Emilio el moro
Emilio el moro
Emilio el moro

   Original

Picadita de viruela

Quintero/León/Quiroga

 

Se llamaba Dolorcitas

 y era talmente una flor,

 pero nadie a la mocita

 le dijo cosas de amor.

 

 Sevilla madrugadora

 la ve en encierro coser,

 desde el filo de la aurora

 al morado atardecer.

 

 Y a través del encaje

 de los visillos,

 esta copla la llega

 como un cuchillo.

 

 Picadita, picadita,

 picadita de viruela,

 con la cara morenita

 del color de la pajuela.

 

  Nadie le dice bonita

 nadie de amor la camela,

 como un lirio se marchita

 sentadita en su cancela.

 

 Y el aquel de su penita

 por Sevilla corre y vuela:

 no se casa esta mocita

 porque tiene la carita

 picadita de viruela.

 

 Oculta en la celosía

 Dolores lo vio llegar

 le dijo: "sentrañas mías...

quisiera contigo hablar".

 

 Y hablaron hasta de amores

 más siempre al anochecer,

 pensando siempre Dolores

 ¡Ay, Dios mío! si me ve.

 

 Y una noche que hablando

 salió la luna,

 se cayeron las torres

 de su fortuna.

 

 Picadita, picadita,

 picadita de viruela,

 que dolor de Dolorcitas,

 si un amor no la consuela.

 

 Uno la dijo: ¡bonita!

 por él la niña se cuela

 y al verla señaladita

no ha vuelto por la plazuela.

 

 Y el aquel de su penita

 por Sevilla corre y vuela:

 no se casa esta mocita

 porque tiene la carita

 picadita de viruela.

 

Un hombre pasó una tarde

cantando coplas de amor,

la niña cerró cobarde

los vidrios del mirador.

Y el mozo que la cantara

volvió otra vez a pasar:

los hoyitos de esa cara

yo los tengo que besar.

Y a través del encaje

de los visillos

derechito a la niña

fue el estribillo.

Picadita, picadita,

picadita de viruela,

con la cara más bonita

que la flor de la canela.

 

 

No le vuelvas la carita,

mi bien, a quien te camela

y escucha dos palabritas

sentadita en tu cancela.

Y verás que a la miguita

por Sevilla corre y vuela:

que se casa una mocita

aunque tiene la carita

picadita de viruela.

 

Se ha casado Dolorcitas

y al año, ¡vaya canela!

nació la flor más bonita

de toda la callejuela.

Y Sevilla a la miguita

puso fin a la novela:

Ha nacido una rosita

de una madre picadita,

picadita de viruela.

 

 

  Parodia

Lucecita la tontuela

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

La llaman Lucecita

 y era en la radio un clamor,

 pero nadie a la mocita

 su niño reconoció.

 

 Ni suenan las lavadoras

 ni hay quien se ponga a coser.

 En cuanto llega la hora

 solo hay llanto a "to" meter.

 

 Y se limpian los ojos

 con los visillos

 y hay quien de lagrimones

 llena un lebrillo.

 

 Lucecita, Lucecita,

 Lucecita, picaruela,

 con su cara de tontita

 vende un millón de novelas.

 

 Ella está de criadita

 y al señorito camela.

 Don Enrique la trae frita

 del corral a la cancela.

 

 Pero esta criadita,

 por Gustavo corre y vuela,

 que está loca la mocita

 porque tiene Lucecita

 más calor que una caldera.

 

 Oculta detrás de un olivo

 la niña lo vio llegar,

 le dijo "sentrañas mías..."

 y ahora está en maternidad.

 

 Y hablando de sus amores

 le daba el amanecer

 y pensaba Lucecita:

 "¡Ay Dios mío, si me ven!"

 

 Y ahora andando,

 que andando bajo la luna,

 se le caen lagrimones

 como aceitunas.

 

 Lucecita, Lucecita,

 Lucecita la tontuela

 que tienes a media España

 sin fregar ni una cazuela.

 

 En cuanto suenan las cuatro

 por "toas" las casas te cuelas

 y aunque lleguen los ladrones

 las mujeres no se enteran.

 

 Por el bosque corre y vuela,

 sube y baja la mocita...

 y ya está la Lucecita

 y ya está la Lucecita

 como Pérez de Tudela!

 ¡Lucecitaaaaa!... ¡Lucecitaaaa!...

 

 

   Original

Pobrecito mi patrón

Facundo Cabral

 

El diablo fue al mar,

 a escribir la historia del mundo,

 pero no había agua,

 Dios la había bebido.

 

 

 

 

 Juan Comodoro buscando agua

 encontró petróleo,

 pero se murió de sed.

 

 Yo no se quien va mas lejos,

 la montaña o el cangrejo...

 Pobrecito mi patrón

 piensa que el pobre soy yo.

 

 Quien sabe si el apoyarse,

 es mejor que el deslizarse...

 Pobrecito mi patrón

 piensa que el pobre soy yo.

 

 Mas que el oro es la pobreza,

 lo mas caro en la existencia...

 Pobrecito mi patrón

 piensa que el pobre soy yo.

 

 Solamente lo barato,

 se compra con el dinero...

 Pobrecito mi patrón

 piensa que el pobre soy yo.

 

 Lo importante no es el precio

 sino el valor de las cosas...

 Pobrecito mi patrón

 piensa que el pobre soy yo.

 

 Dominar es su manera

 y así nadie se libera...

 Pobrecito mi patrón

 piensa que el pobre soy yo.

 

 Que me importa ganar diez,

 si se contar hasta seis...

 Pobrecito mi patrón

 piensa que el pobre soy yo.

 Larará... larará... larará...

 

 

 Parodia

Pobrecito mi patrón

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Nene, nene... mi papá, mi papá se ha

 disgustao porque trabaja en televisión[.]

 Un español fue a televisión

 para presentar un programa,

 pero no había sitio,

 por eso mi papá está enfadao,

 se lo habían dao a un argentino.

 

 Los moros buscando agua

 encontraron petróleo,

 por eso se alumbran con un quinqué.

 

  Yo me comí en Marmolejos

 cuatro kilos de cangrejo...

 Pobrecito mi patrón,

 que sólo come jamón.

 

 Quién sabe si el apoyarse

 es mejor pa no matarse...

 Pobrecito mi patrón,

 piensa comprarse un bastón.

 

 Más que el gorro es la cabeza,

 lo más caro en la langosta...

 Pobrecito mi patrón,

 que se baña en Benidorm.

 

 Solamente lo barato

 es no comprarse zapatos...

 Pobrecito mi patrón,

 que los gasta de charol.

 

 Dominar es la manera,

 aunque sea con el seis doble.

 Pobrecito mi patrón,

 que mal juega al dominó.

 

 Lo importante no es el preso,

 sino el guardia que lo encierra.

 Pobrecito mi patrón,

 piensa que el preso soy yo.

 

 ¿Qué me importa ganar treinta

 si mi patrón no revienta?

 Pobrecito mi patrón

 dicen que ya reventó.

 Larará... larará... larará...

 Larará la la larala...

 

  Original

Maruja limón

León/Quintero/Quiroga

 

Era una rosa morena

 con los labios de coral,

 y un hombre al verla con pena

 cantaba y cantaba por la madrugá.

 

 Qué te pasa a ti en los clisos,

 Maruja Limón,

 que se te han puesto pajizos

 Maruja Limón.

 

 Al saber de tu ceguera

 comenta Graná:

 -¡Amarilla y con ojeras,

 que pena me da!.

 

 Ya te he dicho muchas veces

 Maruja Limón,

 que ese hombre me parece

 palomo ladrón.

 

 Como no pongas cerrojo

 en tu corazón,

 ahora son fuentes tus ojos,

 Maruja Limón, Maruja Limón,

 Maruja Limón, Maruja Limón.

 

 Tiene brillantes por ciento

 y esmeraldas un sin fin,

 pero por mor de ese cuento

 los hombres le cantan por el Albaicín.

 

 Donde fueron tus cantares,

 Maruja Limón,

 y tu blusa de lunares,

 Maruja Limón.

 

 Ahora gastas terciopelo

 en vez de percal,

 y no llevas en el pelo

 ramitos de azahar.

 

 No me hiciste lindo caso

 Maruja Limón,

 y ahora vas pasito a paso

 a tu perdición.

 

 Por no haber puesto cerrojo

 en tu corazón,

 ahora son fuentes tus ojos,

 Maruja Limón, Maruja Limón,

 Maruja Limón, Maruja Limón.

 

 No me hiciste lindo caso,

 Maruja Limón,

 y ahora vas pasito a paso

 a tu perdición.

 

 Por no haber puesto cerrojos

 en tu corazón

 ahora son fuentes tus ojos,

 Maruja Limón, Maruja Limón,

 Maruja Limón, Maruja Limón.

