Emilio el moro
Emilio el moro
Emilio el moro

En la web hemos recopilado 4 singles que van desde el año 1966, (del que no tenemos la caratula aún),  al 1975.

CARA    A

Juanita Avellana

CARA    B

 Caena de oro

 

   Parodia del tema "Juanita banana" interpretada por Luis Aguilé.

Fue un gran éxito de la época y como tal,  Emilio no se resistió a hacerle su particular parodia.

En este tema, Emilio hace referencia al lugar donde vivía, la localidad alicantina de Orito

 

Juanita  Banana

Juanita Avellana

Esta es la sorprendente historia

 

de Juanita Banana.

 

 

 

 

 

 

 

En un pueblecito muy tranquilo

 

 

 

al sur de la frontera mejicana,

 

vivía la bonita Juanita

 

hija de un cultivador de bananas.

 

 

 

Pero ella deliraba por triunfar

 

en la ópera italiana

 

y le importaba poco

 

la cosecha de bananas,

 

pues no paraba nunca de cantar

 

aquello tan famoso que decía:

 

Ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah.

 

 

 

Juanita Banana, Juanita Banana,

 

Juanita Banana, Juanita Banana.

 

¡Como canta!

 

Ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah.

 

 

 

Juanita Banana, Juanita Banana,

 

Juanita Banana, Juanita Banana.

 

 

 

Pero de Juanita se reian

 

y a la ciudad un día cansada se marchó.

 

Allí fama conseguía

 

cuando un "Do" de pecho soltó.

 

 

 

El padre cuando se enteró,

 

se le erizaron todas las canas,

 

quemó seis toneladas de bananas,

 

se marchó a la ciudad,

 

se compró una guitarra,

 

se encontró con Juanita y .....

 

 

 

Lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah.

 

¡Conmigo hija!

 

Lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah.

 

 

 

Juanita Banana, Juanita Banana,

 

Juanita Banana, Juanita Banana.

 

¿Como es?

 

Lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah.

 

Bueno chicos,

 

os voy a contar una historia yo,

 

¡Ay Maria!

 

Pero la voy a decir en español.

 

 

 

En un pueblito muy chiquitito

 

llamado Orito,

 

cerca de la frontera mejicana.

 

¿Os acordáis de la chalá de Juanita? ¡Sí!

 

su padre tenía un puesto de arvellanas.

 

 

 

Pero como ella siempre

 

estaba cataflota,

 

deliraba por cantar

 

en Barcelona colombiana

 

y no paraba nunca de grazná.

 

 

 

Ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah.

 

 

 

Juanita Arvellana, Juanita Arvellana,

 

Juanita Arvellana.

 

Volvamos al principio, chico.

 

Ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah.

 

 

 

Y ahora os seguiré contando la historia:

 

 

 

 

 

Que Juanita siempre se reía

 

y Juanita a Barcelona huyó.

 

Donde fama conquistó

 

en la calle de las Tapies,

 

Escudillera y Robador.

 

El padre cuando se enteró dijo:

 

"Huy, aquí hay negocio".

 

Quemó todas las arvellanas

 

y a vivir del cuento se marchó,

 

entonces le dijo a la hija:

 

"¡Ozú Juanita!,

 

¿de dónde has sacao eso?"

 

"Pós mira, lavando en casa Paco,

 

llevo dos días y mira el oro

 

que me ha puesto en la muñeca".

 

"Entonces es un regalo,

 

pós viva Paquito y la lavandera".

 

 

 

Ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

 

 

Tema propio De Emilio del año 1966.

   Cada vez que lo interpretaba en directo, le cambiaba alguna cosa para que el público siempre sintiera la frescura del tema aunque ya lo hubiese escuchado antes.

   En la web disponemos de la versión grabada y del audio de una actuación suya en TVE de la que desgraciadamente no disponemos de las imágenes que obran en poder de TVE.

Caena de oro

Caena de oro

Cuentan que murió Currillo

 

y a los chiquillos dejó una herencia.

 

 

 

Era una cama mu vieja,

 

cuatro sillas y una mesa

 

y una caena de oro

 

que siempre puesta llevó.

