Emilio el moro
Emilio el moro
Emilio el moro

Cancionero: Manolo "El Malagueño" y Emilio "El Moro"

(recopilación de H. Montes)

Ediciones Marazul          D.L.: B-11416/1958

Barcelona

   Parodia

Soneto

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

 Dedicado a mi buen amigo y mejor artista, Juanito Valderrama.

 

Bajo la triste sombra de un Ciprés

se ve un reseco hueso de esqueleto humano,

y cuando andas, pisas con los pies,

el Peroné y la Tibia de tu propio hermano.

 

El viejo paredón del Cementerio,

por donde va enroscándose la yedra

semeja en una noche de misterio

su cuerpo, al que se enrosca una... ¡(Lagarto)!

 

Por eso yo quisiera eternamente

cambiar la realidad por la ilusión

haciendo caso omiso de la gente.

 

Mas no es así, pues todos «Palmaremos»

sin que se salve hormiga ni león,

y todos a la nada volveremos.

 

   Original

Pobre mulatita

Letra : Roberto Mendoza  (Pascual Francisco Codoñer)

Música : José Héctor Montes  (Hermenegildo Montes Rayo)

 

Vestida de colorinches

chillones, pero limpita,

en la puerta de su casa

Jugaba la mulatita.

 

Las niñas blancas del barrio

allá, en la esquina charlaban,

y de aquella mulatita

por su color se alejaban.

 

Aquel desdén humillante

enfermó a la mulatita,

que a poco al cielo subía

de blanco, cual palomita.

 

Las niñas blancas del barrio

vieron que a la mulatita,

un coche blanco, muy blanco

la llevaba, pobrecita.

 

Dios la miró dulcemente

y la encontró tan bonita,

que dijo a los angelitos:

“Jugad con la mulatita”.

“Angelitos, angelitos...

jueguen con la mulatita.”

 

  Parodia

Pobre mulatita

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Vestida de colorines

bebiendo una palomita,

en el bar que hay en la esquina

estaba la pobre Rita.

 

De sus greñudos cabellos,

su ronca voz de aguardiente,

y su cuerpo desgarbao

yo me prendé locamente.

 

Con su mirar incitante

y su cínica risita,

a poco yo conseguía

prendarme de aquella Rita.

 

Las gentes cuerdas del barrio

comprobaron que la Rita

para los hombre “chalados”

era una mujer maldita.

 

Me la miré fijamente

y la encontré tan bonita...

que en un carro de basura,

que pasó, tiré a la Rita.

 

   Original

Los cuatro muleros

J. Tejada, H. Montes y J. Sánchez

 

Cuando era el aire de fuego

 yo recorrí con mi ruego la caló,

 y a la velada abrigo

 la luna blanca va asomando

 ayyy, por la montañas del cielo.

 La luna blanca asomaba

 por las montañas del cielo,

 de cuando en cuando se para

 pa ver el color de tu pelo,

 pa ver el color de tu pelo,

 pa ver el color de tu pelo,

 pa ver el color de tu pelo,

 y los ojos de tu cara.

 La luna tiene cerco,

 tiene cerco la luna,

 la luna tiene cerco,

 tiene cerco la luna,

 tiene cerco la luna,

 ay mamita mía, mi amante muerto.

 Hasta la luna llora,

 la luna esta llorando

 esta llorando la luna,

 la luna esta llorando

 mamita mía, mamita mía,

 mamita mía,

 de sentimiento, de sentimiento.

 

 De los cuatro muleros,

somos cuatro muleros,

de los cuatro muleros,

de los cuatro muleros,

ay mamita mía, que van al río,

que llegue al río,

 que llegue, que llegue al río.

 

El de la mula torda,

el de la mula torda,

el de la mula torda,

 ay mamita mía, es mi marido.

 Esta lloviendo,

 está lloviendo en el campo,

 esta lloviendo en el campo

 está en el campo lloviendo,

 lloviendo esta en el campo

 esta lloviendo en el campo,

 ay mamita mía, mi amor ser moja.

 Quien fuera un arbolito,

 quien fuera un arbolito,

 un arbolito fuera

 quien fuera un arbolito,

 ay mamita mía, con muchas hojas

 lleno de hojas

 lleno de hojas.