 Maruja Limón, Maruja Limón.

 Maruja Limón, Maruja Limón.

 Maruja Limón, Maruja Limón.

 Maruja Limón, Maruja Limón.

 

   Parodia

Maruja limón

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Eres como una ballena

 con la boca toa doblá,

 que al que le pegue un modisco

 le arranca un menisco y to lo demás.

 

 Ay, que te pasa a ti en los rizos,

 Maruja Melón,

 que parecen dos antenas

 de televisión.

 

 Al saber de tu ceguera

 me empiezo a explicar,

 que tropieces con la estera

 que está en el portal.

 

 Ya te he dicho, muchas veces

 Maruja Melón,

 que las piedras de la calle

 no son de algodón.

 

 Como no has puesto cerrojo

 en la puerta del balcón,

 te has caío encima de un cojo,

 Maruja Melón, Maruja Melón,

 Maruja Melón, Maruja Melón.

 

  Tienes las chinches por ciento

 y de pulgas un sin fin,

 y por mor de los insectos

 no va ni un turista por el Albaicín.

 

 Ya se fueron tus enaguas,

 Maruja Melón,

 y tu blusa de lunares,

 a la desinfección.

 

 Ahora gastaste el dinero

 en escama y Zotal,

 y colócate en el pelo

 una manta lía.

 

 No me hiciste lindo caso

 Maruja Melón,

 y te has roto el espinazo

 contra un camión.

 

 Por no haber puesto cerrojos

 en la puerta de tu habitación,

 te ha puesto denuncia el cojo,

 y estás en prisión, Maruja Melón,

 Maruja Melón,Maruja Melón.

 

 

   Original

Amigo conductor

Espinoza/Campuzano

 

A todos los conductores

 mi voz sirva de compañía,

 al ritmo de los motores

 por vuestras rutas de España.

 

 Y le pido a San Cristóbal

 vuestro patrón tan divino,

 que con sus manos os guíe

 salvos a vuestros destinos.

 

 Precaución, amigo conductor

 la senda es peligrosa

 y te espera tu madre o esposa

 para darte su abrazo de amor.

 

 Precaución, amigo conductor,

 tu enemigo es la velocidad.

 Acuérdate de tus niños

 que te dicen con cariño:

 "No corras mucho papá".

 

 Pulso firme en el volante,

 al peligro desafía.

 Su lema: siempre adelante

 sin descanso noche y día.

 

 Pero al fin de la jornada

 te esperan con alegría

 Y te llenarás de orgullo

 al decir: "misión cumplida".

 

 Precaución, amigo conductor.

 La senda es peligrosa

 y te espera tu madre o esposa

 para darte su abrazo de amor.

 

 Precaución, amigo conductor,

 tu enemigo es la velocidad.

 Acuérdate de tus niños

 que te dicen con cariño:

 No corras mucho papá.

 

 Homenaje, a mi amigo conductor.

 Es mi cante un homenaje.

 Le deseo de corazón

 buena suerte y buen viaje

 y vaya en gracia de Dios.

 

   Parodia

Amigo conductor

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

A todos los conductores

 mi voz sirva de acompaña,

 cuando vayan dando saltos

 por  tó los baches de España.

 

 Y le digo al tío Cristóbal

 que no se acuerde del vino,

 que Perico el otro día

 se cargó treinta cochinos.

 

 Conductor, ten mucha precaución

 la rubia es peligrosa

 y te espera tu suegra y tu esposa

 pá que pagues el televisor.

 

 Conductor, ten mucha precaución,

 tu enemigo lo llevas detrás.

 Te piden paso tres niños

 con uno de seis cilindros

 que lo acaban de robar.

 

 Si te pasa algún tunante

 que el peligro desafía,

 le tiras los alicates

 y le partes la encía.

 

  Y si es larga la jornada

 nunca salgas de "estampía",

 porque llegas a tu casa

 con "toás" las bielas fundías.

 

 Precaución y amigo conductor

 por allí viene un novato,

 se ha "cargao" una burra y tres gatos

 y las lleva enganchá en el capó.

 

 Conductor ten mucha precaución

 los del sábado vienen "pacá".

 acuérdate de tus niños

 y cómprale unos pestiños

 al pasar por Alcalá.

 

 Mi parodia, mi amigo conductor

 le dedico mi parodia.

 Si nos damos el morrón

 nos veremos en la gloria

 todos envueltos en algodón.

 

   Original

Romance de valentía

(Quintero/León/Quiroga

 

Era mu poco en la vía

 tan poco que nada era,

 por no tener no tenía

 ni mare que lo quisiera.

 

 Era un triste aficionao

 que buscaba la ocasión,

 de dejar en un cerrao

 frente a un toro el corazón.

 

 Romance de valentía

 escrito con luna blanca

 y gracia de Andalucía

 en campos de Salamanca.

 

 Embiste toro bonito,

 embiste por cariá,

 morirme me importa un pito,

 pues nadie me iba a llora.

 

 Aquí no hay plaza ni nombre

 ni traje tabaco y oro,

 aquí hay un niño muy hombre

 que esta delante de un toro.

 

 En matarme no repares

 te concedo hasta el perdón,

 y como no tengo mare,

 la Macarena me ampare

 si me cuelgas de un pitón.

 

 Todas las noches saltaba

 sin miedo la talanquera

 y a cara y cruz se jugaba

 al toro la vía entera.

 

 Quizá fuera colorao

 el bure que lo embistió

 y mordiendo su costao

 malherido lo dejo.

 

 Romance de valentía

 teñio con luna blanca

 y sangre de Andalucía

 en campos de Salamanca.

 

 Adiós, plaza de Sevilla

 ya nunca me habrás de ver,

 pisar tu arena amarilla

 con tanto que lo soñé,

 

 Adiós capote de sea

 que fuiste mi compañero,

 morir en esta pelea

 es cosa de buen torero.

 

 Ya vestío de alamares

 no ha de verme la afición

 y como no tengo mare,

 la Macarena me ampare

 y me de su bendición.

 

 Y allí quedo entre al fiera,

 ninguno la vio cae,

 nadie rezó tan siquiera

 ni un Padre Nuestro por el.

 

 Por el ninguna serrana

 lloro de luto vestía,

 por el ninguna campana

 doblo amaneciendo el día.

 

 Pero en cambio entre azucena

 y entre velas enrisá,

 en San Gil, la Macarena,

 ay, si que lloraba de pena

 por la muerte der chaval.

 

   Parodia

Romance de valentía

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Era mu poco en la vía

 tan poco que nada era,

 por no tener no tenía

 ni vergüenza en la cartera.

 

 Era un triste aficionao

 que buscaba la ocasión,

 de tragarse de un bocao

 más de medio salchichón.

 

 Y echándole valentía

 se fue pa una vaca blanca,

 que estaba recién paría

 en campos de Salamanca.

 

 No embistas vaca bonita,

 no embistas por cariá,

 yo sólo quiero ordeñarte

 que nadie lo va a notar.

 

 Aquí no hay plaza ni nombre

 ni traje tabaco y oro,

 aquí hay un tío con más hambre

 que los pavos de Bartolo.

 

 En pisarme no repares

 te concedo hasta el perdón,

 dame leche por tu pare

 porque ya no tengo mare

ni quien me dé Pelargón.

 

 Todas las noches saltaba

 sin miedo la talanquera

 y en el corral no dejaba

 ni un pollo pa Nochebuena.

 

 Quizá fuera colorao

 el tomate que cogió

 y mordiéndole un costao

 ni una pipa le dejó.

 

 Pero le salió Matías

 que vino con una tranca

 y el niño de Andalucía

 quedó tieso en Salamanca.

 

 Adiós plaza de Sevilla

 ya nunca me habrás de ver,

 tengo partías seis costillas

 la tibia y el peroné.

 

 Adiós capote de hule

 que fuiste mi compañero

 morir en esta pelea

 es cosa de buen ratero.

 

 Ya vestío de alamares

 no ha de verme la afición

 y como este tío no pare

 por la gloria de mi mare

 que se acaba la función.

 

 Allí quedó entre las matas,

 ninguno lo vio caer,

 nadie rezó tan siquiera

 ni una homalía por él.

 

 Por él ninguna serrana

 lloró de luto vestía

 y se quedó en Salamanca

 con las costillas partías.

 

 Pero en cambio en Trebujena

 no lo paran de buscar,

 porque tiene seis condenas

 y hay que aplicarle otra pena

 por el robo de un collar.

 

   Original

Esa mujercita

M. Alejandro

 

Esa mujercita que ves

 con el pelo blanco,

 esa mujercita que ves

 vestida de negro.

 

 Esa es la mujer

 que más quiero y más quiero,

 porque yo una vez

 fui dolor de su carne.

 

 Esa es la mujer

 que más quiero y más quiero,

 porque yo una vez

 fui dolor de su carne.