 

 

 

Pero al día siguiente,

 

pa hacer el reparto,

 

los tres gitanitos mú callaítos

 

entraron al cuarto.

 

 

 

El más grande de todos se levantó,

 

y borracho perdío así les habló:

 

 

 

"Niño....vamos al turrón.

 

Veo menos que un muerto boca abajo,

 

oye, pero no me importa,

 

aquí se va a vender to, niño. Ah, ¡niño!

 

Que aquí se va a vender to,

 

hombre, aquí se va a vender la mesa,

 

las sillas, la cama, to se va a vender.

 

Menos la caena de oro,

 

que esa la sudó pare,

 

y esa la quiero yo".

 

 

 

Y los dos gitanillos quearon callaos,

 

sin haber comprendío y muy mosqueaos.

 

Y hasta que el del medio

 

se levanta y dice

 

que está de la herencia

 

y hasta las narices:

 

 

 

"Niño, aquí se va a vender to, hombre.

 

Aquí se va a vender la cama, la mesa,

 

las sillas y to se va a vender, oye.

 

Menos la caena de oro,

 

que esa la sudó pare

 

y esa la quiero yo, oye".

 

 

 

Pero el gitanillo Pepe,

 

que es tartamudo y es chico,

 

se dio cuenta del camelo,

 

se levantó y abrió el pico:

 

 

 

"De... desde luego... des...

 

desde luego es que,

 

vamos... es que estái,..

 

eh, como una cabra,

 

amos... porque aquí,

 

eh, ze va a vender tó.

 

Aquí se va a vender...eh, la meza,

 

amos que, amos que, amos que,

 

amos que...y la zilla,

 

amos que, amos que...y la cama,

 

amos, amos que...

 

amos que la caena de oro,

 

o que... amos que... eh, que pa... ah,

 

que pa... ah, que pa...

 

ah, que pare suó tanto.

 

oh... también... eh, que ze va a vender.

 

 

 

Y si vosotros...eh queréis algo...oh,

 

que pare haya sudao...

 

os lleváis los calcetines

 

que tuvo puesto el mes pasao"

 

Buenas noches

 

mis queridos telespectadores

 

telespectadores,

 

te... de teleespectadores

 

Les voy a cantar un chiste porque

 

a ustedes el chiste se los han contao

 

pero cantao no.

 

Es un chiste antiquísimo

 

que el argumento es un gitanito

 

que se muere y le deja la herencia

 

a los tres hijos.

 

Esto está inspirao en los tres primos

 

hermanos que yo tengo.

 

Que uno es un borracho

 

42 años....una lástima.

 

El otro tiene 32

 

y habla igual que cuando tenía 3 añitos

 

con la meningitis se quedó así

 

y no hay manera.

 

Y el más pequeñito tiene 23, tartamudo

 

Jaja......¡Que alegría de madre!

 

Y empieza así:

 

 

 

Cuentan que murió Currillo

 

y a los chiquillos dejó una herencia.

 

Era una cama muy vieja,

 

cuatro sillas y una mesa

 

y una caena de oro

 

que siempre puesta llevó.

 

Pero al día siguiente, pa hacer el reparto,

 

los tres gitanitos

 

muy callaítos entraron al cuarto.

 

El más grande de todos se levantó,

 

y borracho perdío así les habló:

 

 

 

"Niño....¡Ozú!

 

Veo menos que un galápago en lejía.

 

Niño aquí se va a ve..

 

aquí se va a vendé to, niño

 

aquí..aquí se va... aquí se va a vendé

 

aquí se va a vendé la mesa,

 

la silla y la cama y tó se va a vendé aquí.

 

Se va..se va a vendé tó

 

menos la caena de oro,

 

que esa la suó pare y esa la quiero yo".

 

 

 

Y los dos gitanillos quearon callaos,

 

sin haber comprendío y muy mosqueaos.

 

Y hasta que el del medio

 

se levanta y dice

 

que está de la herencia

 

y hasta las narices:

 

 

 

"Desde luego...

 

desde luego aquí ze va a vendé to.

 

Zí, zí, zí... no te rias, no te rias

 

, que ze va a vendé to.

 

Aquí ze va a vendé, aquí ze va a vendé...

