Emilio el moro
Emilio el moro
Emilio el moro

Emilio El Moro

 

EP 45 rpm

 

Discophon EP 27319 D.L.: B-11.732/1963

 

 

 

 

 

Parodia del famoso "Antonio Vargas Heredia" de Imperio argentina.

Tenemos  dos versiones distintas del mismo tema y su actuación en la película "El cipote de Archidona"

Antonio Vargas Heredia

Con un clavel grana

 

sangrando en la boca,

 

con una varita

 

de mimbre en la mano,

 

por una vereda

 

que llega hasta el río,

 

iba Antonio Vargas

 

Heredia, el gitano.

 

 

 

Entre los naranjos

 

la luna lunera,

 

ponía en su frente

 

su luz de azahar,

 

y cuando apuntaban

 

las claras del día,

 

llevaba reflejos

 

del verde olivar,

 

del verde olivar.

 

 

 

Antonio Vargas Heredia,

 

flor de la raza calé,

 

cayó el mimbre de tu mano

 

y de tu boca el clavel,

 

Y de tu boca el clavel.

 

 

 

De Puente Genil a Lucena,

 

de Loja a Benamejí.

 

De Puente Genil a Lucena,

 

de Loja a Benamejí,

 

las mocitas

 

de Sierra Morena,

 

se mueren de pena

 

llorando por ti.

 

Antonio Vargas Heredia,

 

se mueren de pena

 

llorando por ti.

 

 

 

Era Antonio Vargas

 

Heredia, el gitano

 

el más arrogante

 

y el mejor plantado

 

y por los contornos

 

de Sierra Morena,

 

no lo hubo más bueno,

 

más guapo y honrado.

 

 

 

Pero por culpita

 

de una hembra gitana,

 

su faca en el pecho

 

de un hombre se hundió.

 

 

 

Los celos malditos

 

nublaron sus ojos

 

y preso en la trena

 

de rabia lloró,

 

de rabia lloró.

 

 

 

Antonio Vargas Heredia,

 

 

flor de la raza calé,

 

cayó el mimbre de tu mano

 

y de tu boca el clavel

 

y de tu boca el clavel.

 

 

 

De Puente Genil a Lucena,

 

de Loja a Benamejí.

 

De Puente Genil a Lucena,

 

de Loja a Benamejí,

 

las mocitas de Sierra Morena

 

se mueren de pena

 

llorando por ti.

 

Antonio Vargas Heredia,

 

se mueren de pena

 

llorando por ti.

 

Con un ladrillazo

 

sangrando en la boca

 

y con su chivata

 

de pino en la mano

 

a darse un bañito

 

por el río iba,

 

don Antonio Vargas

 

 en traje de baño.

 

 

 

Entre higos y chumbos

 

la luna lunera

 

alumbraba menos

 

que te alumbra un gas

 

y cuando er gitano

 

a sentarse iba

 

se llenó de espinas l

 

a parte de atrás

 

 

 

 

 

Antonio Vargas Heredia

 

flor de la raza calé,

 

tu tienes lleno de espinas

 

un sitio que no se ve

 

un sitio que no se ve

 

 

 

De Londres hasta Lucena

 

de Hamburgo a Benamejí

 

las moritas de Sierra Morena

 

se mueren de asco al verte vení.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Era Antonio Vargas

 

Heredia el gitano

 

el tío más fachoso

 

y el más derrotao

 

y en todas las tascas

 

de Sierra Morena

 

to lo que bebía

 

dejaba fiao

 

 

 

Pero por culpita de

 

una mora alemana

 

de cerveza en Loja

 

dicen que se hartó.

 

 

 

Cuarenta guantazos

 

nublaron sus ojos

 

y preso en la trena

 

la turca durmió.

 

 

 

 

Antonio Vargas Heredia

 

¿qué?

 

flor de la raza calé

 

te han dao con la chivata

 

en medio del peroné

 

en medio del peroné.

 

 

 

de Ceuta hasta Lucena

 

de Larache a Benamejí

 

 

 

 

 

las moritas de Checoslovaquia

 

se mueren de pena

 

llorando por ti.

 

Con un ladrillazo

 

sangrando en la boca

 

y con su chivata

 

de pino en la mano,

 

a darse un bañito

 

por el río iba,

 

don Antonio Vargas

 

en traje de baño.