 

 Esa mujercita

 que ves con los ojos tristes,

 esa mujercita que ves

 con los labios secos.

 

 Esa es la mujer

 que más quiero y más quiero,

 porque yo he vivido

 mezclado en su sangre.

 

 Esa es la mujer

 que más quiero y más quiero,

 porque yo he vivido

 mezclado en su sangre.

 

 Ella me invitó

 a beber de su cuerpo,

 ella me enseño

 la primera palabra.

 

 Ella me ayudó

 a caminar por el suelo,

 y a que fuera

 feliz en mi infancia.

 

 Y me regaló

 el primer tren de nácar,

 y me protegía

 del hambre y del frío.

 

 Y me dibujaba

 castillos y hadas,

 y árboles muy grandes

 al lado de un río.

 

 Esa mujercita que ves

 con el pelo blanco,

 esa mujercita que ves

 vestida de negro.

 

 Esa es la mujer

 que más quiero y más quiero,

 porque yo una vez

 fui dolor de su carne.

 

 Esa es la mujer

 que más quiero y más quiero,

 porque yo una vez

 fui dolor de su carne.

 

 Esa mujercita que ves

 con los ojos tristes,

 esa mujercita que ves

 con los labios secos.

 

 Esa es la mujer

 que más quiero y más quiero,

 porque yo he vivido

 mezclado en su sangre.

 

 Esa es la mujer

 que más quiero y más quiero,

 porque yo he vivido

 mezclado en su sangre.

 

 Me enseñó a rezar

 con palabras sencillas,

 me indicó el camino

 que lleva a la Gloria.

 

 Y lo malo y bueno

 que existe en la vida,

 para que jamás

 me apresara la sombra.

 

 Me enseñó a pensar

 con los pies en la tierra,

 me explicó el por qué

 del amor y la ira.

 

 Y por qué en el cielo

 se ven las estrellas,

 y por qué en la tierra

 los hombres se envidian.

 

 Esa mujercita que ves

 con el pelo blanco,

 esa mujercita que ves

 vestida de negro.

 

 Esa es la mujer

 que más quiero y más quiero,

 porque yo una vez

 fui dolor de su carne.

 

 Esa es la mujer

 que más quiero y más quiero,

 porque yo he vivido

 mezclado en su sangre.

 

 

   Parodia

Esa mujercita

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Esa mujerona que ves

con el bolso blanco,

 esa mujerona que ves

 con zapatos negros.

 

 Esa es la mujer

 que no quiero y no quiero,

 porque ya una vez

me arañó toas mis carnes.

 

 Esa es la mujer

 que me dijo: "Te quiero",

 cuando la lagarta

 quería pescarme.

 

 Esa tía tan grande

 que ves con los ojos bizcos,

 esa mastodonte que ves

 con los pelos tiesos.

 

 Esa es la mujer

 que me tiene sin sueño,

 porque es la pantera

 feroz de su madre.

 

 Esa es la mujer

 que yo miro y me muero,

 porque ya a mi suegro

 dejó pa el arrastre.

 

 Ella se invitó

 a vivir de mi sueldo,

 ella me gritó

 la primera palabra.

 

 Ella me enseñó

 a que fregara los suelos,

 y a que me fuera

 a ordeñar la cabra.

 

 Ella me dejó

 dos cucharas de lata,

 me quitó mi manta

 y pasé mucho frío.

 

 Y me dibujó

 en las costillas dos tablas,

 pa que le lavara

 la ropa en el río.

 

 Este pobrecito que ves

 con el pelo blanco,

 este pobrecito que ves

 con los ojos tristes.

 

 Es el infeliz

 que le dijo: "Sí, quiero",

 cuando lo llevaron

 atao pa casarse.

 

 Ese es el imbécil

 que duerme en el suelo,

 porque ni en la cama

 lo dejan echarse.

 

 Esa tía petarda que ves

 con los ojos blancos,

 esa tía tan fea que ves

 con los dientes negros.

 

 Esa es la mujer

 que yo quiero y yo quiero,

ver como se cuelga

 de un árbol muy grande.

 

 Esa es la mujer

 que yo quiero y yo quiero,

 verla en un cohete

 que llegue hasta Marte.

 

 Ella me estrelló

 en la cabeza una silla,

 me llevó corriendo

 hasta cerca de Soria.

 

 No creo que una galga

 corriera en su vida,

 lo que aquella fiera

 detrás de mi sombra.

 

 Me enseñó a correr

 sin los pies en la tierra,

 me enseñó los dientes

 con gesto de ira.

 

 Y por qué de día

 se ven las estrellas,

 si con una piedra

 en el coco te endiñan.

 

 Esa mujercita que ves

 junto a Pozoblanco,

 esa mujercita que busca

de pueblo en pueblo.

 

 Esa es la mujer

 que me sigue y me sigue,

 porque lo que quiere

 es cortarme el pescuezo.

 

 Esa es la mujer

 que me sigue y me sigue,

 porque lo que quiere

 es cortarme el pescuezo.

 Larala, lalala, lalala.....

 

 Original

Soledad

Emilio José

 

Soledad, es tan tierna como la amapola,

 

que vivió siempre en el trigo sola

 

sin necesitar a nadie,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Soledad, es criatura primorosa

 

que no sabe que es hermosa,

 

ni sabe de amor ni engaños,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Soledad, vive como otra cualquiera

 

en la aldea donde naciera,

 

lava, cose, llora y ríe,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Pero yo la quiero así distinta

 

porque es sincera,

 

es natural como

 

el agua que llega,

 

corriendo alegre desde el manantial.

 

 

 

Pero yo la quiero así distinta

 

porque es sincera,

 

es natural como el agua que llega

 

corriendo alegre desde el manantial.

 

No sabiendo ni a donde va,

 

que feliz vive mi Soledad.

 

 

 

Soledad, es tan bella como una paloma,

 

y tan clara como el sol que asoma

 

por entre los matorrales,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Soledad, es criatura primorosa

 

que no sabe que es hermosa,

 

ni sabe de amor ni engaños,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Soledad, vive como otra cualquiera

 

en la aldea donde naciera,

 

lava, cose, llora y ríe,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Pero yo la quiero así distinta

 

porque es sincera,

 

es natural como el agua que llega

 

corriendo alegre desde el manantial.

 

 

 

Pero yo la quiero así distinta

 

porque es sincera,

 

es natural como el agua que llega,

 

corriendo alegre desde el manantial.

 

No sabiendo ni a donde va,

 

que feliz vive mi Soledad.

 

 

   Parodia

Soledad

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Soledad, es tan dura como la escarola,

 

que vivió siempre en la huerta sola

 

porque no la aguanta nadie,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Soledad, no es criatura, es otra cosa

 

más que fea es horrorosa,

 

y no se peina todo el año,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Soledad, como otra mula cualquiera

 

de la aldea donde naciera,

 

rebuzna cuando se ríe,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Pero yo la quiero así con pinta de gata

 

porque es fiera,

 

que amarga igual

 

que el agua que nos llega,

 

oliendo a cloro desde el manantial.

 

 

 

Pero yo la quiero así distinta

 

como su abuela,

 

la pobre está, porque no tiene muelas,

 

comiendo gachas desde Navidad.

 

No sabiendo ni a donde va,

 

se pierde siempre mi Soledad.

 

 

 

Soledad, es arisca como una paloma,

 

y es un rano cuando ella se asoma

 

por entre los matorrales,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Soledad, es más bruta que otra cosa

 

y por ser tan escochambrosa,

 

no sabe lo que es un baño,

 

¡Ay, que Soledad!

 

 

 

Soledad, vive como otra cualquiera

 

y desde el día en que naciera,

 

ni se lava, ni se ríe,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Pero yo la quiero así distinta

 

porque es sincera,

 

es natural como el hippy que llega

 

oliendo a mono desde Portugal.

 

 

 

Pero yo la quiero así distinta

 

porque es sincera,

 

es natural como el hippy que llega,

 

oliendo a mono desde Portugal.

 

No sabiendo ni a dónde va,

 

yo nunca veo a mi Soledad.

 

 

 Original

Un canto a Galicia

Julio Iglesias

 

Eu queroche tanto,

 

e ainda non o sabes...

 

Eu queroche tanto

 

terra do meu pai.

 

 

 

Quero as tuas ribeiras

 

que me fan lembrare,

 

os teus ollos tristes...

 

que me fan chorare.

 

 

 

Un canto a Galicia, hey

 

terra do meu pai.

 

Un canto a Galicia, hey

 

miña terra nai.

 

 

 

Teño morriña, hey

 

teño saudade,

 

porque estou lonxe

 

de eses teus lares.

 

 

 

Eu queroche tanto,

 

e ainda non o sabes...

 

Eu queroche tanto,

 

terra do meu pai.

