Emilio el moro
Emilio el moro
Emilio el moro

Emilio el Moro

 

¡¡Único!! ¡¡Genial!!

 

Imprenta Ciros          D.L.: M-.../1962

 

Madrid

 

 

Parodia

Fandango

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

La que me lavo el pañuelo

en esta calle vivía

la que me lavo el pañuelo

lo lavo con agua fría,

 me lo puse en el pescuezo

y pillé una pulmonía.

 

En una piedra de mármol

había una mujer muerta

en una piedra de mármol

con la sangre derretía

y el corazón destrozado.

 

En la puerta de su casa

dos huerfanitos lloraban

en la puerta de su casa

se nos ha muerto nuestro padre

y no comeremos más

huevos fritos con tomate.

 

Hay pieles rojas

y tengo catorce balas,

vienen veinte pieles rojas

pa salvar la cabellera

tengo que hacer carambola

pa que no quede uno siquiera.

 

   Original

Vino amargo

Cabello- Freire

 

Vino amargo es el que bebo

 por culpa de una mujer.

 Porque dentro de mi llevo,

 porque dentro de mi llevo

 la amargura de un querer.

 

 Quiere reir la guitarra, pero...

 a mi, a llanto me suena,

 cada nota me desgarra,

 cada nota me desgarra

 el alma como una pena.

 

 Vino amargo, que no da alegría,

 y aunque me emborrache

 no la puedo olvidar.

 Porque la recuerdo,

 dame vino amargo

 que amarge, que amargue

 para quererla más.

 

 Ni con vino, ni guitarra

 yo alegre me he de poner,

 y aunque yo me meta en farra,

 y aunque yo me meta en farra,

 entre sueños la ha de ver.

 

 Palabras se lleva el viento

 como la espuma, se lleva el río,

 pero queda el sentimiento,

 pero queda el sentimiento

 cuando mucho se ha querido.

 

 Vino amargo, que no da alegría,

 y aunque me emborrache

 no la puedo olvidar.

 

 Porque la recuerdo,

 dame vino amargo

 que amarge y que amargue

 para quererla más.

 

   Parodia

Vino dulce

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

 Vino dulce es el que bebo

para no estar amargao.

El amargo pa Farina

que yo prefiero la quina

y el vino tinto embocao.

 

Pillo cada melopea

tan grande como un camión

mis piernas se tambalean

y aunque la cosa esté fea

bebo también peleón.

 

Vino dulce pido al tabernero

por que el vino amargao

me sabe muy mal

que no sea barato

que del priorato

lo quiero tintorro

y sin bautizar

 

Ni con vino ni con agua

del cante no “güelo” mal

y aunque yo me ponga en jarras

y les de mucha tabarra

no me podrán aguantar.

 

Yo tengo mucho más tongo

que el premio de las cerillas,

y aunque a Farina me igualo

dan ganas de darme un palo

cuando canto esta coplilla.

 

Vino dulce que esté empalagoso

igual que mi cante

de fino dulzor.

 

porque yo no cargo

con el vino amargo

habiendo en la tasca

tinto peleón.

 

   Original

Un amigo mío

D. Naranjo y Murillo

 

De mi propia mano

 lo llevé a mi casa

 y le dije a ella

 que era amigo mío.

 Y mi mujer dijo:

 "Siempre hay una copa,

 para quien buen amigo

 llama mi marido".

 

 Nunca sorprendí

 ni un gesto culpable,

 ni voz traicionera

 y hasta que lo viera

 con mis propios ojos

 no me lo creí.

 

 Un amigo mío

 y a la que en su día

 llevé hasta el altar.

 Un amigo mío,

 en mi propia casa

 me vino a robar.

 

 Yo no tengo ira

 sino la amargura

 de un escalofrío.

 Quienes envenenan

 de sucia mentira son,

 mi propia esposa

 y un amigo mío.

