche

 

es quien le ronda la calle.

 

 

 

Y los niños cantan

 

a la rueda, rueda.

 

Esta triste copla

 

que el viento le lleva.

 

 

 

A la Lima y al Limón,

 

tu no tienes quien te quiera.

 

A la Lima y al Limón,

 

te vas a quedar soltera.

 

 

 

Que penita y que dolor.

 

Que penita y que dolor,

 

la vecinita de enfrente

 

soltera se quedó.

 

Solterita se quedó.

 

A la Lima y al Limón.

 

 

 

La vecinita de enfrente no, no,

 

nunca pierde la esperanza.

 

Y espera de noche y día, si, si,

 

aquel amor que no pasa.

 

 

 

Se han casado sus amigas,

 

se han casado sus hermanas.

 

Y ella compuesta y sin novio

 

se ha quedado en la ventana.

 

 

 

Y los niños cantan

 

a la rueda, rueda.

 

El mismo estribillo

 

que el viento le lleva.

 

 

 

A la Lima y al Limón,

 

tu no tienes quien te quiera.

 

A la Lima y al Limón,

 

te vas a quedar soltera.

 

 

 

Que penita y que dolor.

 

Que penita y que dolor,

 

la vecinita de enfrente

 

soltera se quedó.

 

Solterita se quedó.

 

A la Lima y al Limón.

 

 

 

La vecinita de enfrente si, si,

 

a los treinta se ha casado,

 

con un señor de cincuenta, si, si,

 

que dicen que es magistrado.

 

 

 

Lo luce por los paseos,

 

lo luce por los teatros.

 

Y va siempre por la calle

 

cogidita de su brazo.

 

 

 

Y con ironía siempre tararea,

 

el mismo estribillo de la rueda, rueda.

 

"A la Lima y al Limón,

 

que ya tengo quien me quiera.

 

 

 

A la Lima y al Limón,

 

que no me quedé soltera.

 

Ya mi pena se acabó.

 

Ya mi pena se acabó,

 

que un hombre llamó a mi puerta

 

y le dí mi corazón,

 

y conmigo se casó.

 

A la Lima y al Limón".

 

 

   Parodia

A la lima y al limón

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

La vecinita de enfrente, no, no,

 

no tiene los ojos grandes,

 

pero tiene dos verrugas, sí, sí,

 

que parecen dos tomates.

 

 

 

Nunca ha pintado su reja,

 

nunca lavó los cristales,

 

y la cabeza la tiene

 

lo mismo que un melón grande.

 

 

 

Y los hombres cantan

 

a la rueda, rueda,

 

ya viene la tonta,

 

sálvese quien pueda.

 

 

 

A la Lima y al Limón,

 

cómo quieres que te quieran

 

si eres una coliflor

 

y además nunca te peinas.

 

 

 

Ay qué miedo y qué terror,

 

ay qué miedo y qué terror,

 

la vecinita de enfrente

 

es más fea que un dolor,

 

y soltera se quedó.

 

A la Lima y al Limón.

 

 

 

La vecinita de enfrente, no, no,

 

nunca pierde la esperanza,

 

y espera de noche y día, sí, sí,

 

si hay algún tonto que caiga.

 

 

 

Se han casado sus amigas,

 

se han casado treinta novias,

 

y ella sigue burra y ciega

 

como el penco de una noria.

 

 

 

Y otros hombres cantan

 

a la rueda, rueda,

 

como no la pelen

 

cualquiera la peina.

 

 

 

So cabeza de melón,

 

cómo quieres que te quieran,

 

no te asomes al balcón

 

porque hay gente forastera.

 

 

 

Qué vergüenza y qué dolor,

 

qué vergüenza y qué dolor,

 

la vecinita de enfrente

 

en su puerta se sentó

 

y la gente se asustó.

 

A la Lima y al Limón.

 

 

 

La vecinita de enfrente, sí, sí,

 

a los treinta se ha casado

 

con un señor de noventa, sí, sí,

 

que está to' desparramado.