 

 

 

Quero as tuas ribeiras

 

que me fan lembrare,

 

os teus ollos tristes

 

que me fan chorare.

 

 

 

Un canto a Galicia, hey

 

terra do meu pai.

 

Un canto a Galicia, hey

 

miña terra nai.

 

 

 

Teño morriña, hey

 

teño saudade,

 

porque estou lonxe

 

de eses teus lares.

 

 

 

Teño morriña,

 

teño saudade,

 

porque estou lonxe

 

de eses teus lares...

 

De eses teus lares...

 

De esos teus lares...

 

¡Teño morriña!

 

¡Teño saudade!

 

Un canto a Galicia, hey

 

terra do meu pai.

 

Un canto a Galicia, hey

 

miña terra nai.

 

Teño morriña, hey,

 

teño saudade,

 

porque estou lonxe

 

de eses teus lares.

 

Un canto a Galicia, hey

 

terra do meu pai.

 

Un canto a Galicia, hey

 

miña terra nai.

 

Teño morriña, hey

 

teño saudade,

 

porque estou lonxe

 

de eses teus lares.

 

Teño morriña, hey,

 

teño saudade,

 

porque estou lonxe

 

de eses teus lares.

 

Teño morriña, hey

 

teño saudade,

 

porque estou lonxe

 

de eses teus lares.

 

 

   Parodia

Un canto a Galicia

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Eu queroche tonta,

 

e ainda non o sabes...

 

Pero eu non quero

 

vivir con teu pae.

 

 

 

Quero os tuos Ribeiros

 

para emborracharme,

 

os teus potes llenos...

 

de tocino y carne.

 

 

 

Para una galaxia, hey

 

mandaré a teu pae,

 

y yo aquí en Galicia, hey

 

viviendo a lo grande.

 

 

 

Teño morriña, hey

 

teño saudade,

 

por tener pronto ohh

 

de esos tus reales.

 

 

 

Teño terriña,

 

teño dos trajes

 

y ya están louxo

 

teu pae y teu mae.

 

 

 

Tráeme morcilla,

 

tráeme dos panes,

 

que aquí está el amo

 

de esos teus lares.

 

 

 

Teño terriña,

 

teño dos trajes,

 

y ya están louxo

 

teu pae y teu mae.

 

 

 

Tráeme morcilla,

 

tráeme dos panes,

 

que aquí está el amo

 

de esos teus lares.

 

 

 

Para una galaxia, hey

 

mandaré a teu pae,

 

y yo aquí en Galicia, hey

 

viviendo a lo grande.

 

 

 

Para una galaxia, hey

 

mandaré a teu pae,

 

y yo aquí en Galicia, hey

 

viviendo a lo grande.

 

 

 

 

 

 

 

Teño morriña,

 

teño saudades,

 

por tener pronto,

 

desos tus reales.

 

 

 

Teño terriña,

 

teño dos trajes

 

y ya están louxo

 

teu pae y teu mae.

 

 

 

Tráeme morcilla,

 

tráeme dos panes,

 

que aquí está el amo

 

de esos teus lares.

 

 

 

De esos teus lares,

 

de esos teus lares,

 

que aquí está el amo

 

de esos teus lares.

 

 

   Original

Yo no soy esa

Mari Trini

 

Yo no soy esa que tu te imaginas,

 

una señorita tranquila y sencilla,

 

que un día abandonas y siempre perdona

 

Esa niña si.. no.. esa no soy yo.

 

 

 

Yo no soy esa que tu te creías,

 

la paloma blanca que te baila al agua,

 

que ríe por nada, diciendo si a todo.

 

Esa niña si.. no.. esa no soy yo.

 

 

 

No podrás presumir jamas

 

de haber jugado,

 

con la verdad, con el amor

 

de los demás.

 

 

 

Si en verdad me quieres,

 

yo ya no soy esa

 

que se acobarda frente a una borrasca,

 

luchando entre olas

 

 encuentra la playa.

 

Esa niña si.. no.. esa no soy yo.

 

 

 

Pero si buscas tan solo aventuras

 

amigo, pon guardia a toda tu casa

 

yo no soy esa  que pierde esperanzas,

 

piénsalo ya ¡No!

 

 

 

Yo no soy esa que tu te imaginas

 

una señorita

 

tranquila y sencilla.

 

Que un día abandonas

 

y siempre perdona.

 

Esa niña si.. no.. esa no soy

 

si.. no.. esa no soy yo.

 

 

   Parodia

Yo no soy esa

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Yo no soy ese que tu te imaginas,

 

yo soy un morito tranquilo y tontuno,

 

que vende relojes y pinchos morunos.

 

Ese moro si.. no.. ese sí soy yo.

 

 

 

Yo no soy ese que tú te creías,

 

aquel Juan Palomo que robó tu enagua,

 

y escondió la liga bajo la chilaba.

 

Ese moro si.. no.. ese no soy yo.

 

 

 

No podrás tú decir jamás

 

que yo he robao,

 

pues por Alá que te daré

 

dos puñalás.

 

 

 

Si buscas un ligue,

 

yo ya no soy ese

 

que se acobarda frente a una borracha,

 

te amarro a una soga

 

y te ahorco en la playa.

 

Ese moro si.. no.. ese sí soy yo.

 

 

 

Pero si buscas tan sólo aventuras

 

busca dos bomberos, que quemo tu casa

 

y yo no soy ese que irá por el agua,

 

piénsalo ya ¡No!

 

 

 

Yo no soy ese que tú te imaginas.

 

yo estar aún machote,

 

yo no estar gallina.

 

Y si me abandonas

 

te dejo pelona.

 

Ese moro si.. no.. ese sí soy yo.

 

Ese moro si.. no.. ese sí soy yo.

 

Ese moro si, ¡digo no!...

 

¡Digo si!, ¡Digo no!

 

¿Pero quién soy yo?.

 

 

  Original

Campanera

Naranjo/Murillo/Monreal

 

¿Por qué has pintado en tus ojeras,

 

la flor del lirio real?

 

¿Por qué te has puesto de seda?

 

¡Ay! Campanera, ¿por qué será?.

 

 

 

Mira que to el que no sabe,

 

cual es la llave de la verdad,

 

dicen, que no eres buena,

 

y a la azucena te pudieras comparar.

 

 

 

Dile que pare esa noria...

 

que va rodando pregonando

 

lo que quiere.

 

Que por saberla tu historia,

 

le están buscando

 

y cuando del que hiere.

 

 

 

¡Ay! Campanera,

 

aunque la gente, no crea,

 

tu eres la mejor de las mujeres

 

por que te hizo Dios, su pregonera.

 

 

 

¿Por qué se para la gente,

 

na mas la ven de pasar?

 

Porque es la alondra valiente,

 

que alza la frente y echa a cantar.

 

 

 

Dicen que si un perseguio,

 

que anda escondio, la viene a ver,

 

cuentan, que amante espera,

 

la Campanera

 

con la ronda de las tres.

 

 

 

Ya era corona de gloria,

 

to aquel revuelo

 

del desvelo por amores.

 

Cuando el roar de la noria,

 

tapó con velo

 

to aquel cielo de colores.

 

 

 

¡Ay! Campanera,

 

desde el amante, que espera,

 

con la bendición de los altares

 

como manda dios

 

ahhiiii aaaaa aaaaaaaaaaaaaa aaaaaaaa

 

su compañera.

 

 

   Parodia

Campanera

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

¿Por que has barrio la escalera,

 

con esa escoba pelá?.

 

No sabes tu pajolera,

 

que la portera se va a enfadar.

 

 

 

Mira que valen los pisos,

 

más que el bautizo de Coo Chi Min,

 

mira que si eres buena,

 

una cadena yo te compro en el cerril.

 

 

 

Válgame Dios que castaña...

 

yo era mas limpio que el deo gordo

 

de un bombero.

 

Y fui a casarme contigo,

 

que eres el palo renegrío

 

de un gallinero.

 

 

 

Mira Tomasa,

 

no pienses más en la guasa,

 

vete a la bañera toda entera

 

báñate en Zotal y a ver que pasa.

 

 

 

¿Porqué se esconde la gente,

 

no más de verte llegar?

 

porqué con tantas arrobas,

 

hueles a alcoba sin ventilar.

 

 

 

Mira que yo he presumío,

 

de haber tenío, buenas gachís

 

y ahora pa fin de cuenta

 

cargué contigo

 

que acabó con mi nariz.

 

 

 

Válgame Dios que castaña,

 

yo era mas limpio

 

que las manos de Pilatos

 

Y fui a casarme contigo,

 

que habla y anda

 

lo mismito que los patos.

 

 

 

Mira Tomasa,

 

asómate a la terraza

 

y vete ya donde tu mas quieras

 

pero por favor

 

no deeee eeeeeeeeeeeeee eeeeeeees

 

la lata.

