Emilio el moro
Emilio el moro
Emilio el moro

EMILIO "EL MORO"

 

EP 45 rpm

 

Discophon EP 27530 D.L.: B-8.756/1968

 

 

 

Parodia del tema "Salud, dinero y amor" de Los Stop

Tres cosas (salud, dinero y amor)

Tres cosas hay en la vida

 

salud, dinero y amor

 

y el que tenga esas tres cosas

 

que le de gracias a Dios. (bis)

 

 

 

El que tenga un amor

 

que lo cuide, que lo cuide

 

la salud y la platita

 

que no la tire, que no la tire.

 

 

 

Eso es verdad,

 

eso conviene

 

porque el que guarda

 

siempre tiene.

 

 

 

El que tenga un amor

 

que lo cuide, que lo cuide

 

la salud y la platita

 

que no la tire, que no la tire.

 

 

 

Eso es verdad,

 

eso conviene

 

porque el que guarda

 

siempre tiene.

 

 

 

El que tenga un amor

 

que lo cuide, que lo cuide

 

la salud y la platita

 

que no la tire, que no la tire.

 

 

 

El que tenga un amor

 

que lo cuide, que lo cuide

 

la salud y la platita

 

que no la tire, que no la tire.

 

Tres sordas hay en Sevilla,

 

Salud, Carmela y Leonor

 

y el que conozca estas sordas

 

verá un cocktail Molotof.

 

 

 

El que quiera un amor,

 

que se case con Carmela,

 

nunca dice que no,

 

por temor a la sordera.

 

 

 

Esto es verdad

 

y eso conviene,

 

porque el que escucha

 

siempre aprende.

 

 

 

El que quiera este amor,

 

que se deje de morcilla,

 

pues Carmela es peor

 

que un porrazo en la rodilla.

 

 

 

Las otras dos son más tontas,

 

Salud la guapa y Leonor,

 

pero siempre están alerta

 

por si viene un preguntón.

 

 

 

El que pida jamón

 

sin mover pa ná la lengua,

 

pues que mire a Leonor

 

y ella enseñará una pierna.

 

 

 

Esto es verdad

 

y no conviene,

 

porque el que mira

 

es el que pierde.

 

 

 

Y el que quiera un amor,

 

que lo piense despacito,

 

la Salud y la Leonor

 

hacen daño sin dar gritos.

 

 

 

Esto es verdad,

 

dice su madre,

 

si no lo crees

 

puedes casarte.

 

 

 

Y el que quiera un amor

 

que se deje de pamplinas,

 

que se vaya al Japón,

 

que no hay tanta disciplina.

 

Parodia del tema "El día que me quieras" de Carlos Gardel

El día que me quieras

Acaricia mi ensueño

 

el suave murmullo

 

de tu suspirar.

 

Como ríe la vida

 

si tus ojos negros

 

me quieren mirar.

 

 

 

Y si es mío el amparo

 

de tu risa leve

 

que es como un cantar,

 

ella aquieta mi herida.

 

Todo, todo se olvida.

 

 

El día que me quieras

 

la rosas que engalana,

 

se vestirá de fiesta

 

con su mejor color.

 

 

 

Y al viento las campanas

 

dirán que ya eres mía

 

y locas las fontanas

 

me contarán tu amor.

 

 

 

La noche que me quieras

 

desde el azul del cielo,

 

las estrellas celosas

 

nos mirarán pasar

 

y un rayo misterioso

 

hará nido en tu pelo,

 

luciérnaga curiosa

 

que verá, que eres mi consuelo.

 

 

El día que me quieras

 

no habrá más que armonías,

 

será clara la aurora

 

y alegre el manantial.

 

 

 

Traerá quieta la brisa

 

rumor de melodías

 

y nos darán las fuentes

 

su canto de cristal.

 

 

 

El día que me quieras

 

endulzará sus cuerdas

 

el pájaro cantor,

 

florecerá la vida,

 

no existirá el dolor.

 

 

La noche que me quieras

 

desde el azul del cielo,

 

las estrellas celosas

 

nos mirarán pasar

 

y un rayo misterioso

 

hará nido en tu pelo,

 

luciérnaga curiosa

 

que verá, que eres mi consuelo.

 

Apareció en mi sueño

 

el salvaje ronquido

 

de tu respirar,

 

como se me iba la vida

 

por un hoyo negro

 

no podía frenar.

 

 

 

Y vi en el muelle el faro

 

andando y con manos

 

me quería aplastar,

 

me subí en una viga

 

que era de gelatina.

 

 

El día que te mueras

 

ya no darás la lata,

 

me vestiré de fiesta

 

pero a todo color.

 

 

 

Y el viento a la campana

 

dirán que: "No hay tu tía"

 

y cerraré la casa

 

y cogeré el avión.

 

 

 

La noche que me espera

 

desde que yo me acuesto,

 

he de decir: "Aloha"

 

pera no oírte roncar,

 

mis sueños misteriosos

 

no me han dejao ni un pelo,

 

no me pongas nervioso

 

vete ya y será mi consuelo.

 

 

El día que tu quieras

 

vendrán Antonia y Sofía,

 

y si no Clara o la Aurora

 

que están deseando entrar.

 

 

 

Y vendrán muertas de risa

 

a darte los buenos días,

 

te cortaran los grifos

 

y no te podrás lavar.

 

 

 

El día que tu quiera

 

endulzarán las cuerdas

 

de este pobre cantaor,

 

te entregaré la cinta,

 

pero vete por favor.