 

 Parodia

Los cuatro muleros

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Está lloviendo en el campo,

en el campo está lloviendo,

mamita mía, voy a mojarme.

Y no hay un arbolito,

y no hay un arbolito,

mamita mía, pá cobijarme.

 

Y no es que yo en el monte

con este tiempo tema mojarme.

Lo que me da más “jinda”

es que a esos tipos

de los Mulero, voy a encontrarme.

Porque...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Son los cuatro Muleros,

son los cuatro Muleros,

mamita mía, “mu” esaboríos

porque hace cuatro meses,

porque hace cuatro meses,

mamita mía, que no han comío.

 

 

Al de la mula torda

es al que más le temo

por ser un sanguinario...

¡Ay!, ya me equivocao,

el de la mula torda

es el más guapo y afeminao.

 

  Original

El capote bordado

H. Montes y F. Codoñer

 

Con el capote que le bordó

cierta mocita que le quería,

Juan Manuel con alegría

aquella tarde se presentó.

 

Por el capote de brega

el de paseo cambió,

y le tiró a la mocita

y ella exclamó:

 

Torero, torero, torero.

Torero valiente, te quiero.

En ese capotillo están bordaos

dos corazones entrelazaos.

 

Torero, torero, torero.

Torero valiente tie’ que ser

el que se juegue en la plaza

el alma y vida por mi querer.

 

Ruge la plaza de expectación

viendo del mozo la gran faena,

Juan Manuel ya está en la arena

y en la barrera su corazón.

 

Llega la hora suprema,

y a la mocita brindó

la muerte de aquella fiera,

y ella exclamó:

 

Torero, torero, torero.

Torero valiente, te quiero,

en ese capotillo están bordaos

dos corazones entrelazaos.

 

Torero, torero, torero.

Torero valiente tie’ que ser

el que se juegue en la plaza

el alma y vida por mi querer.

 

Torero, torero, torero.

Torero valiente tie’ que ser

el que se juegue en la plaza

el alma y vida por mi querer.

 

   Parodia

Capote bordao

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Con el capote que se compró

de cuarta mano en la trapería,

Juan Manuel con alegría,

ante su esposa se presentó.

 

Por el capote tan viejo,

no vean la que se armó,

pues la mujer indignada

así exclamó:

 

Pavero, Rastrero, Embustero,

¿en esto gastaste el dinero?

¿no ves que el precio aquí no está marcao

del mes de agosto, que es lo ordenao?

 

Pavero, Rastrero, Embustero,

no quiero te engañen otra vez,

vuelve el capote al trapero

y compra un viso ”pá” tu mujer.

 

Ruge la esposa de indignación,

con aquel viso que le ha comprao,

pues lo trae colorao

y a ella le gusta color salmón.

 

Suena la hora suprema

cuando aquel viso probó

y de estrechito que era

lo reventó.

 

Pavero, Rastrero, Embustero,

¿en esto gastaste el dinero?

¿no ves que el precio aquí no está marcao,

del mes de agosto, que es lo ordenao?

 

Pavero, Rastrero, Embustero,

no quiero te engañen otra vez,

vuelve el capote al trapero

y compra un viso ”pá” tu mujer.

 

 

   Parodia

Alegrías de los puertos

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

 

Puerto de Santa María,

no sé qué tienes, qué tienes.

Puerto de Santa María,

que al que no paga la fonda

lo busca la policía.

 

y el que se baña en tu playa

encuentra el agua muy fría.

 

Te llama tó Andalucía,

Cái, tacita de plata,

te llama tó Andalucía,

y una taza de Avecrem

te mantiene “toito el día”.

 

Te mantiene "toito el día"

no sé qué tiene, qué tiene.

 

Entre todas las rosas

y los claveles

te encontré una mañana

como tú eres

desgarbada y picada

por la viruela,

como era en sus tiempos

tu pobre abuela.

 

   Original

Si vas a Calatayud

Valverde

 

Porque era amiga de hacer favores,

 porque fue alegre en su juventud,

 en coplas se vio la Dolores

 la flor de Calatayud.

 

 Una jotica recorre España

 manchando el nombre de esa mujer.

