Emilio el moro
Emilio el moro
Emilio el moro

EMILIO EL MORO  Y SU GUITARRA

 

EP 45 rpm

 

Zafiro/Montilla EPFM-218 D.L.: M-889/1962

 

Parodia del famoso tema de Enrique Montoya "Esperanza"

Esperanza

Esperanza, Esperanza

 

sólo sabes bailar cha cha chá,

 

Esperanza, Esperanza

 

sólo sabes bailar cha cha chá

 

 

 

Te conocí y me enamoré

 

y me ilusioné

 

y ahora todo se acabó.

 

 

 

No se porqué, tu fingido amor

 

le causó dolor,

 

a mi pobre corazón.

 

 

 

De nada vale la vida que he vivido,

 

si de mujeres, nunca se sabe

 

la que no es mala

 

lo parece algunas veces

 

y la que es mala,

 

no lo parece.

 

 

 

Ay qué pena me das

 

Esperanza por Dios,

 

tan graciosa pero

 

no eres buena.

 

 

 

Ay qué pena me das

 

Esperanza por Dios,

 

tan graciosa

 

y sin corazón.

 

 

 

Esperanza, Esperanza

 

sólo sabes bailar cha cha chá.

 

Esperanza, Esperanza

 

sólo sabes bailar cha cha chá.

 

 

 

Te conocí y me enamoré

 

y me ilusioné

 

y ahora todo se acabó.

 

 

 

No se porqué

 

tu fingido amor

 

le causó dolor,

 

a mi pobre corazón.

 

 

 

De nada vale

 

la vida que he vivido,

 

si de mujeres, nunca se sabe,

 

la que no es mala

 

lo parece algunas veces

 

y la que es mala, no lo parece.

 

 

 

Ay qué pena me das

 

Esperanza por Dios,

 

tan graciosa pero

 

no eres buena.

 

 

 

Ay qué pena me das

 

Esperanza por Dios,

 

tan graciosa

 

y sin corazón.

 

 

 

Esperanza, Esperanza

 

sólo sabes bailar cha cha chá

 

Esperanza, Esperanza

 

sólo sabes bailar

 

cha cha chá

 

Esperanza y Esperanza

 

no sabía bailar charlestón.

 

Esperanza y Esperanza

 

tiene cara de perro pachón.

 

 

 

La conocí junto a Sabadell

 

con Búfalo Bill, Melón Blando

 

y Deborah Kent

 

 

 

No sé por qué, me comprometí

 

a darle de comer,

 

si no tenía ni "pa" mí.

 

 

 

De nada vale la vida que vivimos,

 

si de potaje, nunca salimos,

 

con lo que gano

 

no me como un langostino

 

y si me caso

 

entonces es cuando me arruino.

 

 

 

Y ay, qué pena me das

 

Esperanza por Dios,

 

que de papas

 

te coma un vagón.

 

 

 

Y ay qué pena me das

 

Esperanza por Dios,

 

que de vino

 

te tragues un bidón.

 

 

 

Esperanza y Esperanza

 

no sabía bailar chachachá.

 

Esperanza, con la panza

 

tiene el cuerpo de burra "cansá"

 

 

 

Me la encontré y en Villa Nador

 

con un traje azul

 

y unas medias de algodón.

 

 

 

Cuando salí de aquel callejón

 

y la vi en la luz

 

era un loro

 

con sarampión.

 

 

 

De nada vale

 

que me sigas los pasos

 

y si me sigues,

 

te parto el espinazo,

 

puedes meterte de fregona en el Ocaso

 

y aunque no gane, ni "pa" tabaco.

 

 

 

Pero vete a Corea

 

Esperanza por Dios,

 

que te harten

 

los chinos de arroz.

 

 

 

Y Esperanza

 

y Esperanza

 

entre nosotros

 

ya todo acabó.

 

 

 

Y Esperanza

 

y señores,

 

aquí la historia

 

ya se terminó,

 

pan, pan.

 

    Gran parodia, del tema de Rafael Farina "Vino amargo"

Vino dulce

Vino amargo es el que bebo

 

por culpa de una mujer.

 

Porque dentro de mi llevo,

 

porque dentro de mi llevo

 

la amargura de un querer.

 

 

 

 

 

 

 

Quiere reir la guitarra, pero...

 

a mi, a llanto me suena,

 

cada nota me desgarra,

 

cada nota me desgarra

 

el alma como una pena.

 

 

 

Vino amargo, que no da alegría,

 

y aunque me emborrache

 

no la puedo olvidar.

 

 

 

Porque la recuerdo,

 

dame vino amargo

 

que amarge, que amargue

 

para quererla más.

 

 

 

Ni con vino, ni guitarra

 

yo alegre me he de poner,

 

y aunque yo me meta en farra,

 

y aunque yo me meta en farra,

 

entre sueños la ha de ver.

 

 

 

Palabras se lleva el viento

 

como la espuma, se lleva el río,

 

pero queda el sentimiento,

 

pero queda el sentimiento

 

cuando mucho se ha querido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vino amargo, que no da alegría,

 

y aunque me emborrache

 

no la puedo olvidar.

 

 

 

Porque la recuerdo,

 

dame vino amargo

 

que amarge y que amargue

 

para quererla más.

 

Vino dulce es el que bebo

 

para no estar "amargao".

 

El amargo pá mi prima que yo,

 

prefiero la quina

 

y el vino tinto "embocao".

 

El amargo "pá" quien quiera,

 

que yo prefiero la quina

 

y dos botellas solera.

 

Pillo cada borrachera

 

tan grande como una foca

 

y me he "quedao" "convencio"

 

y me he "quedao" "convencio",

 

que se me tuerce hasta las botas.

