Emilio el moro
Emilio el moro
Emilio el moro

Emilio El "Moro"

 

EP 45 rpm

 

Discophon EP 27469 D.L.: B-13.394/1966

 

 

 

 

Parodia del famoso tema "Doce cascabeles"de Antonio Amaya

Doce cascabeles

Doce cascabeles lleva mi caballo

 

por la carretera

 

y un par de claveles al pelo prendío

 

lleva mi romera.

 

 

 

Y la carreta que va delante

 

mil campanitas lleva sonando

 

y hasta las ruedas hacen su cante

 

porque los ejes van repicando.

 

 

 

Para el cubierto con arrallanes

 

toldo con cielo de Andalucía

 

que bien bracean, mis arrallanes

 

que no hay carreta como la mía.

 

 

 

Doce cascabeles lleva mi caballo

 

por la carretera

 

y un par de claveles al pelo prendío

 

lleva mi romera.

 

 

 

La carretera se hace de flores

 

al paso alegre de las romeras

 

hay madrigales, besos y amores

 

por los caminos y las laderas.

 

 

 

Bajo las alas de su sombrero

 

hay que bonita va mi romera

 

van derramando gracia y salero

 

parece suya la tierra entera.

 

 

Doce cascabeles

 

lleva mi caballo

 

por la carretera

 

y un par de claveles al pelo prendío

 

lleva mi morena.

 

Doce cascabeles lleva mi camella

 

por los arenales,

 

y cien litros de agua le he metío en

 

la panza pa que no se acabe.

 

 

 

Y el camellito que va delante

 

le mueve el rabo, que es muy tunante,

 

y mi camella que es solterona

 

sale saltando como una mona.

 

 

 

De las palmeras buscan la sombra,

 

los dos se arrascan con la joroba,

 

pero a las siete de la mañana

 

los despertamos con una escoba.

 

 

 

Trece camellitos tiene mi camella

 

detrás de una mata.

 

Tengo que matarle por lo menos uno

 

porque es mala pata.

 

 

 

La caravana sigue adelante

 

por el desierto tomando el sol.

 

Como la madre no tiene leche

 

los voy criando con pelargón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ya no quedan doce

 

que se han muerto cuatro

 

por la carretera.

 

Quién me mandaría comprar una camella

 

que estaba soltera.

 

    Gran parodia del tema "Todos queremos más" de Alberto Castillo

Todos queremos más

Todos queremos más,

 

todos queremos más,

 

todos queremos más

 

y más y más y mucho más.

 

 

 

El pobre quiere más

 

y el rico mucho más

 

y nadie con su suerte

 

se quiere conformar.

 

 

 

El que tiene un peso

 

quiere tener dos.

 

El que tiene cinco

 

quiere tener diez.

 

Y el que tiene veinte

 

busca los cuarenta

 

y el de los cincuenta

 

quiere tener cien.

 

 

 

El que tiene un peso

 

quiere tener dos.

 

El que tiene cinco

 

quiere tener diez.

 

El que tiene veinte

 

busca los cuarenta

 

y el de los cincuenta

 

quiere tener cien.

 

 

 

Todos queremos más,

 

todos queremos más,

 

todos queremos más

 

y más y más y mucho más.

 

 

 

La vida es interés.

 

El mundo es ambición,

 

pero no hay que olvidarse

 

que uno tiene un corazón.

 

 

 

El que tiene un peso

 

quiere tener dos.

 

El que tiene cinco

 

quiere tener diez.

 

Y el que tiene veinte

 

busca los cuarenta

 

y el de los cincuenta

 

quiere tener cien.

 

 

 

El que tiene un peso

 

quiere tener dos.

 

El que tiene cinco

 

quiere tener diez.

 

El que tiene veinte

 

busca los cuarenta

 

y el de los cincuenta

 

quiere tener cien.

 

 

 

La vida es interés.

 

El mundo es ambición,

 

pero no hay que olvidarse

 

que uno tiene un corazón.

 

 

 

Pero no hay que olvidarse

 

que uno tiene un corazón.

 

Todos queremos pan,

 

todos queremos pan,

 

todos queremos pan,

 

si es con manteca, mucho más.

 

 

 

El pobre ya compró

 

la tele y el sofá

 

y la mujer no come

 

porque no quiere engordar.

 

 

 

El que tiene un piso

 

quiere tener dos.

 

El que tiene Vespa

 

quiere tener un Ford.

 

El que tiene trampas

 

sigue haciendo cuentas

 

por ver si revienta

 

el que le fió.

 

 

 

Todos quieren sumar,

 

todos quieren sumar,

 

todos quieren sumar,

 

sumar, sumar, y no restar.

 

La vida es un cuplé,

 

el mundo es un tostón.

 

Veremos quien se salva

 

si es que aprietan el botón.

 

 

 

Cuando ocurra esto

 

nadie querrá más

 

y con dos batatas

 

se conformarán.

 

 

 

Con tantos inventos

 

como ahora se hacen,

 

si tiran la "H"

 

todo sobrará.