 

aquí ze va a vendé la meza,

 

ze va a vendé,

 

aquí ze va a vendé la meza,

 

y ze va a vendé la meza

 

y ze va a vendé la meza

 

y ze va a vendé la meza

 

y ze va a vendé la zilla,

 

ze va a vendé la zilla

 

y ze va a vendé la zilla

 

y ze va a vendé...

 

ze va a vendé la cama

 

zi, to ze va a vendé.......

 

Ze va a vendé ¡TÓ,TÓ,TÓ,TOOÓ!

 

Ze va a vendé to,

 

e va a vendé to meno la cadena de oro

 

que eza la zudó papa y eza la quiero yo".

 

 

 

Pero el gitanillo Pepe,

 

que es tartamudo y es chico,

 

se dio cuenta del camelo,

 

se levantó y abrió el pico:

 

 

 

"¡Eh! pffffgrrr....phhggrrr

 

Amo que..amos...amos...amos....

 

amos...amos...amos...amos que..

 

amos que...amos que..amos que

 

e de...e de....e de...e de...e de...

 

e dede luego estái

 

como..como...como...como...como

 

como una cabra

 

eh...porque aquí amos... amos... amos...

 

que se va a vendé a...mos que to

 

amos... que se va a vende

 

amos...amos...amos...amos...

 

amos... que la mesa, amos... que la silla,

 

amos.... que la cama amos...

 

que la...jejejeje

 

y amos... que y amos que....

 

y amos... que to se va a vende aquí

 

y amos que la ca.. ya amos que la ca..

 

y amos que la ca...y amos...

 

que la caena de oro que tanto suó pare

 

amoooos... que también se vende.

 

Y si vo...y si vosotro quereis algo

 

amos... que, amos... que, amos... que...

 

amos... que pare haya sudao,

 

os lleváis los calcetines

 

que tuvo puesto el mes pasao"

 

CARA    A

Juanita Avellana

CARA    B

Billetes verdes

 

   Parodia del tema "Juanita banana" interpretada por Luis Aguilé.

Fue un gran éxito de la época y como tal,  Emilio no se resistió a hacerle su particular parodia.

En este tema, Emilio hace referencia al lugar donde vivía, la localidad alicantina de Orito

 

Juanita  Banana

Juanita Avellana

Esta es la sorprendente historia

 

de Juanita Banana.

 

 

 

 

 

 

 

En un pueblecito muy tranquilo

 

 

 

al sur de la frontera mejicana,

 

vivía la bonita Juanita

 

hija de un cultivador de bananas.

 

 

 

Pero ella deliraba por triunfar

 

en la ópera italiana

 

y le importaba poco

 

la cosecha de bananas,

 

pues no paraba nunca de cantar

 

aquello tan famoso que decía:

 

Ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah.

 

 

 

Juanita Banana, Juanita Banana,

 

Juanita Banana, Juanita Banana.

 

¡Como canta!

 

Ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah.

 

 

 

Juanita Banana, Juanita Banana,

 

Juanita Banana, Juanita Banana.

 

 

 

Pero de Juanita se reian

 

y a la ciudad un día cansada se marchó.

 

Allí fama conseguía

 

cuando un "Do" de pecho soltó.

 

 

 

El padre cuando se enteró,

 

se le erizaron todas las canas,

 

quemó seis toneladas de bananas,

 

se marchó a la ciudad,

 

se compró una guitarra,

 

se encontró con Juanita y .....

 

 

 

Lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah.

 

¡Conmigo hija!

 

Lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah.

 

 

 

Juanita Banana, Juanita Banana,

 

Juanita Banana, Juanita Banana.

 

¿Como es?

 

Lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah,

 

lah, lah, lah, lah, lah, lah, lah.

 

Bueno chicos,

 

os voy a contar una historia yo,

 

¡Ay Maria!

 

Pero la voy a decir en español.

 

 

 

En un pueblito muy chiquitito

 

llamado Orito,

 

cerca de la frontera mejicana.

 

¿Os acordáis de la chalá de Juanita? ¡Sí!

 

su padre tenía un puesto de arvellanas.

 

 

 

Pero como ella siempre

 

estaba cataflota,

 

deliraba por cantar

 

en Barcelona colombiana

 

y no paraba nunca de grazná.

