Emilio el moro
Emilio el moro
Emilio el moro

EMILIO "el moro"

 

EP 45 rpm

 

Discophon EP 27443 D.L.: B-24.332/1965

 

 

 

 

Aquí podemos encontrar dos parodias completamente diferentes

basadas en la famosa canción de Rafael Farina "Mi perro amigo".

 En el año 1963 el protagonista es un Camello y  en esta de 1965  es un Perro.

Mi perro amigo

Mi perrito Lucero

 

fue mi alegría,

 

el mejor compañero

 

que yo tenía.

 

 

 

A la escuela a mi niño

 

acompañaba

 

y con cuanto cariño

 

con él jugaba.

 

 

 

Pero una noche él solito

 

en defensa de mi hogar,

 

en la mano de un maldito

 

ya no pudo más ladrar.

 

 

 

No siento los dineros

 

que me robaron,

 

sino al pobre Lucero

 

que me mataron.

 

 

 

A pesar del tormento

 

de su agonía,

 

su rabito contento

 

aún se movía.

 

 

 

Alma de tirano,

 

corazón de hierro,

 

maldita sea la mano

 

que mata a un perro,

 

maldita sea la mano

 

que mata a un perro.

 

 

 

En penar y contento,

 

siempre testigo,

 

gozó en todo momento,

 

sintió conmigo.

 

 

 

Fue tan grande y tan sano,

 

tanto adoraba,

 

que lamía la mano

 

que le pegaba.

 

 

 

No siento los dineros

 

que me robaron,

 

sino al pobre Lucero

 

que me mataron.

 

 

 

A pesar del tormento

 

de su agonía,

 

su rabito contento

 

aún se movía.

 

 

 

Alma de tirano,

 

corazón de hierro,

 

maldita sea la mano

 

que mata a un perro,

 

maldita sea la mano,

 

que mata a un perro.

 

Tengo un perro lucero

 

que es mi ruina,

 

me ha dejado el gallinero

 

con dos gallinas.

 

 

 

Y a la escuela a mis niños

 

les acompañaba

 

y le hincaba el colmillo

 

a todo el que pasaba.

 

 

 

Pero una noche intranquilo

 

para que no ladrara más,

 

le endiñé tres cuarto kilo

 

de morcilla envenenada.

 

 

 

No siento los dineros

 

que me costaron,

 

sino el poco veneno

 

que le untaron.

 

 

 

Y a pesar del tormento

 

de su agonía,

 

su rabito con guasa

 

aún se movía.

 

 

 

No soy un tirano,

 

no soy un gamberro,

 

que lleva todo el verano

 

ladrando el perro.

 

 

 

 

 

 

 

Yo ya estaba contento

 

y tengo testigos,

 

pues en todo momento

 

dormí tranquilo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y a pesar del tormento

 

que he estado pasando,

 

mi mujer cuatro perros

 

me está criando.

 

 

 

No soy un tirano,

 

no soy un gamberro,

 

pero estaré todo el año

 

matando perros,

 

pero estaré todo el año

 

matando perros.

 

Mi camello Lucero

 

fue mi alegría,

 

el mejor compañero

 

de travesía.

 

 

 

No quería caravana

 

por ir conmigo

 

y en vez de agua bebía

 

Fanta con vino.

 

 

 

Pero una noche rendido

 

y un oasis divisé,

 

y cuando quedé dormido

 

en la ruina desperté.

 

 

 

No siento los collares

 

que me robaron,

 

sino el pobre camello

 

que me lisiaron.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Algo le tiraron,

 

pesado como hierro,

 

maldito sea el canalla

 

que hirió al camello.

 

 

 

 

 

 

 

Me ayudaron tres indios

 

y a hacer la fosa

 

y enterré a mi camello

 

y sus dos jorobas.

 

 

 

Pero cuando me venía

 

la arena se meneó

 

y es que el camello vivía

 

y llorábamos los dos.

 

 

 

De lo que me robaron

 

importa un comino,

 

si tengo a mi camello

 

siempre conmigo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A pasito corto

 

nos fuimos a casa

 

y se hinchó de mosto

 

con mucha gracia,

 

maldita sea la mano

 

que mata a un oso.

 

    Gran parodia del tema de Antonio Molina "Estudiantina de Madrid"

En este EP de 1965 se titula Estudiantina Madrileña y en el LP de 1971 "Estudiantina de Madrid"

Estudiantina madrileña

Estudiantina Madrileña

Estudiantina de Madrid

Ya llega la estudiantina

 

la estudiantina llegó,

 

y una mujer la ilumina

 

con su mirada desde un balcón.

 

 

 

Alegres los estudiantes

 

haciendo el tiempo feliz,

 

van deshojando sus cantes

 

por los rincones de mi Madrid.