 

 

 

Entre higos chumbos

 

la luna lunera,

 

alumbraba menos

 

que te alumbra un gas,

 

y cuando el gitano

 

a sentarse iba,

 

se llenó de espinas

 

la parte de atrás.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De Londres hasta Lucena,

 

de Loja a Benamejí.

 

De Londres hasta Lucena,

 

de Loja a Benamejí,

 

las comadres

 

de Sierra Morena,

 

se mueren de asco

 

al verte venir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Era Antonio Vargas

 

Heredia, el gitano

 

el tío más pachocho

 

y el más derrotado

 

y en todas las tascas

 

de Sierra Morena,

 

todo lo que bebía

 

dejaba fiado

 

 

 

Pero por culpita

 

de una mora alemana,

 

de cerveza en Loja

 

dicen que se hartó.

 

 

 

Cuarenta guantazos

 

nublaron sus ojos

 

y preso en la trena

 

la turca durmió.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De Ceuta hasta Alhucema,

 

de Larache a Benamejí,

 

 

 

 

 

Las moritas de Chocoeslovaquia

 

se mueren de pena

 

llorando por ti.

 

    Gran parodia del tema "La malagueña" de Miguel Acebes Mejía

La malagueña

Que bonitos ojos tienes

 

debajo de esas dos cejas,

 

debajo de esas dos cejas

 

que bonitos ojos tienes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ellos me quieren mirar

 

pero si tú no los dejas,

 

pero si tú no los dejas

 

ni siquiera parpadear.

 

 

 

Malagueña salerosa

 

besar tus labios quisiera

 

besar tus Labios quisiera

 

malagueña salerosa.

 

 

 

Y decirte niña hermosa

 

eres linda y hechicera

 

eres linda y hechicera

 

como el candor de una rosa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con tus ojos me anunciabas

 

que me amabas tiernamente,

 

que me amabas tiernamente

 

con tus ojos me anunciabas.

 

 

 

Ingrata me traicionabas

 

cuando de ti estaba ausente,

 

cuando de ti estaba ausente

 

de mi pasión me burlabas.

 

 

 

Malagueña salerosa

 

besar tus labios quisiera,

 

besar tus Labios quisiera

 

malagueña salerosa.

 

 

 

Y decirte niña hermosa

 

eres linda y hechicera,

 

eres linda y hechicera

 

como el candor de una rosa,

 

como el candor de una rosa.

 

Qué bonitos ojos tengo

 

debajo de mi turbante blanco,

 

por encima de mi barba negra,

 

qué bonitos ojos tengo yo

 

porque mi padre me lo ha puesto

 

a mí cuando yo era más pequeño

 

y a lo alto de la cuna.

 

 

 

Ellos que me quieren, que me miran,

 

pero si tú no lo dejas que se muevan

 

pero si tú no lo dejas ni siquiera

 

que se meneen un poquito.

 

 

 

Malagueña salerosa,

 

besar tus labios yo quiere

 

co co co ro cooooooo...

 

besar tus labios yo quiere,

 

¡Mamá! lagueña salerosa.

 

He decirte niña bueno.

 

Que eres linda y hechicera,

 

eres linda y hechicera,

 

co co co ro cooooooo...

 

como la candor de la rosa,

 

y decirte otra vez niño bueno.

 

 

 

Que eres linda y hechicera,

 

co co co rocooooooo...

 

co co co co co co

 

co co co co co co

 

po po po po po po po po po pokí

 

deeee... una rosa.

 

    Parodia de Emilio el moro

Rosarito de mi vida

Ti ri ti tí

 

ti ri ti tó

 

ti ri ti te ro

 

ti ri ti ri tin to

 

to ro to tón to to ro to tin to

 

to ró to ró to ró

 

La la la la la la la la la

 

la ra la ra la raaa...

 

 

 

Que mira de medio lado,

 

tengo una novia que es bizca

 

que mira de medio lado.

 

Le pido que me dé un beso

 

y se lo da al que tiene al lado.

 

 

 

Cuando compra unos zapatos,

 

ay, que de los pies que tiene,

 

cuando compra unos zapatos,

 

que pisas un cocodrilo

 

y le tapas hasta el rabo.

 

 

 

De la feria de Utrera y el otro día

 

se escapó un toro bravo

 

de la corría.