 

 

 

El que tiene un piso

 

quiere tener dos.

 

El que tiene Vespa

 

quiere tener un Ford.

 

El que tiene trampas

 

sigue haciendo cuentas

 

por ver si revienta

 

el que le fió.

 

    Parodia del tema de Antoñita Moreno "El gran Reverte"

El pañuelo de Reverte

Mantillas va luciendo el mujerío,

 

de gala se vistió la Maestranza,

 

rebosa de entusiasmo el graderío

 

que ha puesto en su torero

 

la esperanza.

 

 

 

Mientras los hombres

 

le aplauden a cada lance,

 

la sevillana sonríe con pena y celo.

 

y entre cantares

 

se escuchan en el mundo entero,

 

el nombre del gran Reverte

 

el más valiente de los toreros.

 

 

 

Tiene un pañuelo

 

la novia de Reverte,

 

Ay, sentrañitas mías

 

tiene un pañuelo.

 

Tiene un pañuelo

 

con cuatro picaores

 

Ay, entrañitas mías,

 

Reverte en medio,

 

Reverte en medio.

 

 

 

Besando está la novia de Reverte,

 

el traje que bordó de seda y oro,

 

también el amuleto de la suerte

 

le libra de las astas de los toros.

 

Y el olvío supira la que lo quiere,

 

besando el rostro,

 

del centro de su pañuelo

 

porque otros ojos, secaron los del torero.

 

Y si están en un convento

 

y entre las rejas, se ve un lucero.

 

 

 

 

 

Se ha cortao el pelo

 

la novia de Reverte,

 

Ay, que penita, pena

 

se ha cortao el pelo.

 

Se cortao el pelo

 

y va a cubrir su cara,

 

Ay, que penita pena,

 

de negro velo,

 

de negro velo.

 

Mantilla está empeñando el mujerío,

 

Roberto ya llegó a la Maestranza,

 

revientan de caló en el graderío

 

y alguna hacen sombrajos

 

con dos mantas.

 

 

 

Sale el becerro

 

que anuncian como Miura,

 

salta a la arena empujado su matador,

 

pero Roberto,

 

 que sólo es un caradura,

 

tropieza con el capote

 

y mató al becerro de un coscorrón.

 

 

 

Tiene un pañuelo

 

la novia de Roberto,

 

la novia de Roberto,

 

tiene un pañuelo.

 

Tiene un pañuelo

 

con cuatro picaúras,

 

con cuatro picaúras

 

y seis agujeros,

 

seis agujeros.

 

 

 

Llorando está la novia de Roberto,

 

las lágrimas ya corren por el suelo,

 

lo llevan en camilla como muerto,

 

más blanco que las manos de un calero.

 

Las sevillanas se matan por los tendíos,

 

ninguna quiere perderse la operación,

 

y los doctores,

 

con dos ruedas de pepinos,

 

le operan con mucho tino

 

para quitarle pronto el chichón.

 

 

 

 

 

Se ha cortao el pelo

 

lo mismo que los Beatles,

 

lo mismo que los Beatles

 

se ha cortao el pelo.

 

Se ha cortao el pelo

 

y va cantando yenka,

 

y va cantando yenka,

 

de pueblo en pueblo,

 

de pueblo en pueblo.

 

¡Yenka!

 

Parodia del popular tema  de la Blues Band "Desde Santurce a Bilbao"

Desde San Roque a Bilbao

Desde Santurce a Bilbao

 

vengo por toda la orilla,

 

con la falda remangada

 

luciendo las pantorrillas.

 

 

 

Vengo deprisa y corriendo

 

porque me oprime el corsé,

 

voy gritando por las calles:

 

¿Quién compra? sardina frescué.

 

 

 

Mis sardinitas que ricas son,

 

son de Santurce, las traigo yo.

 

 

 

La del primero me llama

 

la del segundo también,

 

la del tercero me dice:

 

¿A cómo las vende usted?

 

 

 

Si yo le digo que a cuatro

 

ella me dice que a tres,

 

cojo la cesta y me marcho,

 

¿Quién compra? sardina frescué.

 

 

 

Mis sardinitas que ricas son,

 

son de Santurce, las traigo yo.

 

Mis sardinitas que ricas son,

 

son de Santurce, las traigo yo.

 

Desde San Roque a Bilbao

 

vengo por toda la orilla

 

con mi lombriz y mi caña

 

por ver si pesco una anguila.

 

 

 

Yo amarro tó mis anzuelos

 

con el cordón de un corsé

 

pero los peces me dicen:

 

"Emilio...te calé".

 

 

 

Las sardinitas qué listas son,

 

en seis semanas, he pescao dos.

 

 

 

Desde Palencia me llaman

 

desde Pamplona también,

 

las de Tarrasa me dicen:

 

Pero, ¿cuándo pesca usted?

 

 

 

Si pa cogé una merluza

 

tengo que estar más de un mes,

 

la agarro de vino tinto

 

y duermo como un marqués.