 

 

 

Sal a tu balcón que quiero mirar

 

tu bello semblante,

 

sal a tu balcón para ver pasar

 

a los estudiantes.

 

 

 

Sal a tu balcón, sal a tu balcón

 

que te canto yo

 

mujer madrileña.

 

 

 

 

 

 

 

El tuno que va delante

 

estudia sin descansar,

 

y el cuarto que es más tunante

 

busca la forma de no estudiar.

 

 

 

El quinto estudia los astros

 

y dice el sinvergonzón,

 

que para ver las estrellas

 

Sofía Loren es lo mejor.

 

 

 

Sal a tu balcón que quiero mirar

 

tu bello semblante,

 

sal a tu balcón para ver pasar

 

a los estudiantes.

 

 

 

Sal a tu balcón que mi corazón

 

con el tuyo sueña,

 

sal a tu balcón, sal a tu balcón

 

que te canto yo

 

mujer madrileña.

 

Ya llegó la Serafina,

 

la Serafina llegó,

 

viene desde Constantína

 

con una prima que es de Alcorcón.

 

 

 

No creas que son estudiantes

 

ni vienen a ver Madrid,

 

son dos catetas tunantes

 

que se han venido para servir.

 

 

 

Salen del vagón llenas de carbón

 

y con treinta bultos,

 

luego en la estación con tanto achuchón

 

no ganan pa sustos.

 

 

 

Dan la dirección y cuando no hay sol

 

ya dan con las señas,

 

que es de una pensión

 

donde van las dos

 

pá lavarlo tó, ya son madrileñas.

 

 

 

La prima siempre delante

 

restriega sin descansar,

 

pero ella que es más tunante

 

busca la forma de no hacer ná.

 

 

 

La niña quiere sé artista,

 

de ésas de marca mayor,

 

por imitar a Sofía

 

no cabe nadie en el ascensor.

 

 

 

Siempre en el balcón para ver pasar

 

a los estudiantes,

 

y en cada rincón no entra el escobón

 

desde hace tres martes.

 

 

 

Vete del balcón porque en la ocasión

 

que te vea la dueña,

 

vas para el vagón con la de Alcorcón

 

y ya no serás

 

mujer madrileña.

 

Ya no suenan las bocinas

 

de los coches por Madrid,

 

porque le buscan la ruina

 

al insensato que toca el pi, pipí.

 

 

 

Las motos van sin sordina,

 

suenan con detonación,

 

quemando la gasolina

 

nos ponen negro como el carbón.

 

 

 

No quieras salir nunca a tu balcón

 

aunque lo precises,

 

porque te pondrás igual que un tizón

 

las mismas narices.

 

 

 

Pisando el pedal de acelerador

 

todos tan contentos,

 

fabricando van

 

humo a discreción

 

porque todos ya tienen un Seiscientos.

 

 

 

Todos queríamos coche

 

para poder pasear,

 

y ahora que ya lo tenemos

 

nos gusta el metro para viajar.

 

 

 

Por no aguantar los tapones

 

de tanta circulación,

 

ni soportar los olores

 

de los motores, que hay un montón.

 

 

 

Cierra tu balcón, de ventilación

 

mejor que no abuses,

 

cierra tu balcón porque no entre el gas

 

de los autobuses.

 

 

 

Cierra tu balcón, púdrete de olor

 

de un guiso de rape,

 

que es mucho mejor para tu pulmón

 

que el humo explosión

 

del tubo de escape.

 

   Genial parodia del tema "Soy minero" de Antonio Molina

Soy minero

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Yo no maldigo mi suerte

 

porque minero nací

 

y aunque me ronde la muerte

 

no tengo miedo a morir.

 

 

 

No me da envidia el dinero

 

porque de orgullo me llena

 

ser el mejor barrenero

 

de toda Sierra Morena

 

de toda Sierra Morena.

 

 

 

Bajo a la mina cantando

 

porque sé que en el altar

 

mi mare queda rezando

 

por el hijo que se va.

 

 

 

Y cuando siento una pena

 

lanzo al viento mi cantar:

 

 

 

Soy minero

 

y templé mi corazón

 

con pico y barrena,

 

soy minero

 

y con caña, vino y ron

 

me quito las penas.

 

 

 

Soy barrenero

 

porque a mi nada me espanta

 

y solo quiero el sonio

 

de una taranta.

 

 

 

Compañero,

 

dale al marro pá cantar

 

mientras garbillo,

 

que al compás del marro quiero

 

repetirle al mundo entero:

 

"Yo...yo soy Minero"

 

 

 

Soy barrenero porque

 

a mi nada me espanta

 

y solo quiero el sonio

 

de una taranta.