 

 Para que se marchara

 yo le abrí la puerta:

 "Vete y no te acuerdes

 ni del nombre mío"

 y yo vi en sus ojos

 la expresión culpable,

 de quien cambia plata

 por bronce fundido.

 

Y anoche la vi,

 hecha una pavesa

 sin sangre en la cara

 para que no llorara

 me callé la frase

 que le iba a decir.

 

 

Estribillo

 

  Parodia

Un amigo mío

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

De mi propia mano

lo senté en mi mesa

y le dije a ella

que era amigo mío.

Y mi mujer dijo:

si quieres que coma

déjale tu sitio

que tú ya has comio.

 

Nunca comprendí

que un tío tan canijo

tanto se comiera,

y hasta que lo viera

con mis propios ojos

no me lo creí.

 

Un amigo mío

en mi propia casa

se vino a hinchar.

Un amigo mío

sopa de cocido,

garbanzo y pringá

 

Yo no tengo hambre

sino la vergüenza

de no haber comío.

Los que a mí me dejan

igual que a un alambre son,

mi propia esposa

y este amigo mío.

 

Pa que se marchara

yo le abrí la puerta

vete y no te acuerdes

que me llamo Emilio.

Y yo vi en sus ojos

la expresión culpable

del que dos chorizos

se lleva escondio.

 

FIN

 

 

 

 

   Original

Ni se compra

Monreal

 

Me ofrecen correr el mundo entero

 honores y dinero

 y amores de verdad.

 Y a cambio me piden un te quiero

y yo me muero, muero

 por no poderlo dar.

 

 Porque estuve viviendo la vida

 y no supe engañar ni fingir

 y a la gente que amor me pedía

 que amor me pedía, les dije yo así:

 

 Ni se compra ni se vende

 el cariño verdadero,

 ni se compra ni se vende,

 no hay en el mundo dinero

 para comprar los quereres.

 Que el cariño verdadero,

 que el cariño verdadero

 ni se compra ni se vende.

 

 El día en que tu me conociste,

 alegre me pusiste

 y yo no sé porqué.

 Si luego te fuiste de mi vida

 dejándome una herida,

 que yo curar no sé.

 

Te ofrecieron riquezas y honores

 te cegaste lo mismo que yo

 y hoy que quieres comprar mis amores

 tendré que cantarte

 la misma canción:

 

 Ni se compra ni se vende

 el cariño verdadero,

 ni se compra ni se vende.

 No hay en el mundo dinero

 para comprar los quereres,

 que el cariño verdadero,

 que el cariño verdadero

 ni se compra ni se vende.

 

 Parodia

Ni se compra

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Me ofrecen correr el mundo entero

desde Aranda de Duero

hasta Ciudad Real.

Y a cambio me piden un puchero

de patas de cordero

y carne congelá.

 

Porque estuve comiendo judías

con morcilla, tocino y lacón

y la Concha, que es vecina mía,

lo vio y en seguida con guasa cantó:

 

Ni se compra ni se vende

el buen aceite de oliva

ni se compra ni se vende

y aunque nadie lo conciba

hoy vale mucha panoja

el buen aceite de oliva

el buen aceite de oliva

lo cambian por el de soja

 

El día que tú me conociste,

recuerdo que cogiste

una hermosa tajá.

El susto le diste al dios Baco

y oliste amoníaco

como una condená

 

Te ofrecieron un viaje a la China,

te cegaste por un chinarrón...,

yo te dije: "Cuidao cebollina,

no vuelvas con granos

que allí hay mucho arroz".

 

Ni se compra ni se vende

el cariño de la suegra,

ni se compra ni se vende.

Porque nos deja sin blanca

y luego nos trae la negra,

y la sangre nos enciende

ni se compra ni se vende

el cariño de la suegra.

 

  Original

Esperanza

Cabrera

 

Esperanza, Esperanza

 sólo sabes bailar cha cha chá,

 Esperanza, Esperanza

 sólo sabes bailar cha cha chá

 

Te conocí y me enamoré

 y me ilusioné

 y ahora todo se acabó.

