Emilio el moro
Emilio el moro
Emilio el moro

EMILIO EL MORO Dedicado a "Lucecita"

 

LP 33 rpm

 

Discophon SC 2268 D.L.: B-32.037/1975

 

Reeditado como

 

Discophon DC-9218 (cassette, 1975)

 

 

 

 

CARA B

 

Esa mujercita

 

Pili, Pilili

 

Soledad

 

Campaña cultural

 

Campanera

 

 

 

 

Parodia del tema "Volver. volver" de Vicente Fernández

Volver, volver

Este amor apasionado,

 

anda todo alborotado,

 

por volver.

 

 

 

Voy camino a la locura

 

y aunque todo me tortura,

 

se querer.

 

 

 

Nos besamos hace tiempo

 

pero me llego el momento

 

de perder.

 

Tu tenias mucha razón,

 

le hago caso al corazón

 

y me muero por volver.

 

 

 

Y volver, volver, volver,

 

a tus brazos otra vez,

 

llegare hasta donde estés

 

yo se perder, yo se perder,

 

quiero volver, volver, volver.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nos besamos hace tiempo

 

pero me llego el momento

 

de perder.

 

Tu tenias mucha razón,

 

le hago caso al corazón

 

y me muero por volver.

 

 

 

Y volver, volver, volver,

 

a tus brazos otra vez,

 

llegare hasta donde estés

 

yo se perder, yo se perder,

 

quiero volver, volver, volver.

 

 

 

Parodia del 1975

No me lo puedo explicar

Esta vida en que vivimos

 

no me la puedo explicar.

 

No me lo puedo explicar,

 

esta vida en que vivimos

 

no me la puedo explicar,

 

aunque no tengamos un duro

 

queremos representar.

 

Se pasan muchas fatigas,

 

eso nos importa un comino,

 

si de algo se alardea,

 

si de algo se alardea

 

es de que no lo tenga el vecino.

 

 

 

Para que la gente me vea

 

un coche yo me he comprado.

 

Un coche yo me he comprado,

 

para que la gente me vea,

 

un coche yo me he comprado,

 

y no quiero ni pensar

 

las letras que yo he firmado.

 

Las letras que yo he firmado.,

 

yo no sé las que serán,

 

pero estaré jubilado,

 

pero estaré jubilado

 

y algunas me quedarán.

 

 

 

Algunas me quedarán,

 

pero ya las pagaré.

 

Pero ya las pagaré,

 

algunas me quedarán,

 

pero ya las pagaré,

 

aunque más de cuatro días

 

yo me acueste sin comer.

 

 

 

No podía con mi trabajo,

 

y hay que ver cómo me veo,

 

que para pagar el coche,

 

que para pagar el coche

 

y hasta tengo pluriempleo.

 

Parodia del tema "La morena de mi copla" de Manolo Escobar

La morena de mi copla

Julio Romero de Torres

 

pintó a la mujer morena,

 

con los ojos de misterio

 

y el alma llena de pena.

 

 

 

Puso en sus brazos de bronce

 

la guitarra cantaora,

 

en su bordón hay suspiros

 

y en su caja una dolora.

 

 

 

Morena,

 

la de los rojos claveles,

 

la de las reja floría,

 

la reina de las mujeres.

 

Morena,

 

la del bordao mantón,

 

la de la alegre guitarra,

 

la del clavel español.

 

 

 

Como escapada del cuadro,

 

en el sentir de la copla,

 

toda España la venera

 

y toda España la llora.

 

 

 

Trenza con su taconeo

 

la seguiriya de España,

 

en su danzar es moruna,

 

en la venta de Eritaña.

 

 

 

Morena,

 

la de los rojos claveles,

 

la de las reja floría,

 

la reina de las mujeres.

 

Morena,

 

la del bordao mantón,

 

la de la alegre guitarra,

 

la del clavel español.

 

Julia García de las Torres

 

pintó su casa en Utrera,

 

dejando más chorreones

 

que arañas tiene una cueva.

 

 

 

Troncha con su taconeo

 

las lechugas de su huerto,

 

porque sus pies son tan grandes

 

como una caja de muerto.