 

 

 

Vino dulce pido al tabernero

 

porque el vino amargo

 

me sabe muy mal.

 

 

 

Que no sea barato,

 

que de Valdepeñas,

 

lo quiero tintorro

 

y sin bautizar.

 

 

 

Ni con vino, ni con agua

 

yo triste me he de poner,

 

porque le canto un fandango

 

a un turco, a un americano

 

y a un ruso y a un japonés.

 

 

 

Porque le canto un fandango

 

a un chino, a un chocolovaco

 

a un rumano y a un sordo inglés.

 

Yo tengo más alegría

 

que un gorila en libertad,

 

porque mis ojos no saben,

 

porque mis ojos no saben

 

lo que es sufrir ni llorar.

 

 

 

Vino dulce yo sigo bebiendo

 

revuelto con whisky,

 

colonia y sifón.

 

 

 

Porque yo no trago

 

ese vino amargo,

 

habiendo en las tascas

 

tinto peleón.

 

    En esta parodia, Emilio demuestra una vez más su ingenio dándole un giro magistral a la letra de la canción del mismo titulo de Manolo "El  Malagueño"

Un amigo mio

De mi propia mano

 

lo llevé a mi casa

 

y le dije a ella

 

que era amigo mío.

 

 

 

Y mi mujer dijo:

 

"Siempre hay una copa,

 

para quien buen amigo

 

llama mi marido".

 

 

 

Nunca sorprendí

 

ni un gesto culpable,

 

ni voz traicionera

 

y hasta que lo viera

 

con mis propios ojos

 

no me lo creí.

 

 

 

Un amigo mío

 

y a la que en su día

 

llevé hasta el altar.

 

Un amigo mío,

 

en mi propia casa

 

me vino a robar.

 

 

 

Yo no tengo ira

 

sino la amargura

 

de un escalofrío.

 

Quienes envenenan

 

de sucia mentira son,

 

mi propia esposa

 

y un amigo mío.

 

 

 

Para que se marchara

 

yo le abrí la puerta:

 

"Vete y no te acuerdes

 

ni del nombre mío"

 

y yo vi en sus ojos

 

la expresión culpable,

 

de quien cambia plata

 

por bronce fundido.

 

 

 

Y anoche la vi,

 

hecha una pavesa

 

sin sangre en la cara

 

para que no llorara

 

me callé la frase

 

que le iba a decir.

 

 

Un amigo mío

 

y a la que yo un día,

 

llevé hasta el altar.

 

Un amigo mío,

 

en mi propia casa

 

me vino a robar.

 

 

 

Yo no tengo ira

 

sino la amargura

 

de un escalofrío,

 

quienes me envenenan

 

de sucia mentira son,

 

mi propia esposa

 

y un amigo mío.

 

De mi propia mano

 

lo senté en mi mesa

 

y le dije a ella

 

que era amigo mío.

 

 

 

Y mi mujer dijo:

 

"Si quieres que coma,

 

déjale tu sitio

 

que tú ya has comio".

 

 

 

Nunca comprendí

 

que un tío tan canijo,

 

tanto se comiera

 

y hasta que lo viera

 

con mis propios ojos

 

no me lo creí.

 

 

 

Un amigo mío

 

sopa del cocido

 

garbanzo y pringá.

 

Y un amigo mío,

 

en mi propia casa

 

se vino a hinchar.

 

 

 

Yo no tengo hambre

 

sino la vergüenza

 

de no haber "comio".

 

Los que a mí me dejan

 

igual que a un alambre son,

 

mi propia esposa

 

y este amigo mío.

 

 

 

Para que se marchara

 

yo le abrí la puerta:

 

"Vete y no te acuerdes

 

que me llamo Emilio"

 

y yo vi en sus ojos

 

la expresión tunante,

 

del que dos chorizos

 

se lleva escondidos.

 

 

 

Y anoche lo vi,

 

con esos colores

 

del hombre que almuerza

 

y no tuve ganas

 

de decirle al hombre

 

"to" lo que sentí.

 

 

Vaya amigo mío,

 

que hasta de mi cena

 

se llevó el bistec.

 

Vaya amigo mío,

 

que migó diez bollos

 

dentro del café.

 

 

 

Yo no tengo ira

 

pero hasta el tabaco

 

que tenía escondido,

 

"to" se lo fumaron

 

y "to" me lo mangaron

 

y fue mi propia esposa

 

y este amigo mío.

 

Parodia del popular tema "La serranía"  de Antonio Molina

Serranas

La serranía

 

la serranía

 

la serranía

 

yo recorro postinero

 

yo recorro postinero

 

de noche y día

 

de noche y día

 

de noche y día,

 

sin pensar que por mi suerte,

 

siempre en peligro de muerte

 

esta mi vida

 

esta mi vida, a...a...a...ay..

 

esta mi vida.

 

 

 

 

 

En mi caballo lucero

 

de ronda la serranía

 

en mi caballo lucero

 

y en todo el mundo entero

 

no hay novia como la mía

 

la mujer que yo más quiero.

 

 

 

 

 

 

La serranía

 

la serranía

 

la serranía

 

yo recorro en bicicleta

 

yo recorro en bicicleta,

 

con valentía.

 

 

 

Robo y requiso,

 

robo y requiso,

 

pero más que contrabandista,

 

pero más que contrabandista

 

soy un chorizo

 

de Cantimpalo.

 

 

 

 

 

Viva el puente La Princesa.

 

Viva Melilla,

 

que es la tierra de un servidor.

 

Viva el puente la Princesa,

 

el río Manzanares

 

y el Guadalquivir de Cuenca,

 

que es lo mejor de Barcelona.