 

 

 

Compañero

 

dale al marro pá cantar

 

mientras garbillo

 

que al compás del marro quiero

 

repetirle al mundo entero:

 

"Yo...yo soy Minero"

 

Dicen los versos famosos:

 

"Mi carta, que es feliz,

 

pues va a buscaros",

 

pero el poeta y sus fueros, no supo

 

que carta o giro no llegará a su destino

 

si no la lleva el...¡Cartero!

 

 

 

Yo no maldigo mi suerte

 

porque cartero nací

 

y aunque me duele el juanete

 

yo tengo que repartir.

 

 

 

No me da envidia el dinero

 

que en los giros me entregan.

 

Yo soy el mejor cartero

 

del pueblo de Trebujena,

 

del pueblo de Trebujena.

 

 

 

Bajo a la calle cantando

 

porque sé que en el portal

 

la Petra espera la carta

 

del recluta Nicolás.

 

 

 

Y aunque es la que yo camelo

 

echo al viento mi cantar:

 

 

 

Soy cartero,

 

como el sueldo no me llega

 

ni a la quincena,

 

sólo quiero

 

que sea pronto el aguinaldo

 

de Nochebuena.

 

 

 

Soy el cartero

 

que adivina toas las señas

 

aunque la escriban con la pluma

 

de una cigüeña.

 

 

 

Compañero,

 

yo ya tengo cuatro callos

 

en cada deo

 

y al sonar el timbre quiero

 

repetirle a la criada:

 

"Soy... ¡El cartero!"

 

Parodia del popular tema "Vete con el cuento" de Juan Rafael Farina

Vete con el cuento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mucha gente se figura

 

que la copla ya está vieja,

 

el llavero en la cintura

 

y el micrófono en la oreja.

 

 

 

Pero el día que yo digo:

 

"Se acabaron las pamplinas",

 

con los cantes enemigos

 

a pedir por las esquinas.

 

 

 

Y por no llorar me río

 

cuando dice Doña Quina,

 

que los cantes...

 

que los cantes se han perdío.

 

 

 

Anda y vete con el cuento

 

de que se ha perdío el cante

 

yo lo siento a paso lento

 

con mi pena adelante.

 

 

 

Es la rosa y el cuchillo,

 

la cizaña y el clavel.

 

Es el cáliz amarillo

 

de los celos del querer.

 

 

 

Son los mares contra el viento

 

es la copla desbordante

 

de bravura y sentimiento.

 

Con que vete con el cuento,

 

de que se ha perdío el cante.

 

 

 

Es la rosa y el cuchillo,

 

la cizaña y el clavel.

 

es el cáliz amarillo

 

de los celos del querer.

 

 

 

Son los mares contra el viento

 

es la copla desbordante

 

de bravura y sentimiento.

 

Con que vete con el cuento,

 

de que se ha perdío el cante.

 

Unos dicen que en Hungría

 

y otros dicen que en Carmona

 

y tu mare yo diría

 

que debió nacé en Pamplona.

 

Y por eso cuando inventa

 

se acuerda de los encierros

 

y nos ha puesto en la puerta

 

en vez del timbre, un cencerro.

 

Y me dan escalofríos

 

pues por mucho que te quiera,

 

con tu mare...

 

con tu mare no hay quien puea.

 

Que se vaya con el cuento

 

de que es que le dan ataques,

 

cuando viene a paso lento

 

como una gata salvaje.

 

 

 

Y en una mano el cuchillo

 

y en la otra una sartén,

 

tu mamá está como un grillo

 

yo ahora mismo cojo el tren.

 

 

 

Yo no aguanto más locuras,

 

que tu madre es una mezcla

 

de Saltillo con Miura.

 

Con que vente con lo puesto

 

pá Bilbao o pá Extramaúra.

 

 

 

Hay quien dice y asegura

 

que tu madre ya está vieja,

 

el llavero en la cintura

 

y un tapón en cada oreja.

 

 

 

Pero el día que ella diga:

 

"Se acabaron las pamplinas",

 

nos cuelga a tos de una viga

 

y se queda tan tranquila.

 

 

 

Porque yo ya no me fío

 

cuando dice Doña Quina,

 

que tu mare...

 

está en sus cinco sentíos.

 

 

 

¿No te dije que era cuento

 

y que sigue majareta?.

 

Y en cuanto tenga un momento

 

va a picarme pa cocletas.

 

 

 

Otra vez tiene el cuchillo,

 

la cuchara y la sartén.

 

Que se pinche en el ombligo

 

si se quiere entretener.

 

 

 

Puedo darte mi palabra

 

que no aguanto ni un momento

 

que la tripa a mí me abra.

 

Con que aguanta tú a tu mare

 

porque está como una cabra.