 

 

 

Morena,

 

con dos latas de claveles,

 

en una reja torcía,

 

como tú no hay dos mujeres.

 

Morena,

 

remiéndate tu mantón,

 

y guarda ya la guitarra,

 

que suena igual que un tambor.

 

 

 

Cuando se escapó de casa

 

porque le gusta una copa,

 

se marchó con un bombero

 

cantando como una loca.

 

 

 

Dice con cierto salero

 

la granaína de Estepa,

 

las bulerías de Asturias

 

y la sardana Manchega.

 

 

 

Morena,

 

con un cajón de claveles

 

en una reja caía,

 

que hasta de cerca ni huelen.

 

Morena,

 

con tres piezas en el mantón,

 

cuando toca su guitarra

 

creo que pasa un tractor.

 

Parodia del tema "Esa mujercita" de Manuel Alejandro

Esa mujercita

Esa mujerona que ves

 

con el bolso blanco,

 

esa mujerona que ves

 

con zapatos negros.

 

 

 

Esa es la mujer

 

que no quiero y no quiero,

 

porque ya una vez

 

me arañó toas mis carnes.

 

 

 

Esa es la mujer

 

que me dijo: "Te quiero",

 

cuando la lagarta

 

quería pescarme.

 

 

 

Esa tía tan grande

 

que ves con los ojos bizcos,

 

esa mastodonte que ves

 

con los pelos tiesos.

 

 

 

Esa es la mujer

 

que me tiene sin sueño,

 

porque es la pantera

 

feroz de su madre.

 

 

 

Esa es la mujer

 

que yo miro y me muero,

 

porque ya a mi suegro

 

dejó pa el arrastre.

 

 

 

Ella se invitó

 

a vivir de mi sueldo,

 

ella me gritó

 

la primera palabra.

 

 

 

Ella me enseñó

 

a que fregara los suelos,

 

y a que me fuera

 

a ordeñar la cabra.

 

 

 

Ella me dejó

 

dos cucharas de lata,

 

me quitó mi manta

 

y pasé mucho frío.

 

 

 

Y me dibujó

 

en las costillas dos tablas,

 

pa que le lavara

 

la ropa en el río.

 

 

 

Este pobrecito que ves

 

con el pelo blanco,

 

este pobrecito que ves

 

con los ojos tristes.

 

 

 

Es el infeliz

 

que le dijo: "Sí, quiero",

 

cuando lo llevaron

 

atao pa casarse.

 

 

 

Ese es el imbécil

 

que duerme en el suelo,

 

porque ni en la cama

 

lo dejan echarse.

 

 

 

Esa tía petarda que ves

 

con los ojos blancos,

 

esa tía tan fea que ves

 

con los dientes negros.

 

 

 

Esa es la mujer

 

que yo quiero y yo quiero,

 

ver como se cuelga

 

de un árbol muy grande.

 

 

 

Esa es la mujer

 

que yo quiero y yo quiero,

 

verla en un cohete

 

que llegue hasta Marte.

 

 

 

Ella me estrelló

 

en la cabeza una silla,

 

me llevó corriendo

 

hasta cerca de Soria.

 

 

 

No creo que una galga

 

corriera en su vida,

 

lo que aquella fiera

 

detrás de mi sombra.

 

 

 

Me enseñó a correr

 

sin los pies en la tierra,

 

me enseñó los dientes

 

con gesto de ira.

 

 

 

Y por qué de día

 

se ven las estrellas,

 

si con una piedra

 

en el coco te endiñan.

 

 

 

Esa mujercita que ves

 

junto a Pozoblanco,

 

esa mujercita que busca

 

de pueblo en pueblo.

 

 

 

Esa es la mujer

 

que me sigue y me sigue,

 

porque lo que quiere

 

es cortarme el pescuezo.

 

 

 

Esa es la mujer

 

que me sigue y me sigue,

 

porque lo que quiere

 

es cortarme el pescuezo.

 

Larala, lalala, lalala, etc.