 

 

 

Lo luce por los paseos,

 

lo luce por los teatros.

 

Y va siempre por la calle

 

paseándolo en un carro.

 

 

 

Y con ironía siempre tararea

 

el viejo estribillo dándole a la rueda.

 

"Yo no me peino el melón,

 

pero tengo quien me quiera.

 

 

 

A ver si revientan tos,

 

que no me quedé soltera.

 

Ya mi pena se acabó,

 

ya mi pena se acabó,

 

que aunque yo sea burra y ciega,

 

éste ve menos que yo,

 

y al baldao lo heredo yo.

 

A la Lima y al Limón".

 

 

 Original

Mira que eres linda

J. Brito

 

Mira que eres linda

 

que preciosa eres,

 

verdad que no he visto en mi vida

 

muñeca más linda que tú.

 

 

 

Con esos ojazos

 

que parecen soles,

 

con esa mirada

 

siempre enamorada

 

con que miras tú.

 

 

 

Mira que eres linda,

 

que preciosa eres,

 

estando a tu lado

 

verdad que me siento

 

más cerca de Dios.

 

 

 

Porque eres divina,

 

tan linda y primorosa,

 

que solo una rosa

 

caída del cielo

 

fuera como tú.

 

 

 

Mira que eres linda,

 

que preciosa eres,

 

verdad que no he visto en mi vida

 

muñeca más linda que tú.

 

 

 

Con esos ojazos

 

que parecen soles,

 

con esa mirada

 

siempre enamorada

 

con que miras tú.

 

 

 

Mira que eres linda,

 

que preciosa eres,

 

estando a tu lado

 

verdad que me siento

 

más cerca de Dios.

 

 

 

Porque eres divina,

 

tan linda y primorosa,

 

que solo una rosa

 

caída del cielo

 

fuera como tú.

 

 

   Parodia

Mira que eres linda

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Mira que eres bizca

 

que horrorosa eres,

 

verdad que no he visto en mi vida

 

pepona más fea que tú.

 

 

 

Con esos ojazos

 

que parecen coles,

 

con esa mirada

 

siempre atravesada

 

con que miras tú.

 

 

 

Mira que eres lacia,

 

que mandanga tienes,

 

estando a tu lado

 

verdad que se masca

 

el olor a tonel.

 

 

 

Porque eres tan limpia,

 

tan fina y primorosa,

 

que sólo con agua

 

caída del cielo

 

te remojas tú.

 

 

 

Mira que eres burra,

 

que tarugo eres,

 

verdad que no he visto en mi vida

 

una sueca más bestia que tú.

 

 

 

Tienes un sarnazo

 

que ni cuarenta soles,

 

ni el agua salada

 

quita tantas costras

 

como tienes tú.

 

 

 

Mira que eres blanca,

 

que de pecas tienes,

 

te dije en la casa

 

que no te pusieras

 

tanto tiempo al sol.

 

 

 

Que eres un cangrejo,

 

tan rubia y colorada,

 

si quieres ser negra

 

no te des con crema

 

júntate betún.

 

 

 

Original

Somos

Mario Clavell

 

Después que nos besamos

 

con el alma y con la vida

 

te fuiste por la noche

 

de aquella despedida.

 

 

 

Y yo sentí que al irte

 

mi pecho sollozaba,

 

la confidencia triste

 

de nuestro amor así.

 

 

 

Somos un sueño imposible

 

que busca la noche,

 

para olvidarse del mundo,

 

del tiempo y de todo.

 

 

 

Somos en nuestra quimera,

 

doliente y querida,

 

dos hojas que el viento

 

juntó en el otoño.

 

 

 

Somos dos seres en uno

 

que amando se mueren,

 

para guardar en secreto

 

lo mucho que quieren.

 

 

 

Pero que importa la vida

 

con esta separación,

 

somos dos gotas de llanto

 

en una canción.