 Y la honra de aquella maña,

 yo tengo que defender.

 

La Dolores de la copla

 me dijo un día mi padre:

 Fue alegre, pero no loca,

 fue mi mujer, fue tu madre.

 

Si vas a Calatayud,

Si vas a Calatayud

 pregunta por la Dolores,

 que una copla la mató

 de vergüenza y sinsabores.

 Di que te lo digo yo

 la hija de la Dolores.

 

Dicen al mozo de la ribera

 que por mi casa lo ven rondar:

 ¿tú sabes su madre quien era?

 Dolores la del cantar.

 

 El la quería con amor bueno

 mas su cariño él mismo ahogó.

 Y no supo limpiar el cieno

 que la maldad le arrojó

 

 Copla que vas dando muerte

 con el alma te maldigo,

 fuiste baldón de mi madre

 pero no podrás conmigo.

 

Si vas a Calatayud,

 Si vas a Calatayud

 pregunta por la Dolores,

 en ofrenda de mi amor

 en su tumba ponle flores.

 Di que te lo pido yo,

 la hija de la Dolores.

 

   Parodia

Si pasas por Calatayud

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Por ser amiga de mi tío Antonio

yo me entere de lo que ocurrió,

en juerga se vio la Dolores

liá como una colifló.

 

Una coplita ando por España

pregón de infamia de una mujer.

Y el buen nombre de aquella maña,

maña se dio para comer.

 

La Dolores de la copla

me dijo mi padre un día:

Fue alegre, pero fue buena

y sin trabajar comía.

 

Si vas a Calatayud,

si vas a Calatayud

pregunta por quien tu sabes,

que una copla la mató

de verguenza y sofocone.

Y es que te lo digo yo

que fui vecino de ella.

 

Dicen al mozo de taberna

cuando en la calle lo ven barré:

¿Tu sabes su madre quien era?

Dolores la del cuplé.

 

El la quería con alma y vida

y su cariño estranguló.

Y no supo limpiar el suelo

porque no tenía NETOL.

 

Coplas que van dando muerte

con el alma te maldigo,

fuiste dolor de mi madre

pero conmigo te equivoca.

 

Si vas a Calatayud,

si vas a Calatayud

pregunta por la Dolores,

y en la prenda de su amor

en el moño ponle flores.

Y es que te lo digo yo

que soy hijo de la muerta

 

   Original

Que bonita que es mi niña

Francisco García de Val

 

 

 

 

Ayer tarde yo cantaba

mientras mi niña dormía.

Los almendros la tapaban

y a su ventana llegaban

por ver los claros del día.

 

Que bonita que es mi niña,

qué bonita cuando duerme.

Se parece a una amapola

entre los trigales verdes.

 

Que bonita que es mi niña,

qué bonita cuando duerme.

Se parece a una amapola

entre los trigales verdes.

 

 

 

Jugaban al escondite

el sol con los limoneros.

Y a la ventana llegaban

y a su cunita miraban

por ver dormir a un lucero.

 

Que bonita que es mi niña,

qué bonita cuando duerme.

Se parece a una amapola

entre los trigales verdes.

 

   Parodia

Que bonita que es mi suegra

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Cuando siento una guitarra

me dan ganas de cantar.

 

Ayer tarde yo cantaba

en lo alto una higuera

y los higos se reían

y los higos se reían

de verle el cuerpo. (Bis)

 

¡Ay! que bonita que es mi suegra

que bonita cuando duerme.

Que rezo todos los días

pa que nunca se despierte.

 

Qué bonita que es mi suegra,

que contento y que alegría.

Y que feliz me voy a quedar

cuando la coja un tranvía

y la parta por la mitad

entre trigales verde

 

Al escondite jugaba

mi suegra con el sereno.

Los vecinos se asomaban

a que se fueran más lejos. (bis)

 

¡Ay! mi España tierra querida

aunque no te conozca

te quiero más que a mi vida.

Y eres un jardín sonriente

con trigales verdes.

 

 Original

Piel canela

Capó

 

Que se quede el infinito sin estrella

y que pierda el ancho mar su inmensidad.

Pero el negro de tus ojos que no muera

y el canela de su piel se quede igual.