 

Parodia del año 1975

Pili pilili

La Pili...

 

la Pili nació en Triana

 

entre fandangos y olés,

 

y al verla se acabó el cante

 

y echaron tós a correr.

 

 

 

Creció re negra y pelona

 

tan seca y esmirriá,

 

que en el barrio la llamaban

 

Pili, la transparentá.

 

 

 

Cuando cumplió veinte abriles

 

andaba mal del tejao,

 

se puso un moño postizo

 

y un traje deteriorao.

 

 

 

Fue pa la venta El Currillo

 

y se subió en el tablao.

 

 

 

Pili, ay, Pili, Pilili,

 

y hubieron diez muertos

 

del susto que has dao.

 

Pili, ay, Pili, Pilili,

 

y hubieron diez muertos

 

y veinte lisiaos.

 

 

 

La Pili,

 

la Pili tuvo un amante,

 

nadie sabe cómo fue,

 

pero una noche la vieron

 

de juerga con un inglés.

 

 

 

Dicen que al día siguiente

 

vieron salir al inglés,

 

huyendo despavorío

 

con la prisa de un exprés.

 

 

 

Pili se dio a la bebía,

 

vaya cacao que se armó,

 

y en ca taberna que entraba

 

cerraban por defunción.

 

 

 

Se emborrachó con vinagre

 

y en la plazuela explotó.

 

 

 

Pili, ay, Pili, Pilili,

 

y hasta el pavimento lo desintegró.

 

Pili, ay, Pili, Pilili,

 

y el Ayuntamiento desapareció.

 

Parodia  del tema "Soledad" de Emilio José

Soledad

Soledad, es tan dura como la escarola,

 

que vivió siempre en la huerta sola

 

porque no la aguanta nadie,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Soledad, no es criatura, es otra cosa

 

más que fea es horrorosa,

 

y no se peina todo el año,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Soledad, como otra mula cualquiera

 

de la aldea donde naciera,

 

rebuzna cuando se ríe,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Pero yo la quiero así con pinta de gata

 

porque es fiera,

 

que amarga igual

 

que el agua que nos llega,

 

oliendo a cloro desde el manantial.

 

 

 

Pero yo la quiero así distinta

 

como su abuela,

 

la pobre está, porque no tiene muelas,

 

comiendo gachas desde Navidad.

 

No sabiendo ni a donde va,

 

se pierde siempre mi Soledad.

 

 

 

Soledad, es arisca como una paloma,

 

y es un rano cuando ella se asoma

 

por entre los matorrales,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Soledad, es más bruta que otra cosa

 

y por ser tan escochambrosa,

 

no sabe lo que es un baño,

 

¡Ay, que Soledad!

 

 

 

Soledad, vive como otra cualquiera

 

y desde el día en que naciera,

 

ni se lava, ni se ríe,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Pero yo la quiero así distinta

 

porque es sincera,

 

es natural como el hippy que llega

 

oliendo a mono desde Portugal.

 

 

 

Pero yo la quiero así distinta

 

porque es sincera,

 

es natural como el hippy que llega,

 

oliendo a mono desde Portugal.

 

No sabiendo ni a dónde va,

 

yo nunca veo a mi Soledad.

 

 

Parodia del año 1975

Campaña cultural

Señores, buenas tardes.

 

¡Eh!. Gracias...Muchas gracias.

 

Sus he reunío en esta cuadra de Eulalio, por ser el lugar más grande del pueblo,

 

ya que donde caben trescientos mulos y borricos, cabemos tos.

 

El motivo de esta reunión es pa hacer una campaña de analfabetos, no como decía el Tomaso, compañía de analfabetos.

 

 Pues porque en ese caso, en vez de compañía sería en el pueblo y habría que poner un regimiento.

 

Sus he reunío también pa que seáis menos palurdos, y pa cuando un turista os pregunte que dónde están los menumentos,

 

no le digáis que están tos en el campo trabajando. Menumento es una cosa de piedra, como el abrevaero del pueblo,

 

pero con gente encima. Monumento no es ninguna gachí buena.

