Emilio el moro
Emilio el moro
Emilio el moro

emilio EL MORO "TONGO AL TANGO"

 

EP 45 rpm

 

Discophon EP 27441 D.L.: B-17.131/1965

 

 

Parodia del famoso tango "Tomo y obligo"de Carlos Gardel

Tomo y obligo

Tomo y obligo, mándese un trago,

 

que hoy necesito el recuerdo matar,

 

sin un amigo lejos del pago

 

quiero en su pecho mi pena volcar.

 

 

 

Beba conmigo, y si se empaña

 

de vez en cuando mi voz al cantar,

 

no es que la llore porque me engaña,

 

yo sé que un hombre no debe llorar.

 

 

 

Si los pastos conversaran,

 

esta pampa le diría

 

de qué modo la quería,

 

con qué fiebre la adoré.

 

 

 

Cuántas veces de rodillas,

 

tembloroso, yo me he hincado

 

bajo el árbol deshojado

 

donde un día la besé.

 

 

 

Y hoy al verla envilecida

 

y a otros brazos entregada,

 

fue para mí una puñalada

 

y de celos me cegué.

 

 

 

Y le juro, todavía

 

no consigo convencerme

 

como pude contenerme

 

y ahí nomás no la maté.

 

 

 

Tomo y obligo, mándese un trago;

 

de las mujeres mejor no hay que hablar,

 

todas, amigo, dan muy mal pago

 

y hoy mi experiencia lo puede afirmar.

 

 

 

Siga un consejo, no se enamore

 

y si una vuelta le toca hocicar,

 

fuerza, canejo, sufra y no llore

 

que un hombre macho no debe llorar.

 

Yo no te obligo, tómate un trago,

 

que hoy he cobrado la paga del mes

 

y a los amigos siempre les pago

 

por si algún día no tengo con qué.

 

 

 

Bebe conmigo y aunque se empaña

 

de vez en cuando mi vaso al beber,

 

será que lloro porque estas tapas

 

tienen cebollas pá parar un tren.

 

 

 

Si los gatos conversaran

 

ellos mismos te dirían

 

de qué modo la quería,

 

con qué fiebre la encontré.

 

 

 

Le puse penicilina

 

y en farmacia me he gastado

 

todo lo que había ganado

 

y entre yodo y Farmapen.

 

 

 

Y hoy al verla envilecida

 

y a otros brazos entregada,

 

le pegué cuatro patadas

 

y del pelo la arrastré.

 

 

 

Y te juro Juan María,

 

no consigo convencerme

 

de que todavía esté viva

 

y con ganas de comer.

 

 

 

Vente conmigo, ya no hay más trago,

 

de las mujeres mejor no hay que hablar,

 

todas, amigo, tienen mal pago,

 

pues todo a plazos lo quieren comprar.

 

 

 

Sigue un consejo, no te enamores

 

y si a la vuelta te toca pagar,

 

yo pago esta noche, yo pago esta noche,

 

como un conejo corre y no llores,

 

que si te alcanza ya me contarás.

 

Yo adivino el parpadeo

 

de un quinqué que allá a lo lejos

 

va marcando mi retorno.

 

 

 

Es el mismo que alumbraba

 

con sus pálidos reflejos

 

del corral al comedor.

 

 

 

Y aunque yo quise cambiarlo

 

no tuve nunca

 

para un contador.

 

 

 

La vieja calle

 

donde había dos piedras,

 

con mi biscúter

 

yo me las tragué.

 

 

 

Bajo el burlón

 

mirar de dos serenos

 

que con indiferencia

 

me vieron caer.

 

 

 

Volver

 

con la frente partida,

 

la nieve y el barro

 

llenaron mi sien.

 

 

 

Sentir

 

que mis dientes caían

 

y una muela empastada

 

que me puse aquel día

 

sé que la encontraron

 

despué en Almería.

 

 

 

Vivir

 

con las piernas tronchadas

 

por culpa del golpe

 

que yo me pegué.

 

 

 

Tengo miedo del encuentro

 

con mi novia Catalina

 

si me ve de esta manera.

 

 

 

Y aunque ella es tuerta y coja

 

y más fea que una cortina

 

de las que hacen de una red.

 

 

 

Pero el viajero que huye

 

estoy seguro

 

que yo voy a ser.