 

Si perdiera el arco iris su belleza

y las flores su perfume y su color.

No sería tan inmensa mi tristeza

como aquella de quedarme sin tu amor

 

Me importas tú y tú y tú

y solamente tú y tú y tú

Me gustas tú y tú y tú

Y nadie más que tú

 

Ojos negros, piel canela,

que me llegan a desesperar

 

Me importas tú y tú y tú

Y solamente tú y tú y tú

Me gustas tú y tú y tú

Y nadie más que tú

 

 

   Parodia

Piel canela

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Que se quede el plato sopa sin estrellas

y que pierda la morcilla su sabor.

Pero el blanco de tus ojos que no muera

que parecen dos bolillas de arcanfor.

 

Son tus labios como bordes de lebrillos

y tus dientes son fichas de dominó.

Tus orejas más pequeñas que las habas

y cuando te hablo no me entiendes ni pa dos.

 

Me importas tú y tú

y solamente tú

 

 

 

Ojos blancos con dos nubes

que amenazan un gran temporal.

 

me importa tú y tú

y nadie más que tú.

 

Si al casarme yo contigo no viniera

a la Iglesia tu lindísima mamá.

Cobraría el arcoiris sus colores

y por lo tanto el ancho mar su inmensidad

(Al estribillo)

 

 

   Parodia

Fandangos

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Y otro en el mundo no hay,

yo probé muchos licores

y otro en el mundo no hay

“pa” curar el mal de amores,

como el licor “Calisay”

el mejor “pa” cantaores.

 

Encontrándome en Bombay

caí enfermito de amores

encontrándome en Bombay,

y “pa” aliviar mis dolores

bebí licor “Calisay”

y sobraron los doctores.

 

En la calle Echegaray,

fue una mañana en Madrid

en la calle Echegaray

donde yo la conocí

y la invité a “Calisay”.

No hay mejor licor “pa” mí.

 

Porque volar no podía,

vi un pajarito piando

porque volar no podía,

y me decía llorando

que hacer un “pipí” quería

y yo le estaba estorbando.

 

De San Vicente a Gerona

desde Lérida hasta Reus

de San Vicente a Gerona

no hay quien cante más gitano

como canta mi persona

cuando tiene cuatro copas.

 

   Original

Sortija de oro

Galano

 

Sortija de oro

lucecita de mi corazón,

la hicieron los moros

reondita pa el rey faraón.

¿Porqué no vienes, ¡ay!

si te he llamao?

Una y mil veces

dijiste que no, que no, que no,

que no, que no, que no

conmigo, no; con otro, sí, ¡cómo no!

 

Compañero, compañero,

si de camino vas a Granada

con un limón amarillo

te espero en la madrugada.

 

 

Clavel que va floreciendo

por la orillita del río,

que no te corte otro beso

que quiere cortarte el mío.

 

¡Ay, acurrúcate, paloma!

Toda la noche te espero

mirando la blanca luna

por ver si alguna vez cambia

la rueda de mi fortuna.

Ar, dolondrón, que vengas con luna.

Ar, dolondrón no vengas con sol.

Ar, dolondrón no quieras ninguna.

Ar, dolondrón que tú eres mi amor.

 

Estás consumía,

vida mía de mi garcholí,

y tiés en la boca,

¡ay, mi vida!, abierto un jazmín.

Ni el pan ni el agua,

¡ay! los quió probar;

sólo a tus besos les digo

que sí, que sí, que sí, que sí,

que sí, que sí, los tuyos, sí;

pero otros, no, ¡ay que no!

 

Compañero, compañero,

desde tus brazos salto a la silla,

que en tu caballo pampero

vas a llevarme a Sevilla.

 

Si ves la luna brillando

por la orillita del río

dirás que se están besando

tus ojitos y los míos.

¡Ay, acurrúcate, paloma!

 

   Parodia

Sortija de oro

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Sortija de lata ¡ay!

vida tuya te voy a comprar,

y una esmeralda de mentira

te voy a regalar.

Si te doy esto

cásate conmigo

una vez me dijiste que sí

que sí que sí

con mi hermano que sí, c

onmigo no ¡ay! que no.