 

 No se porqué, tu fingido amor

 le causó dolor,

 a mi pobre corazón.

 

 De nada vale la vida que he vivido,

 si de mujeres, nunca se sabe

 la que no es mala

 lo parece algunas veces

 y la que es mala, no lo parece.

 

Ay qué pena me das

 Esperanza por Dios,

 tan graciosa pero

 no eres buena.

 

 Ay qué pena me das

 Esperanza por Dios,

 tan graciosa

 y sin corazón.

 

Esperanza, Esperanza

 sólo sabes bailar cha cha chá.

 Esperanza, Esperanza

 sólo sabes bailar cha cha chá.

 

Te conocí y me enamoré

 y me ilusioné

 y ahora todo se acabó.

 

 No se porqué

 tu fingido amor

 le causó dolor,

 a mi pobre corazón.

 

De nada vale

 la vida que he vivido,

 si de mujeres, nunca se sabe,

 la que no es mala

 lo parece algunas veces

 y la que es mala, no lo parece.

 

 

Ay qué pena me das

 Esperanza por Dios,

 tan graciosa pero

 no eres buena.

Ay qué pena me das

 Esperanza por Dios,

 tan graciosa

 y sin corazón.

 

 Esperanza, Esperanza

 sólo sabes bailar cha cha chá

 Esperanza, Esperanza

 sólo sabes bailar

 cha cha chá.

 

   Parodia

Esperanza

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Esperanza, Esperanza

no sabía bailar charlestón

Esperanza, Esperanza

tiene cara de perro pachón.

 

La conocí junto a Sabadell

con Búfalo Bill,

Melón Blando y Devora Ken.

 

No sé por qué, me comprometí

a darle de comer

si no tenía ni pa mí.

 

De nada vale la vida que vivimos

si de potajes, nunca salimos

 

 

 

 

Ay qué pena me das

Esperanza por Dios

que de papas

te comas un vagón.

 

Ay qué pena me das

Esperanza por Dios

que de vino

te tragues un bidón.

 

Esperanza, Esperanza

no sabía bailar cha-cha-chá.

Esperanza, con la panza

tiene cara de burra cansá.

 

Me la encontré en Villa Nador

con un traje azul

y unas medias de algodón.

 

Cuando salí

de aquel callejón

y la vi a la luz

era un loro con sarampión.

 

De nada vale

que me sigas los pasos

y si me sigues te hago pedazos

puedes meterte

de fregona en el teatro

aunque no ganes

 ni pa tabaco.

 

Pero vete a Corea

Esperanza por Dios

que te harten los chinos de arroz.

 

 

 

 

 

 

Esperanza, Esperanza

entre nosotros ya todo acabó.

Esperanza, y señores

aquí la historia

ya se terminó.

   Original

Las campanas de Linares

Rafael Farina

 

Son clarines de la aurora

que a la gente encalamina.

Las campanitas tesoro

de esta tierra de las minas.

 

Torero,

es linarero torero,

llora lagrimas a mares,

ya se apagaron los soles,

y la muerte por Linares

va encendiendo sus faroles.

 

Campanas,

que agonía,

las campanas de Linares,

replicando,

noche y día,

bajo un cielo de alabares.

 

¡Ay! Torito nervioso

que estas junto a mi,

en vista de que quieres

probar su valor,

mirando al tendido

sin miedo de ti,

la plaza le ciega

con su resplandor,

el quiere en la arena

sembrar un jazmín,

llena en su faena,

faena,

de brisas de oro.

 

Campanas,

que agonía,

las campanas de...

deee Linares.

 

 

   Parodia

Las campanas de Linares

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Ay ay ay Campanas

que alegría

las campanas de Getafe

repicando noche y día

en la calva de mi padre.

En Getafe que ha pasao

quien corto la llave al agua

que no nos hemos lavao

y aun tenemos las legañas.