 

Hoy sus voy a hablar yo, otro día sus hablará el señor maestro, otro día el señor veterinario.

 

Y así, así, sus hablaremos los telentuales, que no tiene ná que ver con la tele, pa que sepáis, y pa que seáis menos bestias.

 

Y sus aprendáis cosas de provecho y no aprendáis, y no apedreéis a los turistas por eso de los pelos largos,

 

que son gente que, en vez de dinero, ¡traen divisas! Que es una moneda extranjera que sirve para comprar whisky y tractores.

 

Eustaquio, cierra la puerta.

 

Señor alcalde.

 

Dime.

 

Te vi a hacé una pregunta, hombre, que es que me la escribío la parienta, y le iba a preguntar, eh,

 

¿qué se pone?...¿21 de Murcia o 21 de Marzo?

 

¡21 de Murcia, bestia!

 

¡Viva el señor alcalde! ¡Viva!

 

Silencio.

 

Ya sé que sabéis mucho por la tele...

 

Aquí no se suena uno la nariz, hombre, váyase usted a su casa. ¿Qué animales!. ¡Qué cabezotas!

 

Bueno, vamos a seguir que cuesta un trabajo esto como poner un cohete en la luna.

 

Vamos a ver...

 

Señor alcalde, ¿por qué, por qué no se presenta usté pa eso del millón pa el mejó?

 

A su debido tiempo.

 

No me presento porque hay mucha envidia en el mundo. Bueno, dejarme hablar ya, que yo termine,

 

que tengo yo ahora también que darle de comer a mis cochinos.

 

Usté perdone.

 

Ya sé que sabéis mucho por la tele, porque hay cuatro o cinco en el pueblo, pero hay cosas que no... no sabéis explicar.

 

Pa eso está vuestro alcalde, que sus explicará poco a poco toas esas cosas y subáis de cultura.

 

También, aunque no sabéis leer, llegan al pueblo esos periódicos que son papeles que llevan cosas dentro

 

pa enterarnos de todo lo que pasa en el mundo, como El Caso y La Codorniz. Y como los leemos los telentuales sus enteráis tos.

 

Y así, con estas campañas culturales que habemos inventado, pues vais a saber más.

 

Por ejemplo, tos habéis oído hablar de la bomba atómica, que es una cosa mu mala,

 

que explota en el pueblo de al lao y nos coge a tos los de aquí. Bueno, eso se llama la reacción en caena,

 

pero si sus explico esto científicamente, sus vais a quedar como yo cuando me lo contaron,

 

así que os lo explicaré de otra manera y de otra forma, pa que vosotros se lo expliquéis a los del pueblo de la lao

 

y que digan que vosotros sabéis más que Lepe y que ellos.

 

Eso es... bueno... pues atender bien.

 

Eso de la reacción en caena, que hace que la bomba esa sea tan malísima, es como...

 

A ver, a ver qué se me ocurre, veremos a ver... Ya está, pa que sus enteréis bien:

 

Es como si yo a las doce de la noche en mi casa, me levanto de la cama y me zampo un litro de aceite de ricino

 

y le doy un trago a tos los del pueblo, ¿sus habéis enterao ya?.

 

¡Silencio! ¡Silencio!

 

Así que mañana os seguiré explicando más cosillas de éstas sin importancia. Así que ahora a trabajar y buenas tardes.

 

Parodia del tema "Campanera" de Joselito

Campanera

¿Por qué has pintado en tus ojeras,

 

la flor del lirio real?

 

¿Por qué te has puesto de seda?

 

¡Ay! Campanera, ¿por qué será?.

 

 

 

Mira que to el que no sabe,

 

cual es la llave de la verdad,

 

dicen, que no eres buena,

 

y a la azucena te pudieras comparar.

 

 

 

Dile que pare esa noria...

 

que va rodando pregonando

 

lo que quiere.

 

Que por saberla tu historia,

 

le están buscando

 

y cuando del que hiere.

 

 

 

¡Ay! Campanera,

 

aunque la gente, no crea,

 

tu eres la mejor de las mujeres

 

por que te hizo Dios, su pregonera.