 

Compañera, compañera

yo pego un salto

y me subo a una silla

y con un limón amarillo

te espero en la Fuentecilla.

 

Cada vez que te veo descalza

por la orillita del río

con los deos llenos  de callos

sabañones y torcíos.

 

¡Ay! la morita del bananál (Bis)

Todas las noches te espero

comiendo pan y aceitunas

a ver si algún día cambia

la rueda de mi fortuna.

Tolón tolón que vaca más gorda

que tu eres un tostón.

 

 

 

Estás consumía

¡ay! vida tuya por mi peluquín,

y es en la boca

¡ay vida mía! yo te pongo un fusil.

¿Por qué no viene si yo te he llamao?

al 42 83 92 que dos que dos

que nó que nó que nó

con mi hermano sí ¡ay! que sí.

 

 

 

Compañera, compañera

yo pego un salto y me subo a la silla

y con una tijera de sastre

te voy a cortar las amígdalas.

 

Cada vez que te veo descalza

por la orillita del río

con los deos llenos  de callos

sabañones y torcíos.

 

 

  Original

Penita pena

Antonio Quintero - Rafael de León - Manuel Quiroga

 

Si en el firmamento poder yo tuviera,

esta noche negra lo mismo que un pozo.

con un cuchillito de luna lunera

cortaba los hierros de tu calabozo.

Si yo fuera reina de la luz del día

del viento y del mar.

Cordeles de esclavas yo me ceñiría

por tu libertad.

 

Ay pena penita, pena, pena.

Pena de mi corazón.

Que me corre por las venas, pena,

con la fuerza de un ciclón.

Es lo mismo que un nublao

de tiniebla y pedernal.

Es un potro desbocao

que no sabe a dónde va.

Es un desierto de arena, pena,

es mi gloria de un pená,

ay pená, ay pená,

ay pena penita pena.

 

Yo no quiero flores, dinero ni palmas.

Quiero que me dejen llorar mis pesares.

Y estar a tu vera, cariño del alma,

bebiéndome el llanto de tus soleares.

Me duelen los ojos de mirar sin verte

reniego de mí.

Que tienes la culpa de tu mala suerte,

mi rosa de abril.

 

 

 

 

 

 

   Parodia

Penita pena

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

 Si en el firmamento poder yo lo tengo

esta anemia mía lo mismo que un pozo.

Estaría chupando de noche y de día

los cuatro barrotes de tu calabozo.

Si yo fuera rey de la luz eléctrica

del aire y de la mar.

Mil sacos de púas

yo te clavaría pa tu libertad.

 

Ay pena penita pena, pena.

Pena de mi corazón.

Que me corre por la piernas, piernas,

lo mismíto que un jurón.

Es lo mismo que un nublao

de tiniebla y de pedernal.

Es un burro dislocao

que no sabe a donde va.

Hay patatas fritas, chicle americano...

 

 

 

 

Yo no quiero palmas dinero ni flores.

Quiero que me dejen llorar tus pisadas.

Y estar a tu lado cariño del alma,

bebiéndome el vino que a ti te sobre.

Me duelen los ojos de tanta bebida

que asco de mí.

Quien tuvo la culpa de mi borrachera,

mi tío Agustín.

Es también un desierto de tierra,

cemento y arena.

Es mi cárcel y un penal

Ay penal

puerto de....

puerto de Santa María

 

   Parodia

Fandangos cómicos

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Tu corazón ataría

a la cola de mi perro

tu corazón ataría

y en lo más alto de un cerro

con papas lo guisaría

que sería un buen almuerzo.

 

Que tú serías mi mujer

yo le prometí a tu mare

que tu serías mi mujer,

pero me salió tu pare

y asustado eché a correr

al ver la porra, compare.

 

Y un finísimo bombón,

si tú eres una monada

y un finísimo bombón,

tu mare es una pesada

y tu pare es un melón

que tiene mala tajada.

 

Dale que dale, mujer

dale que dale al pandero

dale que dale, mujer

a ver si me das dinero

y nos vamos a comer

que de carpanta me muero.

 

Por si me fuera a tocar,

no juego a la lotería

por si me fuera a tocar.

Prefiero que tú, arma mía,

por mí puedas "currelar"

porque yo me cansaría.