 

 

 

Ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah.

 

 

 

Juanita Arvellana, Juanita Arvellana,

 

Juanita Arvellana.

 

Volvamos al principio, chico.

 

Ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah.

 

 

 

Y ahora os seguiré contando la historia:

 

 

 

 

 

Que Juanita siempre se reía

 

y Juanita a Barcelona huyó.

 

Donde fama conquistó

 

en la calle de las Tapies,

 

Escudillera y Robador.

 

El padre cuando se enteró dijo:

 

"Huy, aquí hay negocio".

 

Quemó todas las arvellanas

 

y a vivir del cuento se marchó,

 

entonces le dijo a la hija:

 

"¡Ozú Juanita!,

 

¿de dónde has sacao eso?"

 

"Pós mira, lavando en casa Paco,

 

llevo dos días y mira el oro

 

que me ha puesto en la muñeca".

 

"Entonces es un regalo,

 

pós viva Paquito y la lavandera".

 

 

 

Ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

ah, ah, ah, ah, ah, ah, ah,

 

 

 

Parodia de  1964 del popular tema de Paquito Jerez

Billetes verdes

Billetes verdes

Billetes, billetes verdes,

 

pero qué bonitos son,

 

esos billetitos verdes

 

siempre dan la salvación.

 

 

 

A todo el mundo, señores,

 

quiero darles mi consejo,

 

si tienen billetes verdes

 

de nada sientan complejo.

 

 

 

Y si quieres ir al fútbol

 

y se agotan las entradas,

 

enseña billetes verdes

 

y tendrás amontonadas.

 

 

 

Billetes, billetes verdes,

 

pero qué bonitos son,

 

esos billetitos verdes

 

siempre dan la salvación.

 

 

 

Si una muchacha te agrada

 

y eres feo y desgarbado,

 

enseña billetes verdes

 

y te vuelves de su agrado.

 

 

 

Y si tu novia te deja

 

porque no quieres casarte,

 

enseña billetes verdes

 

y otra vez vuelve a arrimarse.

 

 

 

Billetes, billetes verdes,

 

pero qué bonitos son,

 

esos billetitos verdes

 

siempre dan la salvación.

 

 

 

Si te cansas de ir andando,

 

en autobús o tranvía,

 

enseña billetes verdes

 

y en coche irás cada día.

 

 

 

Y si tu radio se para

 

y no tienes distracción,

 

enseña billetes verdes

 

y tendrás televisión.

 

 

 

Billetes, billetes verdes,

 

pero qué bonitos son,

 

esos billetitos verdes

 

siempre dan la salvación.

 

 

 

Por no ser un calzonazos,

 

tu suegra ya no te quiere,

 

enseña billetes verdes

 

y suegra para rato tienes.

 

 

 

Porque esos billetes verdes

 

de todo es la solución,

 

si no fueran tan escasos

 

que bien estaría yo.

 

 

 

Billetes, billetes verdes,

 

pero qué bonitos son,

 

esos billetitos verdes

 

siempre dan la salvación,

 

siempre dan la salvación,

 

siempre dan la salvación.

 

 

Billetes, billetes verdes,

 

pero qué equivocación,

 

hay muchos que tienen miles

 

y nunca salen de prisión.

 

 

 

A todo el mundo, señores,

 

quiero darles mi consejo,

 

no enseñen billetes verdes

 

que ahorrar es lo primero.

 

 

 

Y si quieren ir al fútbol

 

y se agotan las entradas,

 

te vas derechito al parque

 

y te paseas con la criada.

 

 

 

Billetes, billetes verdes,

 

pero qué odiosos son,

 

lo enseñas en cualquier sitio

 

y te echan la maldición.

 

 

 

Conocí a un pobre muchacho

 

que era feo y jorobado,

 

enseñó billetes verdes

 

y hoy está hospitalizado.

 

 

 

Pues ha encontrado a una muchacha,

 

que hay miles por ahí,

 

con la tranca de una puerta

 

le reventó la nariz.

 

 

 

Billetes, billetes verdes

 

y es una calamidad,

 

para presumir con ellos

 

nunca tienen que faltar.