 

 

Pasó noches enteras

 

siempre le pido al cielo,

 

que un lacero te coja

 

que te enlace al pasar

 

y un rayo misterioso

 

se te meta en los sesos,

 

llevársela a Formosa

 

y verá y verá lo que es bueno.

 

    Parodia del tema "Fallaste corazón"  de Cuco Sánchez. (vídeo de Pedro Infante)

Fallaste corazón

Y tú que te creías

 

el rey de todo el mundo

 

y tú que nunca fuiste

 

capaz de perdonar.

 

 

 

Y cruel y despiadado

 

de todo te reías,

 

hoy imploras cariño

 

aunque sea por piedad.

 

 

 

A dónde está tu orgullo,

 

a dónde está el coraje,

 

por que hoy que estás vencido

 

mendigas caridad.

 

 

 

Ya ves que no es lo mismo

 

amar que ser amado,

 

hoy que estás acabado

 

¡qué lástima me das!.

 

 

 

Maldito corazón

 

me alegro que ahora sufras,

 

y llores y te humilles

 

ante ese gran amor.

 

 

 

La vida es la ruleta

 

en que apostamos todos

 

y a ti te había tocado

 

no más la de ganar.

 

 

 

Pero hoy tu buena suerte

 

la espalda te ha volteado.

 

Fallaste corazón

 

no vuelvas a apostar.

 

Y yo que me creía

 

que eras el rey del mundo,

 

porque me trasplantaste

 

un joven corazón.

 

 

 

Y ahora que la suerte

 

la espalda te ha volteado,

 

falló esta operación

 

y tendrás que empezar.

 

 

 

Que Dios te ampare siempre

 

y en tus experimentos,

 

que otro voluntario

 

te dé su corazón.

 

 

 

A ver si a los que operes

 

tienen más buena suerte

 

y duran muchos años

 

y no días como yo.

 

 

 

Pobrecito doctor,

 

no quiero que ahora sufras,

 

que siga y no te humilles

 

y luches con tesón.

 

 

 

La vida es la ruleta

 

y en que apostamos todos,

 

me distes esperanza,

 

y yo le eché valor.

 

 

 

Y tú sigues viviendo

 

y yo debajo tierra,

 

contento con la chica

 

que dio su corazón.

 

 

 

Ahora serás actor

 

y no quiero que sufras,

 

porque si no haces cine

 

ya habrá televisión.

 

 

 

La vida es la ruleta

 

y en que apostamos todos,

 

me distes esperanza

 

y yo le eché valor.

 

 

 

Y tú sigues viviendo

 

y como actor de cine,

 

no irás a Ciudad del Cabo,

 

quédate en Nueva York.

 

Parodia del tema de Carlos Gardel

Por una cabeza

Por una cabeza de un noble potrillo

 

que justo en la raya afloja al llegar

 

y que al regresar parece decir:

 

no olvides, hermano,

 

vos sabes, no hay que jugar...

 

 

 

Por una cabeza, metejón de un día,

 

de aquella coqueta y risueña mujer

 

que al jurar sonriendo,

 

el amor que esta mintiendo

 

quema en una hoguera todo mi querer.

 

 

 

Por una cabeza

 

todas las locuras

 

su boca que besa

 

borra la tristeza,

 

calma la amargura.

 

 

 

Por una cabeza

 

si ella me olvida

 

que importa perderme,

 

mil veces la vida

 

para que vivir...

 

 

 

Cuantos desengaños, por una cabeza,

 

yo jure mil veces no vuelvo a insistir

 

pero si un mirar me hiere al pasar,

 

su boca de fuego,

 

otra vez, quiero besar.

 

 

 

 

 

Basta de carreras,

 

se acabo la timba,

 

un final reñido yo no vuelvo a ver,

 

pero si algun pingo

 

llega a ser fija el domingo,

 

yo me juego entero, que le voy a hacer.

 

 

 

Por una cabeza

 

todas las locuras

 

su boca que besa

 

borra la tristeza,

 

calma la amargura.

 

 

 

Por una cabeza

 

si ella me olvida

 

que importa perderme,

 

mil veces la vida

 

para que vivir...

 

Caí de cabeza, quise dar un saltito

 

que justo en la raya y aflojé al llegar,

 

y que al resbalar de espalda caí,

 

me doblé las manos

 

y llegué hasta el hospital...

 

 

 

Tengo la cabeza sin pelos y herida

 

de aquella croqueta que aquel día pisé,

 

que al andar y fresco,

 

no te creas que yo te miento,

 

como una manguera, y allí me quedé.

 

 

 

Tengo la cabeza

 

llena de costuras,

 

mi boca no besa,

 

gracias a la anestesia,

 

calma mi amargura.

 

 

 

Si por mi cabeza

 

ella me olvida,

 

qué importa operarme

 

mil veces la vista,

 

yo quiero vivir...

 

 

 

Cuanto esparadrapo tengo en mi cabeza,

 

te dije mil veces: "No vengas aquí".

 

Pero si al curar mi frente aplastá

 

tu boca sin dientes

 

otra vez quiero besar.

 

 

 

 

 

Basta de enfermeras,

 

guarde las espinzas,

 

si al final reñimos yo no he de volver,

 

porque vi a quedarme

 

lo mismo que un mono viejo,

 

más feo que un cerdo visto del revés.

 

 

 

Tengo la cabeza

 

con más mataúras

 

que el burro una noria,

 

y ya no me curo,

 

y esta es mi tristeza.

 

 

 

Si por mi cabeza

 

ella me olvida,

 

qué importa pegarle

 

veinte cabezazos

 

y dejarla allí...