 

 

 

Somos dos seres en uno

 

que amando se mueren,

 

para guardar en secreto

 

lo mucho que quieren.

 

 

 

Pero que importa la vida

 

con esta separación,

 

somos dos gotas de llanto

 

en una canción.

 

Nada más que eso somos, nada más.

 

 

   Parodia

Somos

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Después que nos besamos

 

como soy corto de vista,

 

se me escapó del coche

 

y se abrazó a un taxista.

 

 

 

Y yo sentí que al irse

 

mi pecho se achicaba,

 

y era que mi cartera

 

no hacía bulto allí.

 

 

 

Somos más tontos que nadie

 

por tener un coche,

 

que nadie paga en el mundo,

 

que hay tiempo de todo.

 

 

 

Somos los que arman quimeras

 

de noche y de día,

 

corriendo a doscientos,

 

partiéndose el moño.

 

 

 

Somos los seres más brutos

 

chocando se mueren,

 

para guardar el secreto

 

de to lo que deben.

 

 

 

Pero qué importa la vida

 

con esta circulación,

 

somos un gato en la llanta

 

de algún camión.

 

 

 

Somos los seres más tunos

 

que pisan la tierra,

 

todos guardamos secreto

 

el impuesto de hacienda.

 

 

 

Pero qué importa la vida

 

con tanta preocupación,

 

si luego viene la gripe

 

y to se acabó.

 

Yo hace un mes que no como, nada más.

 

 

 

   Original

Billetes verdes

González/Jerko/Obiol

 

Billetes, billetes verdes,

 

pero qué bonitos son,

 

esos billetitos verdes

 

siempre dan la salvación.

 

 

 

A todo el mundo, señores,

 

quiero darles mi consejo,

 

si tienen billetes verdes

 

de nada sientan complejo.

 

 

 

Y si quieres ir al fútbol

 

y se agotan las entradas,

 

enseña billetes verdes

 

y tendrás amontonadas.

 

 

 

Billetes, billetes verdes,

 

pero qué bonitos son,

 

esos billetitos verdes

 

siempre dan la salvación.

 

 

 

Si una muchacha te agrada

 

y eres feo y desgarbado,

 

enseña billetes verdes

 

y te vuelves de su agrado.

 

 

 

Y si tu novia te deja

 

porque no quieres casarte,

 

enseña billetes verdes

 

y otra vez vuelve a arrimarse.

 

 

 

Billetes, billetes verdes,

 

pero qué bonitos son,

 

esos billetitos verdes

 

siempre dan la salvación.

 

 

 

Si te cansas de ir andando,

 

en autobús o tranvía,

 

enseña billetes verdes

 

y en coche irás cada día.

 

 

 

Y si tu radio se para

 

y no tienes distracción,

 

enseña billetes verdes

 

y tendrás televisión.

 

 

 

Billetes, billetes verdes,

 

pero qué bonitos son,

 

esos billetitos verdes

 

siempre dan la salvación.

 

 

 

Por no ser un calzonazos,

 

tu suegra ya no te quiere,

 

enseña billetes verdes

 

y suegra para rato tienes.

 

 

 

Porque esos billetes verdes

 

de todo es la solución,

 

si no fueran tan escasos

 

que bien estaría yo.

 

 

 

Billetes, billetes verdes,

 

pero qué bonitos son,

 

esos billetitos verdes

 

siempre dan la salvación,

 

siempre dan la salvación,

 

siempre dan la salvación.

 

 

   Parodia

Billetes verdes

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Billetes, billetes verdes,

 

pero qué equivocación,

 

hay muchos que tienen miles

 

y nunca salen de prisión.

 

 

 

A todo el mundo, señores,

 

quiero darles mi consejo,

 

no enseñen billetes verdes

 

que ahorrar es lo primero.

 

 

 

Y si quieren ir al fútbol

 

y se agotan las entradas,

 

te vas derechito al parque

 

y te paseas con la criada.