 

 

 

Si te cansas de ir andando,

 

en bicicleta o en tranvía,

 

no enseñes billetes verdes

 

que te los quitan enseguía.

 

 

 

Si la radio se te para

 

y no tienes distracción,

 

te vas al bar de la esquina

 

y verás televisión.

 

 

 

Billetes, billetes verdes,

 

pero qué malitos son,

 

por culpa de uno de ellos

 

tuve yo una indigestión.

 

 

 

Para qué quieren nuestras suegras

 

y esos malditos billetes,

 

si siempre tienen las hijas

 

que les dan todo lo que quieren.

 

 

 

Y si un día te levantas

 

y te pones a dar gritos,

 

con tus billetitos verdes

 

serás menos que un mosquito.

 

 

 

Billetes, billetes verdes,

 

esos no valen para nada,

 

y si no sabes llevarlos

 

te llueven las bofetadas,

 

y en la ruina quedarás,

 

y no servirás para nada.

 

 

 

 

CARA    A

Mi carro

CARA    B

 Faqndangos de Cantimpalo

 

   Parodia del tema  "mi carro" que hizo popular Manolo Escobar.

Esta parodia se le ocurrió a Emilio tras escuchar la canción y antes de que se le fuera su inspiración la escribió en papel higiénico.

 

Mi carro

Mi carro

Vamos a ofrecerles un estreno, completamente nuevo. Ojalá, esta canción, cuando pase el tiempo, sea tan popular como otras muchas.

 

Es una cosa muy alegre, una rumba.

 

Y su titulo es Mi carro.

 

 

 

Mi carro me lo robaron

 

estando de romería,

 

mi carro me lo robaron

 

a noche cuando dormía,

 

 

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

 

 

Me dicen que le quitaron

 

los clavos que relucían,

 

creyendo que eran de oro

 

de limpios que los tenía.

 

 

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

 

Donde quiera que esté

 

mi carro es mío,

 

porque en él me crié, allá en el río

 

si lo llego a encontrar,

 

vendrás conmigo,

 

en mi carro de amor, por el camino.

 

 

 

Le digo por el camino,

 

hablando con los romeros,

 

que llevan sobre sus varas,

 

mi nombre grabado a fuego.

 

 

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

¿dónde estará mi carro?

 

 

 

En mi carro gasté, una fortuna

 

y en mis noches de amor, llevé la luna

 

preguntando busqué, por todas partes

 

y por fin lo encontré, sin atalajes.

 

 

Con todo cariño les dedico este disco a todas las suegras de España, para que se acaben las hostilidades con los yernos, que son los sacrificados.

 

Un poquito de piedad...

 

por favor.

 

 

 

Mi suegra me la robaron

 

estando de romería,

 

entre cuatro la amarraron

 

porque la fiera dormía.

 

 

 

¿dónde estará mi suegra?

 

¿dónde estará mi suegra?

 

¿dónde estará mi suegra?

 

¿dónde estará mi suegra?

 

 

 

Me dicen que le quitaron

 

los dientes mientras dormía,

 

creyendo que eran de lobo

 

de largos que los tenía.

 

 

 

¿dónde estará mi suegra?

 

¿quién se llevó a mi suegra?

 

¿dónde estará mi suegra?

 

¿dónde estará mi suegra?

 

 

 

Donde quiera que esté

 

hay que amarrarla,

 

que no está vacuná, contra la rabia

 

quien la llegue a encontrar,

 

Dios no lo quiera,

 

que le ponga un bozal y a la perrera.

 

 

 

Les digo por los caminos

 

y hablando con los loqueros

 

que tengo sobre mi cara

 

grabados sus cinco dedos.

 

 

 

¿dónde estará mi suegra?

 

quién se llevó a mi suegra

 

que le ponga una camisa

 

una camisa de fuerza.

 

 

 

En calzarla gasté y una fortuna

 

porque tiene los pies, como dos cunas

 

preguntando busqué, como un demonio

 

y por fin la encontré, en un manicomio.

 

 

 

 

      Tema propio De Emilio del año  1967 por el que muchos le conocen aún hoy en día.

Aqui podemos disfrutar de cuatro versiones aportadas a la web en  diferentes etapas de su carrera.