 

 

 

Y aunque no puedo

 

correr ni tres metros

 

y en eso estamos lo mismo los dos.

 

 

 

Y si ella quiere

 

llevarme a los altares

 

tendrá que ser saltando

 

como un gorrión.

 

 

 

Volví

 

de casarme en la ermita,

 

los niños del pueblo

 

decían de tó.

 

 

 

Sentí

 

que ya toda la vida

 

tendré que estar con mi suegra

 

cuidando de las gallinas

 

ordeñando la cabra

 

y limpiar la cocina.

 

 

 

Vivir

 

con la coja y su madre

 

maldito sea el golpe

 

que un día me pegué.

 

 Parodia del famoso tango "Volver" de Carlos Gardel

Volver

Yo adivino el parpadeo

 

de las luces que a lo lejos

 

van marcando mi retorno.

 

 

 

Son las mismas que alumbraron

 

con sus pálidos reflejos

 

hondas horas de dolor.

 

 

 

Y aunque no quise el regreso

 

siempre se vuelve

 

al primer amor.

 

 

 

La vieja calle

 

donde me cobijo

 

tuya es su vida

 

tuyo es su querer.

 

 

 

Bajo el burlón

 

mirar de las estrellas

 

que con indiferencia

 

hoy me ven volver.

 

 

 

Volver

 

con la frente marchita

 

las nieves del tiempo

 

platearon mi sien.

 

 

 

Sentir

 

que es un soplo la vida

 

que veinte años no es nada

 

que febril la mirada

 

errante en las sombras

 

te busca y te nombra.

 

 

 

Vivir

 

con el alma aferrada

 

a un dulce recuerdo

 

que lloro otra vez.

 

 

 

Tengo miedo del encuentro

 

con el pasado que vuelve

 

a enfrentarse con mi vida.

 

 

 

Tengo miedo de las noches

 

que pobladas de recuerdos

 

encadenen mi soñar.

 

 

 

Pero el viajero que huye

 

tarde o temprano

 

detiene su andar.

 

 

 

Y aunque el olvido

 

que todo destruye

 

haya matado mi vieja ilusión.

 

 

 

Guardo escondida

 

una esperanza humilde

 

que es toda la fortuna

 

de mi corazón.

 

 

 

Volver

 

con la frente marchita

 

las nieves del tiempo

 

platearon mi sien.

 

 

 

Sentir

 

que es un soplo la vida

 

que veinte años no es nada

 

que febril la mirada

 

errante en las sombras

 

te busca y te nombra.

 

 

 

Vivir

 

con el alma aferrada

 

a un dulce recuerdo

 

que lloro otra vez.

 

 Parodia del famoso tango "Caminito" de Carlos Gardel

Caminito

Caminito,

 

que el tiempo ha borrado

 

que juntos un día

 

nos viste pasar.

 

 

 

He venido

 

por última vez,

 

he venido

 

a contarte mi mal.

 

 

 

Caminito,

 

que entonces estabas

 

bordeado de trébol

 

y juncos en flor,

 

 

 

una sombra

 

ya pronto serás,

 

una sombra lo mismo

 

que yo.

 

 

 

Desde que se fue

 

triste vivo yo,

 

caminito amigo

 

yo también me voy.

 

 

 

Desde que se fue

 

nunca más volvió,

 

seguiré sus pasos

 

caminito, adiós.

 

 

 

Caminito,

 

que todas las tardes

 

feliz recorría

 

cantando mi amor,

 

 

 

No le digas

 

si vuelve a pasar,

 

que mi llanto

 

tu suelo regó.

 

 

 

Caminito,

 

cubierto de cardos,

 

la mano del tiempo

 

tu huella borró

 

 

 

y a tu lado quisiera caer

 

y que el tiempo

 

nos mate a los dos.

 

 

 

Desde que se fue

 

triste vivo yo,

 

caminito amigo

 

yo también me voy.

 

 

 

Desde que se fue

 

nunca más volvió,

 

seguiré sus pasos

 

caminito, adiós.

 

Caminito,

 

ya el tiempo ha pasado

 

desde que aquel día

 

nos viste marchar.

 

 

 

He venido

 

sin ella otra vez,

 

pa contarte

 

lo que es descansar.