 

 

 

Billetes, billetes verdes,

 

pero qué odiosos son,

 

lo enseñas en cualquier sitio

 

y te echan la maldición.

 

 

 

Conocí a un pobre muchacho

 

que era feo y jorobado,

 

enseñó billetes verdes

 

y hoy está hospitalizado.

 

 

 

Pues ha encontrado a una muchacha,

 

que hay miles por ahí,

 

con la tranca de una puerta

 

le reventó la nariz.

 

 

 

Billetes, billetes verdes

 

y es una calamidad,

 

para presumir con ellos

 

nunca tienen que faltar.

 

 

 

Si te cansas de ir andando,

 

en bicicleta o en tranvía,

 

no enseñes billetes verdes

 

que te los quitan enseguía.

 

 

 

Si la radio se te para

 

y no tienes distracción,

 

te vas al bar de la esquina

 

y verás televisión.

 

 

 

Billetes, billetes verdes,

 

pero qué malitos son,

 

por culpa de uno de ellos

 

tuve yo una indigestión.

 

 

 

Para qué quieren nuestras suegras

 

y esos malditos billetes,

 

si siempre tienen las hijas

 

que les dan todo lo que quieren.

 

 

 

Y si un día te levantas

 

y te pones a dar gritos,

 

con tus billetitos verdes

 

serás menos que un mosquito.

 

 

 

Billetes, billetes verdes,

 

esos no valen para nada,

 

y si no sabes llevarlos

 

te llueven las bofetadas,

 

y en la ruina quedarás,

 

y no servirás para nada

 

 

Original

La malagueña

Galindo/Ramírez

 

Que bonitos ojos tienes

 

debajo de esas dos cejas,

 

debajo de esas dos cejas

 

que bonitos ojos tienes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ellos me quieren mirar

 

pero si tú no los dejas,

 

pero si tú no los dejas

 

ni siquiera parpadear.

 

 

 

Malagueña salerosa

 

besar tus labios quisiera

 

besar tus Labios quisiera

 

malagueña salerosa.

 

 

 

Y decirte niña hermosa

 

eres linda y hechicera

 

eres linda y hechicera

 

como el candor de una rosa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con tus ojos me anunciabas

 

que me amabas tiernamente,

 

que me amabas tiernamente

 

con tus ojos me anunciabas.

 

 

 

Ingrata me traicionabas

 

cuando de ti estaba ausente,

 

cuando de ti estaba ausente

 

de mi pasión me burlabas.

 

 

 

Malagueña salerosa

 

besar tus labios quisiera,

 

besar tus Labios quisiera

 

malagueña salerosa.

 

 

 

Y decirte niña hermosa

 

eres linda y hechicera,

 

eres linda y hechicera

 

como el candor de una rosa,

 

como el candor de una rosa.

 

 

   Parodia

La malagueña

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Qué bonitos ojos tengo

 

debajo de mi turbante blanco,

 

por encima de mi barba negra,

 

qué bonitos ojos tengo yo

 

porque mi padre me lo ha puesto

 

a mí cuando yo era más pequeño

 

y a lo alto de la cuna.

 

 

 

Ellos que me quieren, que me miran,

 

pero si tú no lo dejas que se muevan

 

pero si tú no lo dejas ni siquiera

 

que se meneen un poquito.

 

 

 

Malagueña salerosa,

 

besar tus labios yo quiere

 

co co co ro cooooooo...

 

besar tus labios yo quiere,

 

¡Mamá! lagueña salerosa.

 

He decirte niña bueno.

 

Que eres linda y hechicera,

 

eres linda y hechicera,

 

co co co ro cooooooo...

 

como la candor de la rosa,

 

y decirte otra vez niño bueno.

 

 

 

Que eres linda y hechicera,

 

co co co rocooooooo...

 

co co co co co co

 

co co co co co co

 

po po po po po po po po po pokí

 

deeee... una rosa.