Fandangos de Cantimpalo

A una mujer conocía

 

que me llenó de dinero,

 

a una mujer conocía.

 

Ella sigue pregonando,

 

vendiendo su lotería,

 

y yo le sigo comprando.

 

 

 

Le dijo a la olla exprés

 

una sartén muy tizná,

 

le dijo a la olla exprés:

 

"No presuma con tu pito,

 

que yo también

 

me sé hacer mis papas

 

con huevos fritos".

 

 

 

No eches piropos a nadie,

 

que te puedes equivocar,

 

no eches piropos a nadie.

 

Ayer besé a una morena

 

y me di cuenta muy tarde

 

que era un tío con melena.

 

 

 

 

Y ahora les voy a cantar

 

a ustedes una cosa,

 

yo creo que es

 

un poquito original,

 

porque a ustedes

 

siempre les han cantao

 

Fandangos de Almería,

 

Fandangos de Lucena,

 

Fandangos...

 

muchas clases de Fandangos,

 

pero estoy

 

completamente seguro

 

que nunca les han cantao

 

Fandangos de Cantimpalo.

 

Además son de actualidad,

 

a ver si le gustan:

 

 

 

Tra la la la, la la la la,

 

tralarí, troloró,

 

tralarí, tralará,

 

troloró loló, lo, loro,

 

loro, loro, loro, loro, loro,

 

loro, loro, loro, loro, otro loro,

 

ya son mucho loros...

 

 

 

(Ésta es la salida.)

 

 

 

Porque allí no hay faldas mini

 

me gusta Torremolinos,

 

porque allí no hay faldas mini,

 

las suecas por los caminos

 

van luciendo sus bikinis,

 

¿Qué bikini?... amigo.

 

 

 

Le dijo a la olla expré

 

una sartén mu tizná,

 

le dijo a la olla expré:

 

"No presuma con tu pito

 

que yo también me sé hacer

 

mis papas con huevo frito".

 

 

 

 

 

No eches piropos a nadie

 

que te puede equivocar,

 

no eches piropo a nadie,

 

ayé miré a una morena

 

y me di cuenta muy tarde

 

que era un tío con melena.

 

 

 

 

No eches piropo a nadie

 

que te puede equivocá,

 

no eches piropo a nadie,

 

ayé besé a una morena

 

y me di cuenta muy tarde

 

que era un tío con melena.

 

 

No eches piropo a nadie

 

que te puede equivocá.

 

(Voces a 45.)

 

No eches piropo a nadie,

 

ayé besé a una morena

 

y me di cuenta muy tarde

 

que era un tío con melena.

 

 

CARA    A

Picadita de viruela

( Lucecita la tontuela )

CARA    B

Romance de valentía

 

   En 1975 Emilio utilizó esta canción  de Concha Piquer, para parodiar la famosa Radionovela "lucecita "y su posterior Fotonovela.

Una vez más el genio  de Emilio nos deja una genialidad con la que  a la vez que hacia una  parodia de la canción de moda, extrapolaba la letra para incluir también su  humor inteligente  hacia  "Lucecita"l a radionovela mas  oida en esos años.

 

Picadita de viruela

Radionovela Lucecita

Picadita de viruela  ( Lucecita la tontuela )

Se llamaba Dolorcitas

 

y era talmente una flor,

 

pero nadie a la mocita

 

le dijo cosas de amor.

 

 

Sevilla madrugadora

 

la ve en encierro coser,

 

desde el filo de la aurora

 

al morado atardecer.

 

 

 

Y a través del encaje

 

de los visillos,

 

esta copla la llega

 

como un cuchillo.

 

 

 

Picadita, picadita,

 

picadita de viruela,

 

con la cara morenita

 

del color de la pajuela.

 

 

 

Nadie le dice bonita

 

nadie de amor la camela,

 

como un lirio se marchita

 

sentadita en su cancela.

 

 

 

Y el aquel de su penita

 

por Sevilla corre y vuela:

 

no se casa esta mocita

 

porque tiene la carita

 

picadita de viruela.

 

 

 

Oculta en la celosía

 

Dolores lo vio llegar

 

le dijo: "sentrañas mías...

 

quisiera contigo hablar".