Fontanero, los fontaneros españoles

lloran lágrimas a mares

ya se apagaron las luces

de Villaverde a Getafe

alumbrando con faroles.

 

ay ay ay Campanas

que agonía

las campanas de Getafe

cuando doblan noche y día

es señal que a muerto alguien.

 

Apoya en el quicio de la mercería

estaba Casilda en traje de baño

 muy guapa fregando.

Ella miraba y yo le decía

ponte la rebeca y sube al caballo.

 

Emilio como me caiga

te voy a dar un puntapié.

Cógete bien a mi brazo

que al campo te llevaré.

 

Llegamos al campo

y allí la abracé

y en cinco segundos

me dio dos guantazos

y se puso de pie.

 

Con sus ojos grandes

 verdes como los de una cabra.

 

   Original

A la feria de Graná

César Olivan Galilea

 

Ponte el pañuelito blanco

 y tu bata colorá,

 que te voy a llevar conmigo

 a la feria de Graná.

 

 Ponte niña la peineta

 y tu enagua almidonada,

 pa que vean los gitanos

 lo bonita que tú vas.

 

 En esta noche de luna,

 con  la luz de los luceros,

 te diré gitana mía

 lo mucho que yo te quiero.

 

 Y en la orillita del río,

 con cintas de mil colores,

 voy a  poner sobre tu pelo

 cuatro ramitos de flores.

 

 Y mi caballito moro

 va loquito de alegría,

 porque lleva con orgullo

 la reina de Andalucía.

 

 Ponte el pañuelito blanco

 y tu bata colorá,

 que te llevo en mi caballo

 a la feria de Graná.

 

 En la mitad del camino

 yo te voy a regalar

 gargantillas de oro fino

 y zarcillos de coral.

 

 Caballo mío,

 y no te niegue a trotar

 galopa, caballo mío,

 que la que tengo a mi vera

 me está quitando el sentido,

 y va a ser,

 mi compañera.

 

   Parodia

A la feria de Graná

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Ponte el pañuelito blanco

y tus botas colorá,

que te voy a llevar a empujones

desde Córdoba a Graná.

 

Incate bien la peineta

y sácate la rebaná,

pa que vean los gitanos

el coraje que te da.

 

Y en esta noche sin luna,

a la luz de una cerilla,

nadie verá los churretes

que tienes en las rodillas.

 

Y a la orillita del río,

mientras te vas remojando,

te pondré sobre tu pelo

cuatro ranas y cinco sapos.

 

Y mi camello moruno

va loquito de alegría

porque lleva en su joroba

a la vizca de mi tía.

 

Ponte tu traje de noche,

que vamos de recepción,

no hagas como el otro día

que viniste en camisón.

 

Y a la mitad del camino

yo te voy a regalar

cuatro cardos borriqueros

y dos chumbos sin pelar.

 

Camello mío

no tropieces al andar,

aligera, camello mío,

que la que tienes aquí arriba

está deseando llegar

pa comerse

un plato de migas.

 

   Parodia

Que cosas tiene el amor

Emilio Jiménez Gallego (Emilio "El Moro")

 

Qué me importa que a las cabras,

no me importa volver a querer

si tus ojos blancos y sin pestañas

se me han clavaito en el peroné.

 

Gitana, gitana mía cómo te voy a querer

que a mí me pille un tranvía

si no te corto los pies.

 

Cuantas noches pasaré yo en vela

respirando aire puro, amor mío,

cuantas noches pasando esta pena

en la tasca quedaré dormido.

 

Sí, sí, sí que vamos hacer

porque vas a negarlo

que huele a podrío.

Ay lo que yo diera

por tirarte al río.

 

Qué fuerza tiene tu olor,

ay, pero qué fuerza tiene tu querer,

que cuanto más te acercas a mí,

más ganas me dan de correr.

 

Sí, sí, sí, sí, sí, sí, eso es.

 

Son tus rizos color estropajo

y los labios a ti no te se ven,

porque tienes los dientes por fuera

y además más negros que el humo de tren.