 

 

   Original

No tengo edad

Panzeri/Nisa

 

No tengo edad,

 

no tengo edad, para amarte

 

y no está bien

 

que salgamos solos los dos.

 

 

 

No sé que más,

 

no sé que más puedo decirte,

 

tú sabes ya

 

muchas más cosas que yo.

 

 

 

Deja que viva,

 

este amor tan romántico

 

deja que llegue el día soñado

 

más ahora no.

 

 

 

No tengo edad,

 

no tengo edad, para amarte

 

y no está bien

 

que salgamos solos los dos.

 

 

 

Tal vez querrás,

 

tal vez querrás esperarte

 

que sea mayor

 

y pueda darte mi amor.

 

 

 

Deja que viva,

 

este amor tan romántico

 

deja que llegue

 

el día soñado

 

más ahora no.

 

 

 

No tengo edad,

 

no tengo edad, para amarte

 

y no está bien

 

que salgamos solos los dos.

 

 

 

Tal vez querrás,

 

tal vez querrás esperarte

 

que sea mayor

 

y pueda darte mi amor

 

 

   Parodia

No tengo edad

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Ya tengo edad,

 

pero no quiero casarme

 

con un jornal

 

poco podremos hacer tú y yo.

 

 

 

Luego vendrá,

 

luego vendrá la cigüeña,

 

que nos traerá

 

seguramente un cabezón.

 

 

 

"¡Ah, sí!"

 

Me dirás:

 

"¿dónde está mi mamá?

 

Dime Juan, dímelo,

 

dónde está".

 

 

 

 

 

 

 

Pues sí corazón,

 

sé dónde está.

 

Con la piedra que le até

 

yo no creo que salga más.

 

"¿Ah, sí?"

 

¡SÍ!

 

 

 

Deja que viva

 

y cuando esté ya reumático

 

tal vez te pida

 

que seas tú mi mujer,

 

más ahora no.

 

 

 

No tengo edad

 

y si la tengo me aguanto,

 

que tu papá

 

bien aguantó con tu mamá.

 

 

 

Tal vez querrás,

 

tal vez querrás esperarme

 

y si no quieres

 

no me esperes, que es igual.

 

 

"¿Ah, sí?"

 

 

 

 

Pues sí corazón

 

que me da igual,

 

porque tienes la jeró

 

como una liebre mojada.

 

 

 

Tu mamá

 

me quería enganchar,

 

pero yo la calé

 

a tu mamá.

 

 

   Original

Di papá

Panzeri/Nisa

 

Lalala lalala lalala.

 

Lalala lalala lalala.

 

 

 

 

 

 

 

 

Di papá

 

dónde está el buen Dios,

 

dímelo, dímelo, di papá.

 

 

 

 

 Di papá

 

dónde está

 

el buen Dios,

 

dímelo, dímelo,

 

di papá.

 

 

 

 

 

 

 

Pues sí corazón,

 

sé donde está

 

puede estar en ti y en mí

 

Él está en cualquier lugar.

 

 

 

Pues sí corazón, yo sí lo vi

 

en el monte y en el mar

 

y en la rosa de tu jardín

 

¡Ah sí!

 

 

 

Di papá,

 

yo podré ver a Dios,

 

dímelo, dímelo, di papá.

 

Di papa, yo podré ver a Dios,

 

dímelo, dímelo, di papá

 

 

 

Pues sí corazón, si lo verás,

 

cuando adores a mamá

 

y obedezca a papá

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pues sí corazón,

 

sí lo veras

 

cuando aprendas a rezar

 

y lo llames con ansiedad.

 

Ah sí..

 

Oh papá,

 

hoy por fin conocí

 

al buen Dios

 

 que me hará tan feliz.

 

 

 

Es verdad corazón,

 

sin pensar te enseñé

 

donde está la verdad,

 

La verdad.

 

 

 

Lalala lalala lalala

 

Lalala lalala lalala.