 

 

 

Y hablaron hasta de amores

 

más siempre al anochecer,

 

pensando siempre Dolores

 

¡Ay, Dios mío! si me ve.

 

 

 

Y una noche que hablando

 

salió la luna,

 

se cayeron las torres

 

de su fortuna.

 

 

 

Picadita, picadita,

 

picadita de viruela,

 

que dolor de Dolorcitas,

 

si un amor no la consuela.

 

 

 

Uno la dijo: ¡bonita!

 

por él la niña se cuela

 

y al verla señaladita

 

no ha vuelto por la plazuela.

 

 

 

Y el aquel de su penita

 

por Sevilla corre y vuela:

 

no se casa esta mocita

 

porque tiene la carita

 

picadita de viruela.

 

 

 

 

Un hombre pasó una tarde

cantando coplas de amor,

la niña cerró cobarde

los vidrios del mirador.

Y el mozo que la cantara

volvió otra vez a pasar:

los hoyitos de esa cara

yo los tengo que besar.

Y a través del encaje

de los visillos

derechito a la niña

fue el estribillo.

Picadita, picadita,

picadita de viruela,

con la cara más bonita

que la flor de la canela.

 

 

No le vuelvas la carita,

mi bien, a quien te camela

y escucha dos palabritas

sentadita en tu cancela.

Y verás que a la miguita

por Sevilla corre y vuela:

que se casa una mocita

aunque tiene la carita

picadita de viruela.

 

Se ha casado Dolorcitas

y al año, ¡vaya canela!

nació la flor más bonita

de toda la callejuela.

Y Sevilla a la miguita

puso fin a la novela:

Ha nacido una rosita

de una madre picadita,

picadita de viruela.

 

 

 

La llaman Lucecita

 

y era en la radio un clamor,

 

pero nadie a la mocita

 

su niño reconoció.

 

 

Ni suenan las lavadoras

 

ni hay quien se ponga a coser.

 

En cuanto llega la hora

 

solo hay llanto a "to" meter.

 

 

 

Y se limpian los ojos

 

con los visillos

 

y hay quien de lagrimones

 

llena un lebrillo.

 

 

 

Lucecita, Lucecita,

 

Lucecita, picaruela,

 

con su cara de tontita

 

vende un millón de novelas.

 

 

 

Ella está de criadita

 

y al señorito camela.

 

Don Enrique la trae frita

 

del corral a la cancela.

 

 

 

Pero esta criadita,

 

por Gustavo corre y vuela,

 

que está loca la mocita

 

porque tiene Lucecita

 

más calor que una caldera.

 

 

 

Oculta detrás de un olivo

 

la niña lo vio llegar,

 

le dijo "sentrañas mías..."

 

y ahora está en maternidad.

 

 

 

Y hablando de sus amores

 

le daba el amanecer

 

y pensaba Lucecita:

 

"¡Ay Dios mío, si me ven!"

 

 

 

Y ahora andando,

 

que andando bajo la luna,

 

se le caen lagrimones

 

como aceitunas.

 

 

 

Lucecita, Lucecita,

 

Lucecita la tontuela

 

que tienes a media España

 

sin fregar ni una cazuela.

 

 

 

En cuanto suenan las cuatro

 

por "toas" las casas te cuelas

 

y aunque lleguen los ladrones

 

las mujeres no se enteran.

 

 

 

 

 

Por el bosque corre y vuela,

 

sube y baja la mocita...

 

y ya está la Lucecita

 

y ya está la Lucecita

 

como Pérez de Tudela!

 

¡Lucecitaaaaa!... ¡Lucecitaaaa!...

 

 

 

 

Una vez más Emilio nos deleita con esta conocidísima parodia de 1975 del tema de Concha Piquer.

En ella se nos narra las peripecias de un maletilla (aspirante a torero)

Romance de valentía

Romance de valentía

Era mu poco en la vía

 

tan poco que nada era,

 

por no tener no tenía

 

ni mare que lo quisiera.

 

 

 

Era un triste aficionao

 

que buscaba la ocasión,

 

de dejar en un cerrao

 

frente a un toro el corazón.

 

 

 

Romance de valentía

 

escrito con luna blanca

 

y gracia de Andalucía

 

en campos de Salamanca.