 

 

   Original

Navidad

L. González

 

Campanitas que vais repicando,

 

Navidad vais alegre cantando,

 

y a mí llegan los dulces recuerdos

 

del hogar bendito,

 

donde me crié.

 

 

 

Y aquella viejita

 

que tanto adore,

 

mi madre del alma

 

que no olvidare.

 

 

 

Navidad que con dulce cantar

 

te celebran las almas que saben amar.

 

Oh, que triste es andar en la vida

 

por senda perdida lejos del hogar.

 

Sin oír una voz cariñosa

 

que diga amorosa:

 

"llego Navidad"

 

 

 

Campanitas que vais repicando

 

Navidad vais alegre cantando,

 

y a mi llegan los dulces recuerdos

 

del hogar bendito donde me crié.

 

 

 

Y aquella viejita que tanto adore,

 

mi madre del alma que no olvidare.

 

 

 

Navidad que con dulce cantar

 

te celebran las almas

 

que saben amar.

 

Oh que triste es andar en la vida

 

por senda perdida lejos del hogar.

 

sin oír una voz cariñosa

 

que diga amorosa:

 

"llegó Navidad".

 

 

 

Campanitas que vais repicando

 

Navidad vais alegre cantando

 

y a mí llegan los dulces recuerdos

 

del hogar bendito donde me crié.

 

¡Navidad!....¡Navidad!

 

 

   Parodia

Navidad

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Campanitas que vais repicando,

 

Navidad vais alegre cantando,

 

y ya llegan los dulces de coco

 

y el turrón de almendras,

 

que habrá que roer.

 

 

 

Y aquella gallina

 

que a plazos compré,

 

tó el mundo en la mesa

 

dispuesto a comer.

 

 

 

Navidad que con pavo y champán

 

te celebra la gente aunque no coma más.

 

Oh, que alegre es pasarse to el año

 

esperando esta noche para reventar.

 

Y escuchar una voz fatigosa

 

que dice quejosa:

 

"¡Ya no puedo más!"

 

 

 

No puedo más...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y aquella viejita que tanto adoré,

 

se ha puesto hasta bizca de tanto comer.

 

 

 

Navidad que con tanto cantar

 

ya nos duele hasta el alma

 

y no puedes ni hablar.

 

Y que guasa es andar por las calle

 

pisando los charcos por la madrugá,

 

y escuchando una voz estropajosa

 

que dice quejosa:

 

"Esta noche es Nochebuena

 

y mañana Navidad;

 

prepara el amoniaco

 

que ya tengo la tajá".

 

¡Navidad!... ¡Qué tajá!...

 

 

   Original

Angelitos negros

Álvarez/Maciste/Blanco

 

Pintor nacido en mi tierra,

 

con el pincel extranjero,

 

pintor que sigues el rumbo,

 

de tantos pintores viejos.

 

 

 

Aunque la virgen sea blanca,

 

píntame angelitos negros,

 

que también se van al cielo

 

, todos los negritos buenos.

 

 

 

Pintor si pintas con amor,

 

¿porqué desprecias su color,

 

si sabes que en el cielo,

 

también los quiere dios?

 

 

 

Pintor de santos de alcoba,

 

si tienes alma en el cuerpo,

 

¿porqué al pintar en tus cuadros,

 

te olvidaste de los negros?

 

 

 

Siempre que pintas iglesias,

 

pintas angelitos bellos,

 

pero nunca te acordaste,

 

de pintar un ángel negro.

 

 

   Parodia

Angelitos negros

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Pintor parido en la sierra,

 

pero de padre extranjero,

 

pintor que pinta estrellando,

 

sobre un lienzo cuatro huevos.

 

 

 

Aunque una casa sea blanca,

 

tu me la pintas de negro

 

y después de ver tus cuadros,

 

hay que llamar a un loquero.

 

 

 

Pintor no pintes por favor

 

¿porque si pintas un melón,

 

le pones dos orejas

 

y dices que soy yo?

 

 

 

Pintor de cuadros de alcoba,

 

si tienes alma en el cuerpo,

 

porqué pintaste a mi Lola

 

con un ojo en el pescuezo.

 

 

 

Siempre pintaron iglesias

 

poniendo angelitos bellos,

 

y ahora tu pintas dos niños

 

y te salen dos camellos.

 

 

 

Siempre que pintes iglesias,

 

pinta solo la veleta,

 

que esa aguanta tu pintura,

 

porqué está majareta

 

 

   Original

Como un gorrión

J. M. Serrat

 

Es menuda como un soplo

 

y tiene el pelo marrón

 

y un aire entre tierno y triste,

 

como un gorrión.

 

 

 

Le gusta andar por las ramas

 

ir de balcón en balcón,

 

sin que nadie le eche mano,

 

como un gorrión.

 

 

 

Nació libre como el viento,

 

no tiene amo ni patrón

 

y se mueve por instinto,

 

como un gorrión.

 

 

 

Pajarillo pardo,

 

En la Carrera de San Bernardo

 

quedó tu nido seco y vacío,

 

quizá algún niño ya lo robó.

 

 

 

Pajarillo errante

 

que bebe el agua de los estanques,

 

y de mi mano jamás comió.

 

 

 

Y no le vende al alpiste

 

su color ni su canción,

 

por ahí busca su lechuga,

 

como un gorrión.

 

 

 

Y le da pena el canario

 

pero no envidia a un halcón,

 

le gusta volar bajito,

 

como un gorrión.

 

 

 

Y tutearse con las nubes

 

y dormir en el rincón,

 

donde no llegan los gatos,

 

como un gorrión.

 

 

 

Pajarillo pardo,

 

En la Carrera de San Bernardo

 

quedó tu nido seco y vacío,

 

quizá algún niño ya lo robó.

 

 

 

Pajarillo errante

 

que bebe el agua de los estanques,

 

y de mi mano jamás comió.

 

 

   Parodia

Como un gorrión

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Es peluda como un coco

 

y tiene el pelo marrón

 

y las uñas retorcidas,

 

como un gorrión.

 

 

 

Le gusta estar en la cama

 

o sentada en el balcón,

 

para ver si le echa mano,

 

a algún gorrión.

 

 

 

Nació una noche de viento,

 

y una viga le cayó

 

y anda pegando saltitos,

 

como un gorrión.

 

 

 

Pajarraca parda,

 

que la cartera de Don Fernando

 

dejó una noche seca y vacía,

 

porque la niña se la robó.

 

 

 

Pajarraca errante

 

que bebe vino como un tratante,

 

y con la mano jamón comió.

 

 

 

Como le gusta el alpiste

 

siendo de Rute o Chinchón,

 

se le ha puesto la pechuga,

 

como un gorrión.

 

 

 

Se come treinta canarios

 

dos gallinas y un halcón,

 

y luego se limpia el pico,

 

como un gorrión.

 

 

 

Tiene en un ojo una nube

 

duerme en cualquier rincón,

 

ronca lo mismo que un gato,

 

con sarampión.

 

 

 

Pajarilla parda,

 

que en una fonda de San Fernando

 

quedó su cuarto limpio y vacío,

 

porque la poli ya la trincó.

 

 

 

Pajarraca errante

 

que ya lograron echarle el guante,

 

y de la cárcel jamás salió.

 

 

 Original

Madrecita

Oswaldo Farrés

 

Madrecita del alma querida,

 

en mi pecho yo llevo una flor,

 

no te importe el color que ella tenga,

 

porque al fin tú eres madre, una flor.

 

 

 

Tu cariño es mi bien, madrecita,

 

en mi vida tú has sido y serás,

 

el refugio de todas mis penas,

 

y la cuna de amor y verdad.

 

 

 

Aunque amores yo tenga en la vida,

 

que me llenen de felicidad,

 

como el tuyo jamás, madre mía,

 

como el tuyo no habré de encontrar.

 

 

 

Madrecita del alma querida,

 

en mi pecho yo llevo una flor,

 

no te importe el color que ella tenga,

 

porque al fin tú eres madre, una flor.

 

 

 

Aunque amores yo tenga en la vida,

 

que me llenen de felicidad,

 

como el tuyo jamás, madre mía,

 

como el tuyo no habré de encontrar.

 

 

 

Madrecita del alma querida,

 

en mi pecho yo llevo una flor,

 

no te importe el color que ella tenga,

 

porque al fin tú eres madre, una flor.

 

 

Parodia 

Madrecita

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Suegrecita del asma querida,

 

en mi pecho no tengo una flor;

 

es que saben que vives conmigo

 

y me han puesto la cruz del valor.

 

 

 

Mi ruina eres tú, suegrecita.

 

En mi vida tú has sido y serás

 

la culpable de todas mis penas

 

y del piso que está sin pagar.

 

 

 

Dos jamones yo tuve en mi vida

 

que un tendero me quiso fiar.