 

 

 

¿Por qué se para la gente,

 

na mas la ven de pasar?

 

Porque es la alondra valiente,

 

que alza la frente y echa a cantar.

 

 

 

Dicen que si un perseguio,

 

que anda escondio, la viene a ver,

 

cuentan, que amante espera,

 

la Campanera

 

con la ronda de las tres.

 

 

 

Ya era corona de gloria,

 

to aquel revuelo

 

del desvelo por amores.

 

Cuando el roar de la noria,

 

tapó con velo

 

to aquel cielo de colores.

 

 

 

¡Ay! Campanera,

 

desde el amante, que espera,

 

con la bendición de los altares

 

como manda dios

 

ahhiiii aaaaa aaaaaaaaaaaaaa aaaaaaaa

 

su compañera.

 

 

 

 

¿Por que has barrio la escalera,

 

con esa escoba pelá?.

 

No sabes tu pajolera,

 

que la portera se va a enfadar.

 

 

 

Mira que valen los pisos,

 

más que el bautizo de Coo Chi Min,

 

mira que si eres buena,

 

una cadena yo te compro en el cerril.

 

 

 

Válgame Dios que castaña...

 

yo era mas limpio que el deo gordo

 

de un bombero.

 

Y fui a casarme contigo,

 

que eres el palo renegrío

 

de un gallinero.

 

 

 

Mira Tomasa,

 

no pienses más en la guasa,

 

vete a la bañera toda entera

 

báñate en Zotal y a ver que pasa.

 

 

 

¿Porqué se esconde la gente,

 

no más de verte llegar?

 

porqué con tantas arrobas,

 

hueles a alcoba sin ventilar.

 

 

 

Mira que yo he presumío,

 

de haber tenío, buenas gachís

 

y ahora pa fin de cuenta

 

cargué contigo

 

que acabó con mi nariz.

 

 

 

Válgame Dios que castaña,

 

yo era mas limpio

 

que las manos de Pilatos

 

Y fui a casarme contigo,

 

que habla y anda

 

lo mismito que los patos.

 

 

 

Mira Tomasa,

 

asómate a la terraza

 

y vete ya donde tu mas quieras

 

pero por favor

 

no deeee eeeeeeeeeeeeee eeeeeeees

 

la lata.

 

 

 

 

Soledad, es tan tierna como la amapola,

 

que vivió siempre en el trigo sola

 

sin necesitar a nadie,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Soledad, es criatura primorosa

 

que no sabe que es hermosa,

 

ni sabe de amor ni engaños,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Soledad, vive como otra cualquiera

 

en la aldea donde naciera,

 

lava, cose, llora y ríe,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Pero yo la quiero así distinta

 

porque es sincera,

 

es natural como

 

el agua que llega,

 

corriendo alegre desde el manantial.

 

 

 

Pero yo la quiero así distinta

 

porque es sincera,

 

es natural como el agua que llega

 

corriendo alegre desde el manantial.

 

No sabiendo ni a donde va,

 

que feliz vive mi Soledad.

 

 

 

Soledad, es tan bella como una paloma,

 

y tan clara como el sol que asoma

 

por entre los matorrales,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Soledad, es criatura primorosa

 

que no sabe que es hermosa,

 

ni sabe de amor ni engaños,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Soledad, vive como otra cualquiera

 

en la aldea donde naciera,

 

lava, cose, llora y ríe,

 

¡Ay, mi Soledad!

 

 

 

Pero yo la quiero así distinta

 

porque es sincera,

 

es natural como el agua que llega

 

corriendo alegre desde el manantial.

 

 

 

Pero yo la quiero así distinta

 

porque es sincera,

 

es natural como el agua que llega,

 

corriendo alegre desde el manantial.

 

No sabiendo ni a donde va,

 

que feliz vive mi Soledad.

 

 

Este amor asaharado

 

ya me tiene jorobado,

 

y me iré

 

(por la gloria de mi padre que me voy).

 

He pensado en la locura

 

de partirte la cintura,

 

con los pies.