 

 

 

Embiste toro bonito,

 

embiste por cariá,

 

morirme me importa un pito,

 

pues nadie me iba a llora.

 

 

 

Aquí no hay plaza ni nombre

 

ni traje tabaco y oro,

 

aquí hay un niño muy hombre

 

que esta delante de un toro.

 

 

 

En matarme no repares

 

te concedo hasta el perdón,

 

y como no tengo mare,

 

la Macarena me ampare

 

si me cuelgas de un pitón.

 

 

 

Todas las noches saltaba

 

sin miedo la talanquera

 

y a cara y cruz se jugaba

 

al toro la vía entera.

 

 

 

Quizá fuera colorao

 

el bure que lo embistió

 

y mordiendo su costao

 

malherido lo dejo.

 

 

 

Romance de valentía

 

teñio con luna blanca

 

y sangre de Andalucía

 

en campos de Salamanca.

 

 

 

Adiós, plaza de Sevilla

 

ya nunca me habrás de ver,

 

pisar tu arena amarilla

 

con tanto que lo soñé,

 

 

 

Adiós capote de sea

 

que fuiste mi compañero,

 

morir en esta pelea

 

es cosa de buen torero.

 

 

 

Ya vestío de alamares

 

no ha de verme la afición

 

y como no tengo mare,

 

la Macarena me ampare

 

y me de su bendición.

 

 

 

Y allí quedo entre al fiera,

 

ninguno la vio cae,

 

nadie rezó tan siquiera

 

ni un Padre Nuestro por el.

 

 

 

Por el ninguna serrana

 

lloro de luto vestía,

 

por el ninguna campana

 

doblo amaneciendo el día.

 

 

 

Pero en cambio entre azucena

 

y entre velas enrisá,

 

en San Gil, la Macarena,

 

ay, si que lloraba de pena

 

por la muerte der chaval.

 

 

Era mu poco en la vía

 

tan poco que nada era,

 

por no tener no tenía

 

ni vergüenza en la cartera.

 

 

 

Era un triste aficionao

 

que buscaba la ocasión,

 

de tragarse de un bocao

 

más de medio salchichón.

 

 

 

Y echándole valentía

 

se fue pa una vaca blanca,

 

que estaba recién paría

 

en campos de Salamanca.

 

 

 

No embistas vaca bonita,

 

no embistas por cariá,

 

yo sólo quiero ordeñarte

 

que nadie lo va a notar.

 

 

 

Aquí no hay plaza ni nombre

 

ni traje tabaco y oro,

 

aquí hay un tío con más hambre

 

que los pavos de Bartolo.

 

 

 

En pisarme no repares

 

te concedo hasta el perdón,

 

dame leche por tu pare

 

porque ya no tengo mare

 

ni quien me dé Pelargón.

 

 

 

Todas las noches saltaba

 

sin miedo la talanquera

 

y en el corral no dejaba

 

ni un pollo pa` Nochebuena.

 

 

 

Quizá fuera colorao

 

el tomate que cogió

 

y mordiéndole un costao

 

ni una pipa le dejó.

 

 

 

Pero le salió Matías

 

que vino con una tranca

 

y el niño de Andalucía

 

quedó tieso en Salamanca.

 

 

 

Adiós plaza de Sevilla

 

ya nunca me habrás de ver,

 

tengo partías seis costillas

 

la tibia y el peroné.

 

 

 

Adiós capote de hule

 

que fuiste mi compañero

 

morir en esta pelea

 

es cosa de buen ratero.

 

 

 

Ya vestío de alamares

 

no ha de verme la afición

 

y como este tío no pare

 

por la gloria de mi mare

 

que se acaba la función.

 

 

 

Allí quedó entre las matas,

 

ninguno lo vio caer,

 

nadie rezó tan siquiera

 

ni una homalía por él.

 

 

 

Por él ninguna serrana

 

lloró de luto vestía

 

y se quedó en Salamanca

 

con las costillas partías.

 

 

 

Pero en cambio en Trebujena

 

no lo paran de buscar,

 

porque tiene seis condenas

 

y hay que aplicarle otra pena

 

por el robo de un collar.