 

Te comiste los dos, suegra mía,

 

y ni el hueso nos dejas chupar.

 

 

 

Suegrecita del hambre canina,

 

en mi pecho yo tengo la tos,

 

y es que tengo media pulmonía

 

porque no hay un cristá en el balcón.

 

 

 

Y aunque tienes dos niñas mocitas,

 

yo no creo que las puedas casar.

 

Aprovéchate bien, suegrecita,

 

que otro tonto no habrás de encontrar.

 

 

 

Suegrecita del asma querida,

 

si en el techo ves otro jamón,

 

no lo trinques también, suegra mía,

 

que es tu yerno que al fin se colgó.

 

 

   Parodia

Pili, Pilili

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

La Pili...

 

la Pili nació en Triana

 

entre fandangos y olés,

 

y al verla se acabó el cante

 

y echaron tós a correr.

 

 

 

Creció re negra y pelona

 

tan seca y esmirriá,

 

que en el barrio la llamaban

 

Pili, la transparentá.

 

 

 

Cuando cumplió veinte abriles

 

andaba mal del tejao,

 

se puso un moño postizo

 

y un traje deteriorao.

 

 

 

Fue pa la venta El Currillo

 

y se subió en el tablao.

 

 

 

Pili, ay, Pili, Pilili,

 

y hubieron diez muertos

 

del susto que has dao.

 

Pili, ay, Pili, Pilili,

 

y hubieron diez muertos

 

y veinte lisiaos.

 

 

 

La Pili,

 

la Pili tuvo un amante,

 

nadie sabe cómo fue,

 

pero una noche la vieron

 

de juerga con un inglés.

 

 

 

Dicen que al día siguiente

 

vieron salir al inglés,

 

huyendo despavorío

 

con la prisa de un exprés.

 

 

 

Pili se dio a la bebía,

 

vaya cacao que se armó,

 

y en ca taberna que entraba

 

cerraban por defunción.

 

 

 

Se emborrachó con vinagre

 

y en la plazuela explotó.

 

 

 

Pili, ay, Pili, Pilili,

 

y hasta el pavimento lo desintegró.

 

Pili, ay, Pili, Pilili,

 

y el Ayuntamiento desapareció.

 

 

  Original

Como a nadie te he querio

(León/Quiroga) [(Montoro/Solano)

 

Y tuvo que ser tu boca,

 

tuvieron que ser tus ojos

 

y tuvo que ser tu boca,

 

mentirosa de quereres.

 

 

 

Mentirosa de quereres

 

y fue tu marchosería,

 

lo que a mí me volvió loca,

 

lo mismo que a otras mujeres.

 

 

 

Tuvo que ser tu persona,

 

tuvo que ser aquel día,

 

cuando tu boca gachona

 

me dijo que me quería.

 

 

 

Tantas cosas, tantas cosas.

 

Me dijiste tantas cosas

 

que a tu embrujo me rendí.

 

Engañosas, engañosas,

 

todas ellas engañosas,

 

pero yo... me las creí.

 

 

 

Los pulsos tuve paraos

 

y hasta el corazón perdío,

 

cuando tus labios enamoraos

 

dijeron casi cerraos:

 

"Como a nadie te he querío..

 

¡Cómo a nadie te he querío!

 

¡Cómo nadie te querrá!"

 

 

 

De tu engaño y tu falsía,

 

a mí no me importa nada.

 

De tu engaño y tu falsía,

 

que todo fue una locura.

 

 

 

Que todo fue una locura,

 

y fui más feliz que nadie,

 

soñando que me querías

 

con fiebre de calentura.

 

 

 

Todo lo doy por bien hecho,

 

todo lo doy por perdío,

 

Pero me sangra mi pecho,

 

pensando en que me has querío.

 

 

 

Tantas cosas, tantas cosas.

 

Me dijiste tantas cosas

 

que a tu embrujo me rendí.

 

Engañosas, engañosas,

 

todas ellas engañosas,

 

pero yo... me las creí.

 

 

 

Los pulsos tuve paraos

 

y hasta el corazón perdío,

 

cuando tus labios enamoraos

 

dijeron casi cerraos:

 

"Como a nadie te he querío,

 

¡como a nadie te he querío!

 

¡Cómo nadie te querrá!. (BIS)

 

 

   Parodia

Y sin embrago te quiero

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Te voy a partir la boca,

 

te voy a partir los ojos,

 

te voy a partir la boca,

 

por lo chismosa que eres.

 

 

 

Por lo chismosa que eres

 

y porque todo lo lías,

 

y es que tu estás como loca,

 

como todas las mujeres.

 

 

 

Ya no te aguanto, Ramona,

 

ya no te aguanto ni un día

 

porque eres una pachona

 

y muerdes con las encías.

 

 

 

Tantas cosas, tantas cosas.

 

Tantas cosas te diría

 

que no sé por cua' empezar.

 

Zorroñosa, trapajosa,

 

puercachona, churretosa,

 

¿cuándo te vas a lavar?

 

 

 

Los puños tienes pelaos

 

y ni un botón cosío,

 

y los cacharros no se han fregao

 

ni en la casa se ha guisao,

 

desde que mandó tu tío,

 

desde que mandó tu tío

 

aquel conejo robao.

 

 

 

De tu madre y de tu tía

 

a mí no me importa nada.

 

De tu madre y de tu tía,

 

porque son dos caraduras.

 

 

 

Porque son dos caraduras,

 

y yo más feliz que nadie,

 

pensando en que cualquier día

 

se mueran de calentura.

 

 

 

Todo lo doy por bien hecho,

 

todo lo doy por perdio,

 

menos aquel saco de afrecho

 

que en cuatro días se han comío.

 

 

 

Con dos losas, con dos losas.

 

Me endiñaste con dos losas

 

y al porrazo me rendí.

 

Y por si era poca cosa

 

me largaste un puñetazo

 

con más fuerza que Urtain.

 

 

 

Los pulsos tuve paraos

 

y hasta un diente yo he perdío,

 

cuando mis labios amorataos

 

dijeron casi cerraos:

 

"Como nadie me ha mordío,

 

como nadie me ha molío,

 

como nadie me ha pegao".

 

 

   Original

Mi cortijo

García Tejero/Bazán

 

Para recordarles

 

lo que tanto quiero,

 

traigo un pasodoble

 

por campanilleros.

 

 

 

Qué bonitas son, madre,

 

que bonitas son.

 

 

 

Hablo del cortijo

 

donde yo he nacío,

 

la tierra más linda

 

que yo he conocío.

 

 

 

Qué bonitas son, madre,

 

qué bonitas son. (bis)

 

 

 

Tiene una espadaña

 

con sus campanitas,

 

y una torre blanca

 

con sus palomitas.

 

 

 

Tiene una collera

 

enganchá en un trillo,

 

donde yo cantaba

 

como un pajarillo.

 

 

 

Qué bonitas son, madre,

 

que bonitas son.

 

Que bonitas son, madre,

 

las cosas de mi cortijo.

 

 

 

De esmeralda el campo,

 

de zafiro el cielo,

 

y un caballo blanco

 

que es de terciopelo.

 

 

 

Que bonitas son, madre,

 

qué bonitas son.

 

 

 

Cantan ruiseñores,

 

cantan los jilgueros,

 

cantan segadores

 

y los carreteros.

 

 

 

Qué bonitas son, madre,

 

qué bonitas son (bis).

 

 

 

Tiene una espadaña

 

con sus campanitas,

 

y una torre blanca

 

con sus palomitas.

 

 

 

Tiene una collera

 

enganchá en un trillo,

 

donde yo cantaba

 

como un pajarillo.

 

 

 

Qué bonitas son, madre,

 

que bonitas son.

 

Que bonitas son, madre,

 

las cosas de mi cortijo. (bis)

 

 

   Parodia

Mi cortijo

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Pa hacerle memoria

 

de lo que yo quiero,

 

tengo un sapodoble

 

sin campanilleros.

 

 

 

Qué bonitas son, mamá,

 

qué bonitas son.

 

 

 

Hablo de la casa

 

donde yo he nacío,

 

la choza más sucia

 

que yo he conocío.

 

 

 

Qué horrorosas son, mamá,

 

qué horrorosas son. (bis)

 

 

 

Tiene una cancela

 

con su campanita,

 

que está toa pringada

 

de las palomitas.

 

 

 

Tengo yo una esposa

 

que está como un trillo,

 

y con los mofletes

 

como dos membrillos.

 

 

 

Qué bonitas son, madre,

 

qué bonitas son.

 

Qué fresquita está, madre,

 

el agua de mi botijo.

 

 

 

Encharcado el campo,

 

de tormenta el cielo,

 

y un paraguas vuelto

 

con cien agujeros.

 

 

 

Ay, qué chaparrón, madre,

 

ay, qué chaparrón.