 

 

 

Me besaste hace tiempo,

 

cuando me llegó tu aliento, ¡qué asco!,

 

eché a correr.

 

Tú tenías mucha razón,

 

porque hueles a ratón,

 

mala puñalá te den.

 

 

 

Y volver, y volver a volver,

 

dime que no te lo piense tu mujer,

 

que te quiten ese aliento

 

y te fumiguen los dos pies.

 

Yo quiero ganar

 

(vendiendo gallinas aunque sea)

 

y no perder, y no perder.

 

 

 

Este amor que os he explicado

 

y que ya he abandonado

 

por beber.

 

Ya no tengo la locura

 

de romperte la cintura

 

porque me gusta beber.

 

Aquel beso que me diste

 

pues me supo un poco a alpiste

 

y a beber.

 

Tu tenías mucha razón

 

hago caso al corazón

 

y me muero por Jerez.

 

 

 

Y a beber, a beber, a beber,

 

cuarenta vasos a la vez.

 

Pisaré por los caminos

 

toas las viñas de Jerez,

 

yo sé beber, yo sé beber

 

yo sé beber, ¡que sí!

 

Esa mujercita que ves

 

con el pelo blanco,

 

esa mujercita que ves

 

vestida de negro.

 

 

 

Esa es la mujer

 

que más quiero y más quiero,

 

porque yo una vez

 

fui dolor de su carne.

 

 

 

Esa es la mujer

 

que más quiero y más quiero,

 

porque yo una vez

 

fui dolor de su carne.

 

 

 

Esa mujercita

 

que ves con los ojos tristes,

 

esa mujercita que ves

 

con los labios secos.

 

 

 

Esa es la mujer

 

que más quiero y más quiero,

 

porque yo he vivido

 

mezclado en su sangre.

 

 

 

esa es la mujer

 

que más quiero y más quiero,

 

porque yo he vivido

 

mezclado en su sangre.

 

 

 

Ella me invitó

 

a beber de su cuerpo,

 

ella me enseño

 

la primera palabra.

 

 

 

Ella me ayudó

 

a caminar por el suelo,

 

y a que fuera

 

feliz en mi infancia.

 

 

 

Y me regaló

 

el primer tren de nácar,

 

y me protegía

 

del hambre y del frío.

 

 

 

Y me dibujaba

 

castillos y hadas,

 

y árboles muy grandes

 

al lado de un río.

 

 

 

Esa mujercita que ves

 

con el pelo blanco,

 

esa mujercita que ves

 

vestida de negro.

 

 

 

Esa es la mujer

 

que más quiero y más quiero,

 

porque yo una vez

 

fui dolor de su carne.

 

 

 

Esa es la mujer

 

que más quiero y más quiero,

 

porque yo una vez

 

fui dolor de su carne.

 

 

 

Esa mujercita que ves

 

con los ojos tristes,

 

esa mujercita que ves

 

con los labios secos.

 

 

 

Esa es la mujer

 

que más quiero y más quiero,

 

porque yo he vivido

 

mezclado en su sangre.

 

 

 

Esa es la mujer

 

que más quiero y más quiero,

 

porque yo he vivido

 

mezclado en su sangre.

 

 

 

Me enseñó a rezar

 

con palabras sencillas,

 

me indicó el camino

 

que lleva a la Gloria.

 

 

 

Y lo malo y bueno

 

que existe en la vida,

 

para que jamás

 

me apresara la sombra.

 

 

 

Me enseñó a pensar

 

con los pies en la tierra,

 

me explicó el por qué

 

del amor y la ira.

 

 

 

Y por qué en el cielo

 

se ven las estrellas,

 

y por qué en la tierra

 

los hombres se envidian.

 

 

 

Esa mujercita que ves

 

con el pelo blanco,

 

esa mujercita que ves

 

vestida de negro.

 

 

 

Esa es la mujer

 

que más quiero y más quiero,

 

porque yo una vez

 

fui dolor de su carne.

 

 

 

Esa es la mujer

 

que más quiero y más quiero,

 

porque yo he vivido

 

mezclado en su sangre.