Emilio el moro
Emilio el moro
Emilio el moro

más risa con  emilio "el moro"

 

LP 33 rpm

Discophon SC 2071

D.L.: B-2.558/1971

 

Reediciones

 

Con variaciones

 

Discophon DC-7022 (cassette, 1971)

 

Discophon 3058 (cassette, 1981)

 

Dial 549271 (LP, 1984)

 

 

Parodia del tema "Los piconeros" de Imperio Argentina

Los piconeros

Ya se ocultó la luna, luna lunera,

 

y ha abierto su ventana la piconera,

 

la piconera, mare, y el piconero

 

va a la sierra cantando

 

con el lucero.

 

 

 

Ya viene el día, ya viene mare,

 

ya viene el día, ya viene mare,

 

alumbrando su clara los olivares

 

alumbrando su clara los olivares.

 

 

 

¡Ay! Que me diga que si,

 

¡Ay! Que me diga que no.

 

Como no lo a querío ninguna

 

lo quiero yo.

 

Mi piconero como el picón,

 

por tu culpa culpita yo tengo

 

negro negrito mi corazón.

 

Por su culpa culpita yo tengo,

 

negro negrito mi corazón.

 

 

 

Faja de seda lleva mi piconero,

 

y un marsellé bordao de terciopelo,

 

de terciopelo, mare y en el sombrero

 

una cinta que dice por ti me muero.

 

 

 

Ya viene el día, ya viene mare,

 

ya viene el día, ya viene mare,

 

alumbrando su clara

 

los olivares,

 

alumbrando su clara

 

los olivares.

 

 

 

¡Ay! que me diga que si,

 

¡Ay! que me diga que no.

 

Como no lo ha querío ninguna

 

lo quiero yo.

 

Mi piconero como el picón,

 

por tu culpa culpita yo tengo,

 

negro negrito mi corazón. (Bis...)

 

Ya se rompió la lona, lona lonera,

 

que tiene en su ventana la piconera,

 

la piconera, ¡Mari!, y el piconero

 

va siempre estornudando

 

como un carnero.

 

 

 

Ya viene el frío, ya viene, Mari,

 

ya viene el frío, ya viene el aire,

 

y no tengo una manta para taparme,

 

y no tengo un brasero pa calentarme.

 

 

 

¡No! no me digas que sí,

 

¡Sí! no me digas que no.

 

Como no pasas frío ninguno

 

lo paso yo.

 

Mi piconera tiene un gripón,

 

que me paso las noche a su vera

 

porque así tengo calefacción.

 

Y me sobran toas las tapaeras

 

porque echa humo como un fogón.

 

 

 

Bolsa de goma lleva mi piconera,

 

y un mechero encendío en la faltriquera,

 

en la faltriquera, mare, en la faltriquera,

 

y no hay quien le asujete la temblaera.

 

 

 

Ya viene el día y viene tu mare,

 

ya viene el día y viene tu mare,

 

con la estaca en la mano

 

tras de tu pare,

 

con la estaca en la mano

 

no hay quien le gane.

 

 

 

¡Ay! que me voy por allí,

 

antes que lleguen los dos,

 

que en sus manos la estaca echa humo

 

como un cañón.

 

Mi piconera como el picón,

 

que se lleven tu madre a Inglaterra,

 

verás que pronto dan el peñón.

 

Parodia del tema "Como se quiere a los hijos" de Paquito Jerez

Como se quiere a los hijos

Pa criar un hijo cuánta fatiguita,

 

y hasta que son hombres

 

cuánta lagrimita.

 

Luchando por ellos

 

das la vida entera

 

y en cuanto ven mundo

 

se van de tu vera.

 

Apenas sabe volar,

 

el hijo de la paloma,

 

abandona el palomar.

 

 

 

Como se quiere a los hijos,

 

ya no se puede querer,

 

es un cariño que duele

 

y que te alegra a la vez.

 

 

 

Un hijo es la gloria

 

que nos manda Dios,

 

por eso se cuidan

 

con tanto primor.

 

 

 

Como se quiere a los hijos

 

no se puede querer más,

 

por ellos se da la vida

 

sabiendo el pago que dan.

 

 

 

Cuando llega el día que lo necesitas

 

un amor cualquiera viene y te lo quita,

 

como es ley de vida lo miras contento

 

y ríes por fuera llorando por dentro.

 

Apenas sabe volar,

 

el hijo de la paloma,

 

abandona el palomar.

 

 

 

Como se quiere a los hijos

 

ya no se puede querer,

 

es un cariño que duele

 

y que te alegra a la vez.

 

Un hijo es la gloria, que nos manda Dios,

 

por eso se cuidan con tanto primor.

 

 

 

Como se quiere a los hijos,

 

no se puede querer más,

 

por ellos se da la vida,

 

sabiendo el pago que dan,

 

por ellos se da la vida

 

sabiendo el pago que dan .

 

Pa criar un hijo cuánta fatiguita,

 

cuando son soldaos

 

todo te lo quitan.

 

Luchando por ellos

 

se hecha el bofe afuera

 

con la escarlatina

 

y con las paperas.

 

Apenas saben volar,

 

te roban un avión

 

y a Cuba van a parar.

 

 

 

Como se quieren los hijos,

 

ya no se puede aguantar,

 

es un cariño que duele

 

igual que una bofetá.

 

 

 

Un hijo es la gloria

 

siete es un primor,

 

que no se da a basto

 

repartiendo arroz.

 

 

 

Como se quieren los hijos

 

no se puede querer más,

 

tu no sabes si son tuyos,

 

pero los quieres a rabiar.