 

 

 

Ya no hay ruiseñores

 

ni vienen jilgueros,

 

y con tantas pulgas

 

ya estoy sin pellejo.

 

 

 

Qué gorditas son, madre,

 

qué gorditas son. (bis)

 

 

 

Tengo dos lagañas

 

como campanitas,

 

pues con tanto frío

 

que se lave Rita.

 

 

 

Ya tengo a mi suegra

 

enganchá en el trillo,

 

y como se pare

 

le tiro un ladrillo.

 

 

 

Ay, qué picazón, madre,

 

ay, qué picazón.

 

Qué gordita son, madre,

 

las pulgas de mi cortijo.

 

 

   Original

Algo de mi

Camilo Blanes

 

Un adiós sin razones

 

unos años sin valor...

 

 

 

Me acostumbré a tus besos

 

y a tu piel color de miel,

 

a la espiga de tu cuerpo

 

a tu risa y a tu ser.

 

 

 

Mi voz se quiebra cuando te llamo

 

y tu nombre se vuelve hiedra,

 

que me abraza y entre sus ramas

 

ella esconde mi tristeza.

 

 

 

Algo de mí algo de mí algo de mí

 

se va muriendo.

 

Quiero vivir quiero vivir

 

saber por qué te vas, amor.

 

 

 

Te vas amor, pero te quedas

 

porque formas parte de mí,

 

y en mi casa y en mi alma

 

hay un sitio para ti.

 

 

 

Sé que mañana al despertar

 

no hallaré a quien hallaba

 

y en su sitio habrá un vacío,

 

grande y mudo como el alma.

 

 

 

Algo de mí algo, de mí,

 

algo de mí se va muriendo.

 

Quiero vivir quiero vivir

 

saber por qué te vas, amor.

 

 

 

Te vas, amor pero te quedas

 

porque formas parte de mí,

 

y en mi casa y en mi alma

 

hay un sitio para ti.

 

 

 

Algo de mí algo de mí

 

algo de mí se va muriendo.

 

Quiero vivir quiero vivir

 

saber por qué te vas, amor.(Bis)

 

 

   Parodia

Algo de mi

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Un "rajón" en mis calzones

 

en los puños ni un botón...

 

 

 

Me acostumbré a oler a queso

 

y a tu piel color sartén,

 

y al tufillo de tu cuerpo

 

tu camisa y tu sostén.

 

 

 

Tu voz se quiebra cuando me llamas

 

y me escondo tras de una piedra,

 

que me abrazas y me entran ganas

 

de estrellarme con la puerta.

 

 

 

Algo de ti algo de ti algo de "tití"

 

ya estoy oliendo.

 

Quiero vivir quiero vivir

 

saber cuando te vas, amor.

 

 

 

Porque te vas, tú no te quedas

 

porque comes más que un mastín,

 

y en mi mesa y en mi cama

 

ya no hay sitio para ti.

 

 

 

Si se mañana al despertarme

 

no hallaré la que roncaba

 

y en tu sitio habrá un guayabo,

 

que se peina y que se lava.

 

 

 

Algo de mí, mucho de mí,

 

hoy todo en mí se está riendo.

 

Ya soy feliz ya te perdí

 

ya sé que estás, en el Japón.

 

 

 

Vete a Pekín vete a Londón

 

vete a París...

 

no estando aquí...

 

Ya soy feliz ya...

 

 

   Original

La morena de mi copla

Bolaños/Jofre/Castellanos

 

Julio Romero de Torres

 

pintó a la mujer morena,

 

con los ojos de misterio

 

y el alma llena de pena.

 

 

 

Puso en sus brazos de bronce

 

la guitarra cantaora,

 

en su bordón hay suspiros

 

y en su caja una dolora.

 

 

 

Morena,

 

la de los rojos claveles,

 

la de las reja floría,

 

la reina de las mujeres.

 

Morena,

 

la del bordao mantón,

 

la de la alegre guitarra,

 

la del clavel español.

 

 

 

Como escapada del cuadro,

 

en el sentir de la copla,

 

toda España la venera

 

y toda España la llora.

 

 

 

Trenza con su taconeo

 

la seguiriya de España,

 

en su danzar es moruna,

 

en la venta de Eritaña.

 

 

 

Morena,

 

la de los rojos claveles,

 

la de las reja floría,

 

la reina de las mujeres.

 

Morena,

 

la del bordao mantón,

 

la de la alegre guitarra,

 

la del clavel español.

 

 

   Parodia

La morena de mi copla

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Julia García de las Torres

 

pintó su casa en Utrera,

 

dejando más chorreones

 

que arañas tiene una cueva.

 

 

 

Troncha con su taconeo

 

las lechugas de su huerto,

 

porque sus pies son tan grandes

 

como una caja de muerto.

 

 

 

Morena,

 

con dos latas de claveles,

 

en una reja torcía,

 

como tú no hay dos mujeres.

 

Morena,

 

remiéndate tu mantón,

 

y guarda ya la guitarra,

 

que suena igual que un tambor.

 

 

 

Cuando se escapó de casa

 

porque le gusta una copa,

 

se marchó con un bombero

 

cantando como una loca.

 

 

 

Dice con cierto salero

 

la granaína de Estepa,

 

las bulerías de Asturias

 

y la sardana Manchega.

 

 

 

Morena,

 

con un cajón de claveles

 

en una reja caía,

 

que hasta de cerca ni huelen.

 

Morena,

 

con tres piezas en el mantón,

 

cuando toca su guitarra

 

creo que pasa un tractor

 

 

   Original

En tierra extraña

Carreño/Fdez. de Sevilla/Penella

 

Voy a contarles a ustedes

 

lo que a mi me ha sucedido

 

es la emoción más profunda

 

que en mi vida yo he sentido.

 

 

 

Fue en Nueva York, en la Nochebuena

 

que yo preparé una cena

 

pa invitar a mis paisanos.

 

 

 

Y en la reunión, toda de españoles

 

entre vivas y entre oles

 

por España se brindó.

 

 

 

Pues aunque allí no beben

 

por la ley seca,

 

y solo al que esta enfermo

 

despachan vino.

 

Yo pagué a peso de oro una receta

 

y compré en la farmacia

 

vino español.

 

¡Vino español! ¡Vino español!.

 

 

 

El vino de nuestra tierra

 

bebimos en tierra extraña

 

que bien que sabe ese vino,

 

cuando se bebe... lejos de España.

 

 

 

Por ella brindamos todos

 

y fue el fin de aquella cena,

 

la Nochebuena más buena

 

que soñar pudo un español.

 

 

 

Más de pronto se escuchó

 

un gramófono sonar.

 

Callar todos, dije yo

 

y un pasodoble se oyó

 

que nos hizo suspirar.

 

 

 

Cesó la alegría,

 

ya todos lloraban,

 

ya nadie reía,

 

todos lloraban.

 

 

 

Y oyendo esta música

 

allá en tierra extraña,

 

era nuestro suspiro,

 

suspiros de España.

 

 

   Parodia

En tierra extraña

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Voy a contarles a ustedes

 

lo que a mí me ha sucedío,

 

aquello fue el lío más grande

 

que en mi vía me he metío.

 

 

 

Fue en Badajoz, una Nochebuena,

 

que yo preparé una cena

 

pa invitá a dos coreanos.

 

 

 

Y en la reunión, toda de pastores,

 

con bellotas y alfajores,

 

y allí reventamos tos.

 

 

 

Fue en el tiempo de guerra

 

sin desarrollo,

 

y no llevaban agua

 

ni los arroyos.

 

Yo compré de estraperlo una receta

 

y compré en la farmacia

 

un litro de alcohol.

 

¡Vaya un alcohol! ¡Que ardimos tos!.

 

 

 

El vino que fabricamos

 

bebimos en tierra extremeña,

 

y vi a los dos coreanos

 

dando trompazos... contra una peña.

 

 

 

Allí no brindaba nadie,

 

y fue el fin de aquella cena,

 

la Nochebuena más mala

 

que soñar pudo un español.

 

 

 

Más de pronto se escuchó

 

una burra rebuznar.

 

Quietos todos, dije yo

 

que la vamos a ordeñar,

 

pa guisarla tiempo habrá.

 

 

 

Llegó la alegría,

 

la burra gritaba,

 

y todos bebían,

 

yo sólo ordeñaba.

 

 

 

Y oyendo el rebuzno,

 

y allá en la montaña,

 

vinieron to los burros

 

y gitanos de España.

 

 

   Original

Dos cruces

Carmelo Larrea

 

Sevilla tuvo que ser

 

con su lunita plateada,

 

testigo de nuestro amor

 

bajo la noche callada,

 

nos quisimos tú y yo

 

con un amor sin pecado,

 

pero el destino ha querido

 

que vivamos separados.