 

 

 

Caminito,

 

que entonces estabas

 

cubierto de barro

 

y lagartos al sol,

 

 

 

carretera

 

muy pronto serás,

 

porque ya te han metido

 

un tractor.

 

 

 

Desde que se fue,

 

qué bien vivo yo,

 

gracias a un amigo

 

que se la llevó.

 

 

 

Desde que se fue

 

nunca me escribió,

 

pues no quise darle

 

ni mi dirección.

 

 

 

Caminito,

 

te acuerdas la tarde

 

que me perseguía

 

su hermano mayor.

 

 

 

No le digas

 

que he vuelto a pasar,

 

que es más bruto

 

que un boxeador.

 

 

 

Caminito,

 

cubierto de piedras,

 

treinta contratistas

 

te van a arreglar

 

 

 

y en tu asfalto no quiero caer

 

cuando el bestia

 

me venga a buscar.

 

 

 

Me voy pa Aranjuez

 

con un camión,

 

pero nunca digas

 

que aquí estuve yo.

 

 

 

Si ella va a volver

 

ya no estaré yo,

 

que esté con su madre,

 

que fue quien la parió.

 

 Parodia del famoso tango "Melodía de Arrabal" de Carlos Gardel

Melodía de Arrabal

Barrio plateado por la luna,

 

rumores de milonga

 

es toda tu fortuna.

 

 

 

Hay un fuelle que rezonga

 

en la cortada mistonga,

 

mientras que una pebeta

 

linda como una flor,

 

espera coqueta

 

bajo la quieta

 

luz de un farol.

 

 

 

Barrio, barrio...

 

que tenés el alma inquieta

 

de un gorrión sentimental.

 

 

 

Penas, ruegos...

 

es todo el barrio malevo

 

melodía de arrabal

 

 

 

Viejo...Barrio...

 

Perdoná si al evocarte

 

se me planta un lagrimón,

 

que al rodar en tu empedrado

 

es un beso prolongao

 

que te da mi corazón.

 

 

 

Cuna de tauras y cantores,

 

de broncas y entreveros,

 

de todos mis amores.

 

 

 

en tus muros con mi acero

 

yo grabé nombres que quiero:

 

Rosa, la “Milonguita”.

 

Era rubia Margot...

 

y en la primera cita

 

la paica Rita

 

me dio su amor.

 

 

 

Barrio, barrio...

 

que tenés el alma inquieta

 

de un gorrión sentimental.

 

 

 

Penas, ruegos...

 

es todo el barrio malevo

 

melodía de arrabal.

 

 

 

Viejo...Barrio...

 

Perdoná si al evocarte

 

se me planta un lagrimón,

 

que al rodar en tu empedrado

 

es un beso prolongao

 

que te da mi corazón.

 

Barrio sin faroles y sin lunas,

 

rumores de canales,

 

tus calles son lagunas.

 

 

 

Hay un fuelle que se siente

 

desde la fragua de enfrente,

 

mientras que la Enriqueta

 

tiesa desde un balcón,

 

espera coqueta

 

que un majareta

 

le hable de amor.

 

 

 

Barrio, barrio...

 

que tenés las piedras sueltas

 

y estas hecho un barrizal.

 

 

 

Pena, tengo...

 

de estrenar mi traje nuevo

 

porque lo voy a manchar.

 

 

 

Viejo.. barrio...

 

perdona si es que el alcalde

 

no te tapa el socavón

 

y al rodar por tu empedrao

 

dos turistas la han diñao

 

y otro medio se mató.

 

 

 

Cuna de pulgas y ratones,

 

de broncas y gamberros

 

y puestos de melones.

 

 

 

Y en tus muros con mi acero

 

yo grabé más de un letrero:

 

Rosa, voy pá la esquina,

 

vente, rubia Margó,

 

y en la primera cita

 

la tía Frasquita

 

nos sorprendió.

 

 

 

Barrio, barrio,

 

que tenés cerrás las puertas

 

y en cuanto suenan las diez.

 

 

 

Pena, tengo...

 

de meterme por tus charcos

 

donde se mojan los pies.

 

 

 

Viejo... barrio...

 

si algun día piensan ponerte

 

por tus calles zona azul,

 

yo te juro que me voy

 

con mi moto pá aparcar

 

por lo menos al Perú.