 

 

 

Cuando llega el día que lo necesitas

 

le pides tabaco y te dan dinamita,

 

como es ley de vida te dejan en cueros

 

te quitan el traje y hasta el monedero.

 

Apenas saben bailar,

 

se compran una guitarra

 

y ya no se pelan más.

 

 

 

Cuando se casan los hijos

 

te escriben por Navidad

 

y si te mandan dinero,

 

es una casualidad.

 

Un hijo en Pozuelo y el otro en prisión

 

y yo en el asilo sin comer turrón.

 

 

 

Como se quiere a los hijos,

 

eso ya se lo conté,

 

si aparece una cigüeña,

 

prepárate pá correr ,

 

que lo que trae en el pico

 

te dejará sin comer.

 

Parodia del tema "El reloj" de Lucho Gatica

El reloj

Reloj no marques las horas

 

porque voy a enloquecer,

 

ella se irá para siempre

 

cuando amanezca otra vez.

 

 

 

No más nos queda esta noche

 

para vivir nuestro amor,

 

y tu tic-tac me recuerda

 

mi irremediable dolor.

 

 

 

Reloj, detén tu camino

 

porque mi vida se apaga,

 

ella es la estrella

 

que alumbra mi ser,

 

yo sin su amor no soy nada.

 

 

 

Detén el tiempo en tus manos

 

haz esta noche perpetua,

 

para que nunca se vaya de mí

 

para que nunca amanezca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reloj detén tu camino

 

porque mi vida se apaga,

 

ella es la estrella que alumbra mi ser

 

yo sin su amor no soy nada.

 

 

 

Detén el tiempo en tus manos

 

haz esta noche perpetua,

 

para que nunca se vaya de mí

 

para que nunca amanezca.

 

Reloj, no marques las horas

 

porque voy a enloquecer,

 

la fábrica está pitando

 

y yo me duermo otra vez.

 

 

 

No más me queda esta noche

 

para dormir de un tirón

 

y tu tic-tac me recuerda

 

que trabajo hasta las dos.

 

 

 

Reloj, me importa un comino

 

que me descuenten la paga,

 

nada más bello

 

que este colchón Flex,

 

yo sin dormir no soy nada.

 

 

 

Detén el tiempo, tirano

 

hazme las noches perpetuas,

 

porque el trabajo no se ha hecho pa mí

 

y no quiero que amanezca.

 

 

 

Que poco duran las noches

 

haciendo frío o calor,

 

y tu tic-tac me recuerda

 

el disparo de un cañón.

 

 

 

Reloj, te veo en el camino

 

para que un rayo te parta,

 

si no te estrello contra la pared

 

porque aquí no me haces falta.

 

 

 

Te estrujaré entre mis manos

 

pa que reviente tu cuerda,

 

y el minutero lo pueden coger

 

cerca, muy cerca de Huelva,

 

para que nunca amanezca.

 

Parodia del tema "Soleá" de Estrellita Castro

Soleá

En un rinconcito del Patio Banderas,

 

allá en mi Sevilla, un día nací,

 

y tuve por cuna, fandango y solera

 

y por sonajero, la Feria de Abril.

 

 

 

Noche sevillana, divino tesoro,

 

el Alcázar duerme,

 

soberbio y real,

 

mientras la divina

 

torre de los moros

 

se asoma hasta el patio para verlo soñar.

 

 

 

¡Soleá, Soleá del alma mía!,

 

blanca rosita de abril,

 

me estás quitando la vida.

 

Y yo sin ti no puedo vivir ,

 

porque a canelita y clavo,

 

Soleá de mi alma, me hueles tú a mí

 

 

 

De mi rinconcito del Patio Banderas,

 

buscando otro cielo un día me fui,

 

y lleve mis coplas por tierra extranjera

 

lo mismo que un ramo de rosas de abril.

 

 

 

Tuve cuanto quise, brillantes y oro,

 

mas de tanta gloria me llegue a cansar,

 

y volví una noche a mi patio moro,

 

para escuchar la copla

 

de mi Soleá.

 

 

 

¡Soleá, Soleá del alma mía!,

 

blanca rosita de abril,

 

me estás quitando la vida.

 

¡Y yo sin ti no puedo vivir,

 

porque a canelita y clavo,

 

Soleá de mi alma, me hueles tú a mí

 

 

 

 

En un pueblecito muy junto a Lopera,

 

allá en La Coruña, un día nací,

 

y tuve por cuna, la gaita y la meiga,

 

y por sonajero, un cencerro de Zinc.

 

 

 

Noche toledana, triste y sin dinero,

 

en mi casa duerme

 

porque no hay ni luz,

 

mientras que una perra

 

que tiene un lucero

 

abre la alacena y se come el tutú.

 

 

 

¡Soleá, Soleá del alma mía!,

 

tú no naciste en abril,

 

con esa cara torcía,

 

lo mismito que un candil,

 

porque a carburo y a butano,

 

Soleá de mi alma, me hiedes tú a mí.

 

 

 

De aquel pueblecito de junto a Lopera

 

buscando más sueldo un día me fui,

 

y gané mi sopa por tierra extranjera,

 

con mis fideítos y mi perejil.

 

 

 

Tuve cuanto quise, de trabajo moro

 

y de tanta historia me llegué a cansar,

 

y volví una noche con cara de loro,

 

pero de esos loros

 

que no pueden ni hablar.

 

 

 

¡Soleá del alma mía!,

 

por qué me iría yo allí,

 

me estoy quitando la vía,

 

y tú estás como un barril,

 

porque las quijás de un clavo,

 

Soleá de mi alma, las cuelgo yo aquí.