 

Como mi novia es bizca

 

vio dos ventanas

 

subió a la que no era

 

y está en la cama.

 

 

 

Eres bonita y no te has ca casado,

 

eres bonita y no te has casado

 

porque la cara se te ha picado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De la feria de Autrera y el otro día

 

se escapó un toro bravo

 

de la corrida.

 

Como mi novia es bizca

 

vio dos ventanas

 

cogió a la que no era

 

y está por cama.

 

 

 

Te quiere yo, te quiere yo

 

más calamare, más calamare,

 

y más calamare y tres de gamba

 

Parodia del popular tema "El poeta lloró" de Los hermanos Reyes

El poeta lloró

 

 

 

 

 

Quiso escribir el poeta

 

el amor que sentía,

 

más cuando vio que la gente

 

el amor le vendía.

 

 

 

Lloró, ay el poeta lloró,

 

ay el poeta lloró,

 

el poeta lloró.

 

 

 

Quiso exaltar la belleza

 

que la flor le brindaba,

 

más cuando vio que la gente

 

esa flor destrozaba.

 

 

 

Lloró, ay el poeta lloró,

 

ay el poeta lloró,

 

el poeta lloró.

 

 

 

Nadie mira ya al cielo,

 

poco importa el amor

 

y en un mundo de orgullo

 

y donde todo es rencor.

 

 

 

Quiso escribir a lo bello

 

que el buen Dios regalaba,

 

más cuando vio que la gente

 

la belleza olvidaba.

 

 

 

Lloró, ay el poeta lloró,

 

ay el poeta lloró,

 

el poeta lloró.

 

 

 

Ay nadie mira ya al cielo,

 

poco importa el amor

 

y en un mundo de orgullo

 

y donde todo es rencor.

 

 

 

Quiso escribir a lo bello

 

que el buen Dios regalaba,

 

más cuando vio que la gente

 

la belleza olvidaba.

 

 

 

Lloró, ay el poeta lloró,

 

el poeta lloró

 

y el poeta lloró.

 

 

 

Lloró, y el poeta lloró

 

y el poeta lloró

 

y el poeta lloró.

 

 

 

 

 

Y dijo la gata al gato:

 

"Por ti Lucho, Gatica".

 

 

Quiso tocar el trompeta

 

una dulce melodía,

 

cuando más tranquilo estaba

 

le tiraron una sandía.

 

 

 

Lloró, el trompeta lloró,

 

y el trompeta lloró,

 

y el trompeta lloró.

 

 

 

Quiso asaltar una tienda

 

que una calle le brindaba,

 

más cuando vio que la dueña

 

con la escoba le pegaba.

 

 

 

lloró, y el trompeta lloró,

 

y el trompeta lloró,

 

y el trompeta llorón.

 

 

 

Dame un poquito de queso,

 

no me importa el empujón,

 

en este mundo de grullos

 

donde todo es rencor.

 

 

Quiso pensar en lo bello

 

que sería una butifarra,

 

más cuando vio que la gente

 

también esto le negaba.

 

 

 

lloró, y el trompeta lloró,

 

el trompeta lloró,

 

el trompeta lloró.

 

Con un ladrillazo

 

sangrando por boca

 

y con su chivata

 

de pino en la mano,

 

a darse un bañito

 

por el río iba,

 

el señor Antonio Bragas

 

Heredia, el gitano.

 

 

 

Entre higos chumbos

 

la luna lunera,

 

alumbraba menos

 

que te alumbra un gas,

 

y cuando el gitano

 

a sentarse iba,

 

se llenó de espinas

 

la parte de atrás.

 

 

 

 

 

Antonio Bragas Heredia,

 

flor de la raza calé,

 

tú tienes lleno de espinas

 

y un sitio que no se ve,

 

y un sitio que no se ve.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Era el señor Antonio Bragas

 

Heredia, el gitano

 

el tío más pachocho

 

y el más derrotado

 

y en todas las tascas

 

de Sierra Morena

 

todo lo que bebía

 

dejaba fiado.

 

 

 

Pero por culpita

 

de una mora aleman,a

 

de cerveza en Loja

 

dicen que se hartó.

 

 

 

Cuarenta guantazos

 

nublaron sus vista

 

y preso en la trena

 

la tuerca durmió.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

las moritas de Chocueslovaquia

 

se mueren de pena

 

llorando por ti.