 

 

 

Están clavadas dos cruces

 

en el monte del olvio,

 

por dos amores que han muerto

 

sin haberse comprendido.

 

 

 

Están clavadas dos cruces

 

en el monte del olvio,

 

por dos amores que han muerto

 

que son el tuyo y el mío.

 

 

 

¡Ay, barrio de Santa Cruz!

 

¡Oh, Plaza de Doña Elvira!

 

os vuelvo yo a recordar

 

y me parece mentira.

 

Y todo aquello pasó,

 

todo quedó en el olvio,

 

nuestros amores de entonces

 

en el aire se han perdido.

 

 

 

Están clavadas dos cruces

 

en el monte del olvio,

 

por dos amores que han muerto

 

que son el tuyo y el mío.

 

Que son el tuyo y el mío.

 

 

   Parodia

Dos cruces

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Sevilla tuvo que ser

 

con un calor que asfixiaba,

 

testigo de nuestro amor

 

bajo el puente de Triana,

 

nos quisimos tu y yo

 

comiendo pan y pescao,

 

pero la humedad ha querido

 

que ahora estemos constipaos.

 

 

 

Tu ten cuidao con los cruces

 

porque yo nunca me olvio,

 

de los peatones que han muerto

 

sin haberlo comprendio.

 

 

 

Y a ver si pones dos luces

 

en la puerta del postigo,

 

p`a no partirme los huesos

 

cuando voy a hablar contigo.

 

 

 

¡Ay, barrio de Santa Cruz!

 

¡Ay casa de mi tía Elvira!

 

donde se comía el turrón

 

sin buscarse la ruina.

 

Ya todo aquello pasó

 

todo quedó en el olvio,

 

aquellos precios de entonces

 

a las nubes se han subio.

 

 

 

Tengo empeñadas dos cruces

 

en el monte del olvio,

 

por dos jamones de puerco

 

que tu sola te has comio.

 

Y no son tuyos ni míos.

 

 

   Original

Por si tu quieres saber

Jairo/Alfonso/González

 

Por si tú quieres saber

 

yo soy aquel el que anda

 

prendido de tu cintura

 

por las calles solitarias.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

yo soy aquel el que anda.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

me gusta la madrugada,

 

cuando el sol está que llega

 

y la luna que se escapa.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

me gusta la madrugada.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

cómo será nuestra casa,

 

imagínate un molino

 

un prado y unas torcazas.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

cómo será nuestra casa.

 

Por si tú quieres saber

 

cómo será nuestra casa.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

lo que mis manos buscaban,

 

pregúntaselo a tu piel

 

o a aquel lucero del alba.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

lo que mis manos buscaban.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

soñar no me cuesta nada,

 

y soñando soy feliz

 

cuando se me da la gana.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

soñar no me cuesta nada.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

cómo será nuestra casa,

 

imagínate un molino

 

un prado y unas torcazas.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

cómo será nuestra casa.

 

Por si tú quieres saber

 

cómo será nuestra casa.

 

 

   Parodia

Por si tu quieres saber

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Por si tú quieres saber

 

yo soy aquél que anda

 

vendiendo pitos de goma

 

por las calles de la Algaba.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

yo soy aquél que anda.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

me gusta la madrugada,

 

cuando tu madre se acuesta

 

y tú conmigo te escapas.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

te espero esta madrugada.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

cómo será nuestra casa,

 

imagínate una choza

 

llenita de telarañas.

 

 

 

Mejor no quieras saber

 

cómo será nuestra casa.

 

Mejor no quieras saber

 

cómo será nuestra casa.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

lo que mis manos buscaban,

 

pregúntaselo a Miguel

 

porque él también lo buscaba.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

ya repetiré mañana.

 

 

 

Por si tú quieres saber

 

lo que vale una ensalada,

 

compra un tomate y verás

 

lo que queda de la paga.

 

 

 

Por si tú quieres saber,

 

vente conmigo a la plaza.

 

 

 

Por si tu quieres saber

 

cómo será nuestra casa,

 

imagínate cien letras

 

y que ninguna se pagan.

 

 

 

Por si tú quieres saber,

 

cómprate un libro, ¡So pava!

 

Por si tú quieres saber,

 

cómprate un libro, ¡So pava!.

 

 

   Original

Mi carro

Cintas/Jaén

 

Mi carro me lo robaron

 

estando de romería,

 

mi carro me lo robaron

 

a noche cuando dormía,

 

 

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

 

 

Me dicen que le quitaron

 

los clavos que relucían,

 

creyendo que eran de oro

 

de limpios que los tenía.

 

 

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

 

 

Donde quiera que esté

 

mi carro es mío,

 

porque en él me crié, allá en el río

 

si lo llego a encontrar,

 

vendrás conmigo,

 

en mi carro de amor, por el camino.

 

 

 

Le digo por el camino,

 

hablando con los romeros,

 

que llevan sobre sus varas,

 

mi nombre grabado a fuego.

 

 

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

 

 

En mi carro gasté, una fortuna

 

y en mis noches de amor, llevé la luna

 

preguntando busqué, por todas partes

 

y por fin lo encontré, sin atalajes.

 

 

   Parodia

Mi carro

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Un poquito de piedad...

 

por favor.

 

 

 

Mi suegra me la robaron

 

estando de romería,

 

entre cuatro la amarraron

 

porque la fiera dormía.

 

 

 

¿dónde estará mi suegra?

 

¿dónde estará mi suegra?

 

¿dónde estará mi suegra?

 

¿dónde estará mi suegra?

 

 

 

Me dicen que le quitaron

 

los dientes mientras dormía,

 

creyendo que eran de lobo

 

de largos que los tenía.

 

 

 

¿dónde estará mi suegra?

 

¿quién se llevó a mi suegra?

 

¿dónde estará mi suegra?

 

¿dónde estará mi suegra?

 

 

 

Donde quiera que esté

 

hay que amarrarla,

 

que no está vacuná, contra la rabia

 

quien la llegue a encontrar,

 

Dios no lo quiera,

 

que le ponga un bozal y a la perrera.

 

 

 

Les digo por los caminos

 

y hablando con los loqueros

 

que tengo sobre mi cara

 

grabados sus cinco dedos.

 

 

 

¿dónde estará mi suegra?

 

quién se llevó a mi suegra

 

que le ponga una camisa

 

una camisa de fuerza.

 

 

 

En calzarla gasté y una fortuna

 

porque tiene los pies, como dos cunas

 

preguntando busqué, como un demonio

 

y por fin la encontré, en un manicomio.

 

 

   Original

Volver, volver

F. G. Maldonado

 

Este amor apasionado,

 

anda todo alborotado,

 

por volver.

 

 

 

Voy camino a la locura

 

y aunque todo me tortura,

 

se querer.

 

 

 

Nos besamos hace tiempo

 

pero me llego el momento

 

de perder.

 

Tu tenias mucha razón,

 

le hago caso al corazón

 

y me muero por volver.

 

 

 

Y volver, volver, volver,

 

a tus brazos otra vez,

 

llegare hasta donde estés

 

yo se perder, yo se perder,

 

quiero volver, volver, volver.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nos besamos hace tiempo

 

pero me llego el momento

 

de perder.

 

Tu tenias mucha razón,

 

le hago caso al corazón

 

y me muero por volver.

 

 

 

Y volver, volver, volver,

 

a tus brazos otra vez,

 

llegare hasta donde estés

 

yo se perder, yo se perder,

 

quiero volver, volver, volver.

 

 

   Parodia

Volver, volver

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Este amor asaharado

 

ya me tiene jorobado,

 

y me iré

 

(por la gloria de mi padre que me voy).

 

He pensado en la locura

 

de partirte la cintura,

 

con los pies.

 

 

 

Me besaste hace tiempo,

 

cuando me llegó tu aliento, ¡qué asco!,

 

eché a correr.

 

Tú tenías mucha razón,

 

porque hueles a ratón,

 

mala puñalá te den.

 

 

 

Y volver, y volver a volver,

 

dime que no te lo piense tu mujer,

 

que te quiten ese aliento

 

y te fumiguen los dos pies.

 

Yo quiero ganar

 

(vendiendo gallinas aunque sea)

 

y no perder, y no perder.

 

 

 

Este amor que os he explicado

 

y que ya he abandonado

 

por beber.

 

Ya no tengo la locura

 

de romperte la cintura

 

porque me gusta beber.

 

Aquel beso que me diste

 

pues me supo un poco a alpiste

 

y a beber.

 

Tu tenías mucha razón

 

hago caso al corazón

 

y me muero por Jerez.

 

 

 

Y a beber, a beber, a beber,

 

cuarenta vasos a la vez.

 

Pisaré por los caminos

 

toas las viñas de Jerez,

 

yo sé beber, yo sé beber

 

yo sé beber, ¡que sí!